Crónicas 2017

En esta sección se publicarán las Crónicas que escribirán los participantes y el Equipo de ERS durante la Primera y Segunda Fase. 

CRÓNICA 1ª FASE ERS 2017. 23-26 JUNIO. ACADEMIA DE INFANTERÍA, TOLEDO

CRÓNICA

1ª FASE ERS. 23- 26 JUNIO 2017

ACADEMIA DE INFANTERÍA. TOLEDO

 

Tras doce intensos y maravillosos años y tras haber recorrido miles de kilómetros por las tierras hermanas de África, España Rumbo al Sur se pone de nuevo en marcha. Nuestra fuerza motora: LOS JÓVENES; la ilusión, la esperanza, las ganas de conocer, de ayudar; de acercarse al otro en un viaje ilustrado donde se persigue el conocimiento y se consigue acercarte un poco más a la realidad del mundo y sobre todo a la realidad de ti mismo, en un viaje introspectivo.

España Rumbo al Sur es una aventura sólo para valientes. Valientes que se atreven a vencer los prejuicios, los miedos hacia lo desconocido y lo diferente; valientes que abandonan la comodidad y la rutina, los amigos y sus familias, para intentar descubrir la esencia de lo que somos. Buscar fórmulas nuevas para que todo sea un poco mejor, empezando por uno mismo.

Como Rumbo al Sur  no es un viaje común, no es una expedición cualquiera, se necesita una adaptación: una preparación para esta gran aventura. El pasado fin de semana durante 4 intensas jornadas, se celebró la 1ª Fase de esta edición con la colaboración del Ejército de España en las Instalaciones de la Academia de Infantería de Toledo.

En esta fase se combinan pruebas físicas y de aptitud, asistencia a talleres y conferencias, impartidas con un ritmo frenético y sin descanso. Carreras de orientación nocturnas por el campo de maniobras, marchas de “endurecimiento” táctico, conferencias sobre los más diversos temas: cultura de defensa, geoestrategia internacional, cooperación internacional, salvamento y rescate acuático, voluntariado, orientación, supervivencia, atletismo, el viaje como ciencia, nutrición, ecología, naturaleza, humanidades, historia,  lucha contra pandemias, hambre y conflictos en África, periodismo, y organizaciones no gubernamentales han sido algunas de las materias impartidas en esta primera fase. Todas estas actividades bajo el sol abrasador de finales de junio.

Estos jóvenes han tenido la oportunidad de tener experiencias que el 90% de los chicos y chicas de su edad, no tienen. Han conocido a misioneros que viven en el corazón de África, dejándose la vida por los demás. Han conocido a expertos fundadores de Organizaciones no gubernametales, que luchan por conseguir recursos para los pueblos y gentes menos favorecidas. Han escuchado a viajeros con el mismo asombro que los antiguos cronistas a los descubridores de nuevos mundos; han tenido la oportunidad de conocer un poco más sobre el cambio y la globalización que se ha producido en los hábitos alimenticios, convirtiéndose este fenómeno en un tema de importancia a nivel mundial; han tenido la oportunidad de comprobar la importancia de las humanidades para la formación integral de la persona para los retos del siglo XXI; han sido instruidos por los mejores alumnos y mandos de nuestro Ejército en temas de Cultura de defensa; Y por último, antes de la entrega de diploma, asistieron a la entrega de la II Edición del Premio España Rumbo al Sur, entregado, a título póstumo, al Fotoperiodista español Fernando Múgica Goñi, por su carrera profesional y personal de rectitud, profesionalidad y honestidad en el ejercicio del periodismo.

TRAS HABER SUPERADO TODOS CON ÉXITO estas intensas y duras jornadas, nos han demostrado, una vez más, lo que ya sabíamos, que nuestra juventud es EXCEPCIONAL y que todos los que han pasado por rumbo al sur y han tenido la iniciativa y sensibilidad de sumarse a una aventura de estas características, son la ESPERANZA PARA UN FUTURO MEJOR.

