¿Y ya han pasado 16 años? Es más de lo que se tarda en educar a una generación entera y para los que tenemos la suerte de llevar adelante este proyecto se nos ha pasado volando. Parece que fue exactamente ayer cuando comenzamos esta increíble aventura, este viaje que nos ha llevado por los rincones más increíbles del planeta y que nos ha hecho conocer a la mejor gente del mundo, el lado más bueno, más auténtico, mejor y esperanzador del ser humano.

Estos dos años pasados no han sido especialmente fáciles, pero nos han hecho mejores y más fuertes. Hemos tenido la oportunidad comprobar y de ver  de qué pasta están hechas las personas, familias e instituciones que hacen posible España Rumbo al Sur; Nos han dado un ánimo sin límites para afrontar cualquier reto, sabiendo que pese a todas las dificultades siempre hay un camino de Esperanza.

En esta edición del 2021 recorrimos casi 3000 Km por tierras hermanas de Hispanoamérica, concretamente la Isla de la Española. República Dominicana fue el anfitrión de los más de 120 jóvenes y 30 del equipo que este año formábamos parte de ERS. ¡Ha sido una auténtica maravilla! Una experiencia inolvidable que ha superado todas nuestras expectativas.

Los Misioneros Salesianos fueron nuestro principal apoyo, acogiéndonos como parte de su familia en multitud de proyectos sociales, educativos, medioambientales, pastorales…. Fuimos testigos de su gran labor desde hace muchísimo tiempo por esta bendita tierra Dominicana. El Ministerio de Medio Ambiente también fue un gran apoyo para el proyecto, facilitándonos el acceso y los técnicos necesarios para poder vivir unas jornadas absolutamente únicas en los diferentes Parques Naturales de República Dominicana que constituyen uno de los patrimonios naturales y ecológicos más increíbles del mundo. Pudimos ver también el trabajo que desde hace muchísimo tiempo sigue realizando la Agencia de Cooperación Española en todo el país. Contamos también con el apoyo de la Familia León originaria de España al abrirnos las puertas de su centro culturales en Santiago de los Caballeros; Un referente en toda América y el Caribe  en temas etnográficos, históricos, museísticos  y centro de referencia en las artes plásticas más vanguardistas de toda América.  El banco BDH León  nos mostró el excelente trabajo que ha realizado con la producción de la película documental sobre la fundación de la ciudad de Santo Domingo. El Arqueólogo hispano dominicano Adolfo José López Belando, uno de los mayores expertos en arte rupestre y culturas prehispánicas en el Caribe nos mostró los lugares más increíbles en las ruinas de la Isabela, que fue el primer asentamiento europeo en el nuevo mundo: ERS tuvo gracias a Belando unas clases magistrales en las excavaciones donde el mismo durante años investigó bajo la dirección del gran arqueólogo José María Cruxent, los restos de esta ciudad patrimonio de la historia.

El Ministerio de Cultura Dominicano a través de su Dirección General de Patrimonio y la Dirección de Patrimonio Subacuático hizo posible el conocimiento directo de los jóvenes de ERS de la riqueza artística e histórica en los museos de las Atarazanas; uno de los mejores del mundo en hallazgos subacuáticos con las explicaciones del experto Cruz Apestegui y diferentes expertos dominicanos. Tuvimos también la inmensa suerte de ser agasajados por la municipalidad de la Ciudad de Santo Domingo en una recepción por parte de su alcaldesa Carolina Mejía, primera alcaldesa en los 529 años de esta capital Primada de América; Los Padres Dominicos nos instruyeron en la rica historia de esta orden fundada por Santo Domingo de Guzmán en la edad media y que fueron los actores principales en la evangelización e implantación de universidades en América.

Antes de hacer un repaso emotivo y rápido. Tengo que agradecer a la Fundación Mutua Madrileña por su apoyo incondicional un año más a este programa de ERS. A la Universidad San Pablo CEU por su decidido apoyo y respaldo que nos ha dado este año que ha sido decisivo.  A Q.E. por habernos empujado como los Vientos Alisios en esta ocasión haciendo que lleguemos de una manera sostenible a cumplir todos nuestros objetivos una vez más y a Torre Tavira de Cádiz que una vez más está a nuestro lado.  Y como no a los participantes, familias y equipo de ERS y al pueblo dominicano por tratarnos como a verdaderos hermanos.