GRACIAS A:

-          Al Ejército de España

-          JEME

-          La Academia militar de Infantería de Toledo

-          Al Equipo Humano de España Rumbo al Sur,

-          AL Capitán de Fragata, Federico Aznar, del IEEE (Instituto Español de Estudios Estratégicos)

-          A José María Márquez, de África Directo

-          A Luis Pérez Hernández, Misionero Javeriano

-          A Javier Fariñas, Redactor Jefe de Mundo Negro

-          A María Teresa García Jiménez, Bióloga, farmacéutica y nutricionista

-          A Antonio Sainz y Eli James del EIE (Instituto Europeo de Emprendimiento)

-          A Ignacio Dean, viajero y escritor

-          A Miguel Larrañaga, del IE (Instituto de Empresa) y la Universidad de Stanford

-          A Fernando Múgica Goñi ( su hermano Carlos, su cuñada y su hija Laura)

-          A El Naturalista

-          A Torre Tavira

-          A Volkswagen Madrid

 

Y a todos los Participantes de España Rumbo al Sur, por creer en este ilusionante Proyecto

 

Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo

Director España Rumbo al Sur

ERS

 

 

GRACIAS Y ENHORABUENA A TODOS LOS PARTICIPANTES EN LA 1ª FASE

¡¡GRACIAS Y ENHORABUENA!!

Ha sido toda una suerte y un privilegio conoceros y haber podido compartir estos días en Toledo.
Un año más, nos hemos dado cuenta de la maravillosa Juventud que tenemos.
Gente con ganas, con ilusión, fuerza y energía; que seguro, harán de este mundo, un sitio mejor.
Queremos agradecéroslo primero a vosotros y luego a vuestras familias, amigos y profesores, que os han animado y apoyado.

Habéis conocido más vuestras habilidades y reconocido vuestras fortalezas y debilidades. Al mismo tiempo, habéis tenido que enfrentaros a la incertidumbre y a muchas situaciones difíciles. Las cuales habéis superado y habrán supuesto un crecimiento personal.

GRACIAS:
A Vosotros
A Vuestras Familias
A todos los que os han apoyado en el Trabajo de Emprendimiento
Al Equipo Humano de ERS
A nuestros Colaboradores: El Naturalista, Torre Tavira y Volkswagen

Y una mención especial al Ejército de España, que una vez más, ha demostrado su buen hacer y su espíritu de servicio a todos los españoles.

CRÓNICAS ÚLTIMO DÍA 2ª FASE ERS. ABRIL 2017

Crónica último día:

En la vida hay experiencias memorables, necesarias, duras, únicas y una larga lista de adjetivos; pero hay algunas experiencias que además de todo eso tienen la suerte de ser indescriptibles. ERS pertenece a este último grupo. Por mucho que lo intentemos es imposible describir o explicar lo que supone este proyecto y experiencia para los que participa, es por eso, que solo los que lo han vivido pueden entender realmente lo que supone. Dicho esto es bueno intenta plasmar con palabras, aunque solo sea para ponerlas orden en a cabeza; y/o evocar los recuerdos en los que expedicionarios.

Esta segunda fase ha sido un grupo más reducido y en un sitio diferente pero el espíritu ha sido el mismo. La intención también ha sido la misma, pinchar esa burbuja de confort y abrirnos al mundo exterior. Y la pena de volver a esa burbuja aunque haya ciertas ganas de dormir en una cama sigue siendo enorme. El viaje es un concepto que se invito hace ya tiempo el cual consistía en visitar distintos lugares no solo para aprender y conocerlos sino para descubrirse y encontrarse a uno mismo.  Eso es lo que pretendía Telmo cuando inicia este programa, coger a jóvenes, que no niños, con inquietudes y madurez y mostrarles una realidad y una experiencia fundamental en su formación. Conseguir que ellos desarrollen un espíritu crítico y aventurero que creen una manera de vivir diferente, en construir tu propia identidad.

A través de lugares de la naturaleza únicos como cañones o montañas del medio atlas; pero sobretodo conociendo a gente y a realidades increíbles literalmente. La cooperación ha estado más presente pero sobretodo ha sido una convivencia con la gente. En esta interminable semana hemos visto realidades muy distintas pero ninguna te deja igual. La vida en su conjunto es un constante viaje pero nosotros decidimos que llevamos en nuestra mochila, que sitios queremos visitar, que queremos hacer cuando los visitemos, acompañados de quien y como queremos hacerlo. En eso consiste vivir en viajar, algunos se limitaran a disfrutar del paisaje y otros pocos locos preferimos salir y aventurarnos.

Quería utilizar además este espacio de la crónica para agradecer, y creo que lo hago en nombre de todos ya que sin ellos nada de esto sería posible. Gracias a Isa por su paciencia infinita al ser la organizadora de todo. Gracias a los hermanos Telmo y Mar los cuales nos han demostrado muchas cosas pero sobretodo esfuerzo, sacrificio y una manera de entender y sobre todo de disfrutar la vida única y sinceramente les tengo y creo que como yo todos una gran admiración y aprecio. Gracias a todos los monitores (nacho en esta fase) El conductor (Alex, nos ha aguantado mucho en el autobús) personal de material y cocina de ambas ediciones y todas esas personas que se desgañitan para que podamos disfrutar o vivir esta experiencia. Y por último gracias a los cámaras como Cuesta e Ibra los cuales cumplen una función fundamental y esencial en ERS. Ellos son los encargados de recopilar e inmortalizar todos esos momentos en los cuales nos sumergimos en invierno en los días de nostalgia.

Juan Muñoz Torio


Crónica 2. Domingo 16 de abril de 2017

Esta va a ser la última crónica que escribamos sobre este viaje, lo vivido estos últimos días es difícil de contar con palabras, así que vamos a intentar explicarlo de la mejor manera posible.

El miércoles por la noche llegamos a una pequeña ciudad pesquera llamada Larache, allí nos esperaban las hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul quienes nos acogieron con los brazos bien abiertos y tras una buen paseo por el Puerto, buscando algo para comer. Después de cenar, tuvimos dentro del programa académico, una conferencia de Telmo sobre los viajes colombinos y la expedición en canoa realizada por él.

A la mañana siguiente fuimos al taller de costura donde convivimos con niñas que eran diferentes a nosotras, más bien eran mujeres hechas y derechas, que buscaban un refugio donde poder evadirse de su vida cotidiana, tan rutinaria, tan monótona. En este lugar, ellas tenían la oportunidad de formarse, de encontrar una educación básica ya que en estos países árabes, no se cree en el potencial de las mujeres.

Podríamos seguir contando todas las experiencias vividas con Rumbo al Sur, pero consideramos más importante transmitir todo aquello que hemos sentido, desde el estado de felicidad en estado puro, hasta la intensa nostalgia y empatía hacia aquellos que no tienen nuestra misma suerte.

Y así de Larache, pueblo que nos sorprendió por el gran contraste la vida en la costa y el campo; partimos hacia Tánger y por último Ceuta.

Puede parecer que esta experiencia tenía como finalidad ayudar a personas del tercer mundo, cuando realmente somos nosotros los que hemos recibido su ayuda, una ayuda basada en el intercambio y enriquecimiento cultural.

Y es que siempre, antes de emprender un viaje a este tipo de países, pensamos que vamos nosotros a dar sin recibir a cambio, y realmente esto se ve contrapuesto, cuando observamos que hemos vuelto con mucho más de lo que nos fuimos.

Celia Lagares Carrascal y Blanca Kirkendall Pérez de Ayala.

Crónica 3. Último día de la Expedición.
Un local en Ceuta, treinta jóvenes gritan entre dientes la palabra “Bossa”  (libertad)

Inmigración.

Hoy hemos visto con nuestros propios ojos una realidad que es carne de cañón para los medios de comunicación, que nos bombardean diariamente.

Cuando nos hablan de 150 muertos en una patera en la televisión o radio, todo resulta lejano, indiferente, inabarcable, ajeno. A partir de esta idea la sociedad occidental ha desarrollado la capacidad de neutralizar todas las emociones que generan terribles noticias como esta, convirtiéndonos en ignorantes a conciencia.

Es impactante y triste conocer que el sistema ha hecho de esta inmigración un producto comercial con fines de insensibilizar. Las fronteras, si han de existir, que no sean un limbo entre la vida o la muerte.

No se trata de una acusación, si no de un hecho objetivo, al que hoy, nos  hemos enfrentado cara a cara.

Raymond, sueña con ser cantante y en los pies de la valla de Ceuta, compone una canción para todos los inmigrantes, cree en su futuro y en la oportunidad de ser alguien.