¡GRACIAS DE CORAZÓN A TODOS!

Sería imposible detallar en pocas líneas todo lo que hemos vivido durante esta última expedición de ERS. Las personas y momentos vividos; pero a modo de resumen no se nos puede olvidar la llegada del equipo técnico unos días antes. Conocer a Elisaul y Fray Luis, Hermano y sobrino del padre Salesiano Isidro de la escuela Don Bosco de Barahona. Estos fueron un apoyo esencial en la logística de este año junto con nuestro equipo formado por Pablo Tabar, Diego Muñoz y Jacobo Robatto. Nunca podremos agradecer suficientemente su trabajo imprescindible para que todo salga bien y esta idea fantástica que es España Rumbo al Sur sea una realidad y un éxito; Camaradería, esfuerzo, trabajo, sufrimiento, perseverancia y muchísimas dosis de buen humor y sacrificio han hecho de este equipo una auténtica pasada y un lujo para todos nosotros. Parte de esta comitiva que se adelantó unos días al resto de la expedición, estaba formado por el profesor de literatura española y humanidades de la universidad de Dakar el senegalés D. Malamine Gaye, que en otras ediciones anteriores había formado parte del equipo de profesores de ERS, concretamente en el taller de cultura africana. Queríamos ver y rastrear desde un punto de vista académico y empírico los restos reales de la cultura africana en el caribe; Que quedaba de esta importantísima aportación que los pueblos de áfrica habían hecho a la formación de la américa hispana, de esa Raza Cósmica que describió Vasconcelos en su obra. Rica mezcla que dio el Caribe de sangre indígena, española y africana donde pudimos comprobar que sigue más viva que nunca.

Todos los jóvenes de ERS y el equipo técnico vivimos jornadas inolvidables; Recogimos Caña en los ingenios azucareros de los Llanos bajo un sol de justicia. mano a mano con los temporeros que se dedican a estas labores en la época de recogida de la caña. Vimos cómo viven y cuál es su realidad apoyados por los Salesianos en su obra de “jóvenes en salida” programa en el que dan apoyo a través del voluntariado de jóvenes que durante tres años dan apoyo en diferentes comunidades por todo el país. Nos hermanamos con el trabajo duro y antiguo que viene desde hace muchos años sosteniendo gran parte de la economía y desarrollo agrícola de estas tierras sabiendo que el Campo y la Agricultura son la base y la esencia de todos los pueblos del mundo. Bonitos nombres de los ingenios donde se transforma la caña; Cristóbal Colón, Providencia, Esperanza son algunos que pudimos ver en el horizonte interminable de llanuras verdes de caña.

Largo camino por la costa Sur de la isla hasta llegar al colegio D. Bosco de Barahona, la capital del sur donde el padre Salesiano Isidro y un nutrido grupo de voluntarios y alumnos nos guiaron por el barrio de Nuevo Jerusalén colgado en las laderas de los montes circundantes. Sitio muy azotado por la crisis sanitaria y económica de estos años de pandemia y donde ERS de la mano de voluntarios Salesianos participó en las campañas de apoyo que realizan en este precioso lugar peinado por la brisa del mar caribe, iluminado por el sol y la luz de la tarde. La música, las pequeñas casas de madera y chapa, el  olor de sus fuegos, la sonrisa de sus gentes y su acogida hacían de este lugar uno de los mas bonitos del mundo quedándose para siempre en nuestro corazón. Las largas horas de marcha por el Parque Natural Jaragua y sus playas de arena blanca con agua azul transparente, paraíso terrenal. Verdadero escenario natural, don de la vida de miles de tortugas que son salvadas cada marea por los conservacionistas del parque.
Pescamos en las barcas de los hombres de mar de estas costas con sus métodos antiguos, vimos el mas bonito de los atardeceres mientras el profesor Malamine daba su conferencia en la misma playa sobre esa influencia africana en  esa “negritud” afrodescendiente que tanto ha marcado y enriquecido la cultura de América, oído atentamente por todos los pescadores vivos representantes de esa Raza Cósmica y única de este Nuevo Mundo.
Subimos hacia el Norte para quedarnos hacer escala en la ciudad fronteriza de Jimaní donde la cultura haitiana y dominicana se mezclan en este sitio de novela; Mercados, pelota, frontera, contrabandistas, fuerzas del orden, viajeros, color, calor, cultura, historia y tensión se entremezclan como en una novela de John Lecarré o de Alejandro Dumas.

Noches de Conferencias, tertulias color música y mosquitos de tranquilidad y reposo. Mañanas de deporte a ritmo militar dirigidas por el TCol Calderón y el ex legionario Cabrera al borde de la frontera parecen escenas sacadas de la película Apocalypse Now. El recorrido en los típicos camiones pintados haitianos bajo un sol abrasador al borde del Lago Enriquillo recorriendo a pie el mercado haitiano nos hicieron comprobar lo típico y diferente entre estos dos países limítrofes. El paisaje único como de cuento del parque natural de Enriquillo rodeado de los montes de la Cordillera central y de Baoruco, 40 m por debajo del nivel del mar y mucho mas salado que este, plagado de cocodrilos, tilapias y pelicanos en constante lucha por la supervivencia. Las olas embravecidas por el viento térmico huracanado, la sal y las iguanas prehistóricas, sus grabados rupestres en las cuevas de sus orillas, testimonios presentes de la cultura prehispánica nos despiden cuando se nos echa encima el traslado, la “noche mas larga” para unir este punto con la ciudad en medio de las montañas mas altas del caribe hasta llegar al centro Salesiano de Jarabacoa: uno de los parajes mas bonitos de la alta montaña dominicana;

Verdes prados, ríos fríos y caudalosos que riegan una tierra negra y fértil poblada por agricultores y ganaderos desde tiempo inmemorial, sitio preferido por los conquistadores españoles para asentar sus cultivos. Es aquí donde el Padre Misionero Navarro, el Salesiano Fernando Yoldi que lleva 40 años por estas tierras nos da la bienvenida conectando en un segundo con todos nosotros; contagiándonos su espíritu misionero y culto de persona interesada por la historia y las personas de este increíble país. Contándonos toda la labor docente que realizan en sus diferentes centros de formación para jóvenes estudiantes. Conserva toda la fuerza, energía y buen hacer del espíritu misionero del gran Santo Navarro San Francisco Javier y el del fundador de su Orden San Juan Bosco.

Desde Aquí comenzamos la subida al Pico Duarte, montaña más alta del caribe con casi 3.500 m de altitud sobre el nivel del mar. Todas las mulas y los guías compuestos por ganaderos y agricultores de la zona que estaban dirigidas por D. Ramón Abreu, experto guía que ascendió conmigo y con Jacobo Robatto hace 18 años en la expedición Ruta Quetzal del año 2003 capitaneada por mi tío Miguel Quadra-Salcedo. Todos los jóvenes ascendieron valientemente desde el calor de la ciénaga hasta los fríos heladores de Compartición en una sola jornada; La selva cerrada va dejando paso a bosques de helechos milenarios y árboles de alta montaña. La lluvia, la niebla, el barro y el frío envuelven a esta serpiente que asciende penosamente por pendientes increíbles bordeando barrancos inmensos para llegar ya atardeciendo al último campamento. Animales, jóvenes, guías y equipo preparan la comida, el fuego calienta animando el ambiente, reuniendo a toda la expedición en torno suyo. La noche pasa lenta y fría. Mucho antes del amanecer se reanuda la marcha y tras muchas horas de dura ascensión en la oscuridad de la noche y la niebla al fin se abre el cielo iluminando un inmenso mar de nubes que deja ver las cumbres vecinas, alejadas verdes e inmensas. Solo unos pocos metros más y ya se ve la gran Cruz de la cima junto al busto de Duarte. La emoción es intensa y los jóvenes contemplan satisfechos uno de los paisajes más increíbles de nuestra aventura.

Mientras la expedición toma el camino de vuelta nos parecemos a esos españoles que guiados por los taínos se adentraron a caballo por estos mismos parajes en busca de tierras fértiles donde poder instalar universidades, hospitales, escuelas, ingenios, iglesias y todo aquello que creyeron necesario para este encuentro y evangelización del Nuevo Mundo.
A nuestro regreso al centro Don Bosco de Jarabacoa, nos esperan momentos de reflexión, de clases, de debate para poder ir asimilando todo lo que tan rápida e intensamente estamos viviendo. Momentos de conocer más intensamente la cultura y costumbres de este lugar.
Santiago de los Caballeros en el corazón de la Vega llamada así por los españoles por su increíble tierra fértil e idónea para el cultivo, nos recibe de luto el día en que Johnny Ventura, uno de los músicos más emblemáticos del país, acaba de morir. En Santo Domingo, en todo el caribe la música es parte esencial de la vida, de su cultura mas arraigada. No se puede entender estas tierras sin su música.
Los Centros de Formación Profesional de los Salesianos en esta capital del Cibao son ejemplares y dan una enseñanza oficial adscrita al Ministerio de Educación Dominicano en Formación Profesional. Es en estos fantásticos centros donde ERS y los jóvenes estudiantes de los salesianos organizan una jornada deportiva en diferentes especialidades, el deporte como la música es parte de ese lenguaje universal que hablamos todos.
Una de las experiencias más duras, pero al mismo tiempo impactantes y bonitas, es el recorrido que la expedición realiza hasta el centro de la ONG Cometas de Esperanza en uno de los barrios más “calientes” de la ciudad  guiados por su responsable y creador Oscar Faes. Que empezó hace ya muchos años con programas para dar apoyo docente, sanitario e integral a los niños de las familias “Buzo”, que son las que se dedican a buscar entre montañas de basura restos de algo para poder comer o vender y así poder subsistir. La ilusión y las ganas de Oscar y de todo su equipo hacen olvidar las condiciones tan duras en las que llegan a vivir estas personas; Entre la montaña inmensa de miles de metros cuadrados de basura los niños corretean contentos gritando al ver volar el dron que maneja Vito, haciéndoles reír, viendo que pese a todo, una buena actitud hace mas llevadera las situaciones mas duras.
Tras estas horas intensas de convivencia con los estudiantes, y la dura realidad de algunos puntos concretos de esta ya enorme ciudad, ponemos rumbo al Centro León que, como dije antes, es un referente en todo el caribe en temas museísticos y de difusión cultural. Nos despiden con una conferencia y película sobre la fundación de la Capital Dominicana hace más de 500 años que comenzó a forjarse la Hispanidad, ese encuentro, esa mezcla, ese mestizaje de culturas lenguas y razas amalgamadas por la Luz del Evangelio, la lengua de Cervantes y la cultura clásica.

Ya pasado el ecuador de la aventura y sin descanso ponemos rumbo al norte en nuestros buses “voladoras” camiones y camionetas, todos responsables los conductores y mecánicos que nos transportan por todo el país en esta compañía de Santiago de los Caballeros, son ya parte de la expedición, lo han sido desde el primer día, su amabilidad, cercanía, comprensión y alegría los han hecho uno más del grupo. El transporte, el traslado es parte primordial del viaje de la vida del nómada, es parte esencial en la cultura de los pueblos y en RD no podía ser de otra manera aunque con su sabor y música únicos en el mundo que hacen del traslado un verdadero arte, un momento inolvidable para todo viajero. En esto no es diferente a esa alegría y vida que se respira en los traslados africanos. Ponemos Rumbo, que me pierdo y enredo con tantos buenos recuerdos, a los cultivos y factorías de cigarros puros de La Aurora en Tamboril, centro de este cultivo y fabricación típicos de América Caribeña. Es aquí donde cuentan las crónicas que los españoles vieron cómo los taínos cultivaban, elaboraban y fumaban unas hojas que llamaban tabaco. Es aquí donde en la actualidad y después de crear hace más de 500 años la primera Real Casa Oficial de Tabaco en la América Española donde este cultivo tradicional se ha convertido en una industria que mueve millones y es motor muy importante de la economía y vida laboral Dominicana. El tabaco y todo lo que le rodea es esencial para entender parte de la cultura, historia y carácter de los pueblos y gentes del Caribe; Su cultivo y elaboración es todo un auténtico arte, solo comparable a la producción en las mejores cuencas vinícolas del mundo.
Pasamos la cordillera norte para ver desde su cumbre el mar Atlántico y llegamos después de un largo pero precioso camino donde las verdes vaguadas del Cibao dan paso a una vegetación más seca y de árboles más bajos conforme costeamos hacia el oeste para llegar al sitio de las ruinas de la Isabela. Antiguo asentamiento español donde el Almirante Cristóbal Colón en su segundo viaje con más de 1500 hombres y mujeres, caballos y pertrechos desembarcó en el viaje colonizador más grande producido en la historia de la humanidad. Es en esta excavación donde trabajó un equipo de arqueólogos dirigidos por el insigne Dr. Cruxent y gracias al Ministerio de Cultura Dominicano, al Arquitecto Juan Mubarak Director de Patrimonio Monumental y al arqueólogo D. José López Belando anteriormente citado y que fue parte del equipo del Dr. Cruxent en estas excavaciones. Pudimos asentarnos en este mismo sitio y tener unas jornadas donde exploramos y reconocimos el entorno como si no tuviésemos mapas ni tuviésemos más idea del lugar que la que nos transmitían nuestros sentidos y las indicaciones de la gente del lugar, haciendo un ejercicio práctico de cómo vieron y sintieron estos primeros pobladores al llegar a estas tierras con una diferencia de siglos llegamos a conclusiones parecidas; Cartografía, descripción, recursos…. Así lo constató el Tcol Calderón, los monitores y profesores encargados del ejercicio. Tuvimos una clase magistral impartida por Belando, sobre la misma cantera donde los primeros pobladores de este sitio sacaron la piedra y recorrimos cada detalle y rincón de los restos de las tumbas, edificios y calles de la Isabela rememorando la vida de estos antiguos moradores en esta primera ciudad del Nuevo Mundo. Entre la historias y leyendas dejamos este sitio para costear la isla en su vertiente norte rumbo al este a la bahía de Samaná, donde partió el primer Tornaviaje de América a Europa. Bahía famosa también por sus ballenas, por el increíble PN de los Haitises y por ser un auténtico paraíso natural, ecológico y arqueológico.
En sus playas que hoy en día atraen a todas las superproducciones de cine americanas por lo virgen de sus paisajes vivimos unas jornadas como auténticos supervivientes, bajo un manto de estrellas y un fuego protector. Largas y peligrosas marchas en una selva impenetrable para caer al mar en acantilados verticales que cortaban como cuchillos a unas aguas cristalinas y calientes. Rodeado de perros silvestres y embadurnados en barro por las inacabables marchas, con los reflejos del fuego nos fundimos con el paisaje, parecemos una escena del Señor de la Moscas.

La vida maravillosa y el viaje está llegando a su fin. Nos parece haber vivido mil veces más intensamente que nunca; me doy cuenta que en este texto utilizo mucho el más, es verdad esto ha sido mucho, mucho más que algo vulgar y anodino, ha sido una experiencia que nos ha hecho a todos mejores personas, más sabias, mas buenas, con más experiencia y riqueza espiritual.  Dejamos este sitio paradisiaco para vivir las últimas jornadas en la Capital Santo Domingo. Recorrimos sus calles antiguas iguales que las de Castilla, Cádiz o Jerez igual que las que hay en todas las ciudades y rincones de América. Santo Domingo entera es un filtro por donde pasó el viejo mundo y el Nuevo Mundo de un lado a otro del Atlántico, dejando un poso imborrable y una impronta que impregna toda américa con algo de esta tierra. Y sin conocer esta tierra, España no podía entender lo que ahora es América, España y Hispanidad. Visitamos su Catedral Primada de América, vimos sus hospitales y universidades con una historia superior a los 500 años. Nos recibió su alcaldesa Carolina Mejía, primera alcaldesa en toda su historia en SD y con todo el cariño y entusiasmo del mundo nos habló de los anhelos y proyectos para el futuro de esta gran capital histórica de América mientras nos animaba a los jóvenes expedicionarios  a volver a esta tierra hermana. El monumento a Montesino defensor de las leyes de Indias , de los pueblos originarios de estas tierras. El Museo de las Atarazanas con la impresionante colección de tesoros subacuáticos nos despide esta jornada antes de la partida, donde D. Cruz Apestegui experto en temas históricos y excavaciones subacuáticas nos guiaba por el museo y nos contaba la increíble historia de piratas, bucaneros, corsarios y filibusteros que asolaron estas aguas durante siglos. Por la tarde y como último curso recibimos una conferencia increíble de aventura y superación en la Fortaleza Ozama,  hoy Fortaleza Santo Domingo, impartida por el militar Dominicano Iván Gómez uno de los primeros Dominicanos en ascender al Monte Everest dejando a todo el mundo admirado y boquiabierto. También en este sitio nos despidió el equipo del Ministerio de Medio Ambiente y D. Federico Franco Viceministro de Áreas Protegidas nos dirigió unas amables palabras, nosotros le agradecimos de corazón todo el esfuerzo y apoyo que nos habían brindado. Antes de irnos le doy un fuerte abrazo y le transmito todo mi agradecimiento, ya que sin él no habría podido salir todo tan bien, a mi amigo Gerardo Terrero, arquitecto dominicano, y un ferviente activista en favor del medio ambiente y la riqueza natural de esta tierra.
En los Salesianos de la Capital nos despide un Misionero joven oriundo de esta tierra. Se dirige a los jóvenes con cercanía y franqueza hablándonos a toda la expedición de valores buenos de solidaridad, ejemplo, sacrificio, perseverancia caridad, solidaridad y esperanza. Con lágrimas en los ojos todos se despiden emocionados camino del aeropuerto de las Américas. Siento haberme dejado en estas líneas momentos y personas vitales para que todo esto saliese bien  pero siempre aunque no estén mencionadas cuentan con el más sincero de nuestro agradecimiento. Ya en el avión agotado pero contento doy gracias a Dios y a la Virgen de la Altagracia de Higüey por habernos cuidado a todos un año más.

En el aeropuerto esperan los padres, familiares y amigos de los expedicionarios. Abrazo a Isa que ha llevado todo desde España este año. de camino a casa ya empezamos a preparar el próximo España Rumbo al Sur.

Ya en casa leo las fantásticas crónicas escritas de Talo y C. Toro, que me transportan de nuevo al sueño increíble que ha sido ERS este año, veo los videos y las imágenes aéreas de Vito, Mar y su equipo audiovisual recordando y agradeciendo en el alma el durísimo trabajo que llevan a cabo de una manera voluntaria e increíble año tras año. Miro con añoranza ya, las fotos de JL Cuesta profesional y amigo que es de los pocos que ha estado en todas las ediciones de ERS, siempre a las duras y a las maduras. Recuerdo y doy gracias a Dios por el increíble y abnegado trabajo del equipo médico, guardándonos como verdaderos ángeles; Marta, Suso, Omar y Pau sois increíbles. Otra de las cosas que no puedo parar de ver son las historias y publicaciones de todo el viaje en las redes sociales de ERS; ¡Ha sido una pasada y un currazo! Ahora es la nueva y más incipiente forma de comunicación, Gracias Esther por tu excelente trabajo. No puedo olvidarme del programa académico tan estupendo y bien coordinado por Alba con profesores fantásticos; Malamine, Príncipe de Saint Louis; de sus clases magistrales que quedaran siempre como una de las mejores y mas estéticas de nuestras vidas. O el trabajo responsable y duro que aparte del de profesores compaginan el equipo de monitores coordinados  por el Tcol Calderón y Víctor; Borja, Mario, Pau, Esther, Claudia, Diego, Belén, Alba y María; De verdad habéis hecho un año más un trabajo ejemplar gracias de corazón por vuestro esfuerzo, apoyo desinteresado y voluntario. Por vuestro esfuerzo e ilusión. Y Mil perdones porque no mento a muchísimas
personas más que han sido vitales una vez más para que esto salga adelante.

Cuando acabo esta carta veo en el ordenador de enfrente, trabajando sin parar a Isabel, que este año no ha podido venir al viaje pero que a trabajado en el antes, durante y después, más que nadie y que gracias a ella un año más, y ya son 16, ERS sale adelante  ¡Gracias infinitas Isa!  A tí y a todos esos misioneros que hemos tenido la suerte de conocer.

Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo
Director España Rumbo al Sur