Elías,  hoy nos hablaba del sistema corrupto de su país. Su sueño es continuar sus estudios y mientras, nosotras pensábamos en cuantas veces hemos deseado un domingo por la noche que no llegara nunca el lunes por la mañana.

Johannes, sueña con trabajar, con vivir dignamente, es sencillamente la esperanza de ofrecer un servicio y no ser un numero más.

Solo son tres vidas resumidas en dos líneas, pero sus ojos nos cuentan un sueño que podría pertenecer a un conocido, a tu vecino o incluso a ti mismo. El punto en común de estas historias se da en la lucha de un viaje emocional, físico y temporal de 7000 kilómetros en busca de algo que por naturaleza les pertenece, su libertad.

María Simón Montero y Paula Ramírez Burguillos.

 

Reflexión:

Llegar a mi casa y ver las formas de vida de los países occidentales en contraste con lo vivido estos últimos siete días provoca en mí una sensación que no puedo explicar con palabras. Una serie de emociones intransferibles si no las experimenta uno mismo.

Durante esta semana he vivido fuera de mi zona de confort habitual: la forma de sobrevivir, de pensar, de interactuar con el planeta, de conocer, de aprehender, de entender…Nos hemos remontado a una vida sencilla, viviendo mucho con poco. Ha sido un viaje donde me he encontrado, he comprendido, he cambiado. Donde ha triunfado la honestidad, el amor, el respeto, la convivencia y las ganas de crecer como persona fundamental en este mundo.

He salido del sistema y he conocido La Vida. He desaprendido para crear mis propias convicciones, he creado mis propias bases, formas de vivir. He ampliado mis realidades cambiado magnitudes, las unidades del tiempo. Parece que llevo cinco años y solo ha pasado una semana. ¿Por qué ignorar esta imperfecta y bella realidad que me era tan ajena? Ha sido maravilloso sentir que la vida que busco está fuera de lo que hasta entonces he entendido como tal. Entender el giro de la Tierra y no al humano. Entender la vida y, sin embargo, no entenderme a mí. Es difícil el viaje si tu corazón no está donde está tu cuerpo.

Gracias a todos por esta experiencia que me ha revuelto el alma y en pleno caos he comprendido que el desorden de mis pensamientos es perfecto, que este planeta de resistente desequilibrio puede cambiar si nosotros cambiamos. Necesito viajar, conocer más cosas, crear mi pequeña revolución porque lo que importa no es la opinión sino los actos. ¡Querer tirar los muros que nos separan para construir puentes que nos unan y gritar en coro “bozaaa”!!

Julia Román Muzás 

CRÓNICAS 13 ABRIL 2017

13 de Abril 2017

 

Tiempo. No sabemos si llevamos días, semanas o meses en Marruecos , pero ya nos sentimos parte de él. Tiempo que ni siquiera vemos pasar o nos molestamos en preguntar. Tiempo que avanza a otro tempo.

Espacio. Poblaciones tan pequeñas y a la vez tan grandes. Minúsculos brotes de vida en medio de un inmenso desierto. Desierto que nubla la esperanza de encontrar mejores condiciones para subsistir. Espacio infinito.

Personas.  Gente que lo da todo . Almas que se entregan por los demás aún siendo completamente desconocidos. Ojos que iluminan, miradas que transmiten, zapatos desgastados por el duro camino recorrido, pies dispuestos a continuar su viaje. Personas con esperanza, ilusión, voluntad. Personas que viven.

Vivir. Eso que para nosotros resulta tan sencillo pero que para otros es tan duro reto. Eso que muchas veces se menciona pero pocas se siente. Concepciones contrarias y a la vez complementarias. Contradicciones que se vuelven inspiraciones para gente como nosotros. Unos buscando formas de vivir, otros viviendo de distintas formas; todos buscando su sentido.

Educación. Pilar en el que se sostiene toda sociedad. Base de cambio y evolución. Tan imprescindible que hace inexplicable la desigualdad existente. Simples libros que aportan el conocimiento necesario para arreglar lo complejo. Un mínimo para poder alcanzar nuestro máximo. Educación que no debería tener fronteras.

Viajar. Buscar, descubrir, disfrutar de experiencias. Experiencias que son capaces de cambiar a una persona. Aprender la importancia del camino y no del destino. Conocer nuevas culturas, romper fronteras, dejar atrás familias. Dejarse llevar por el momento. Viajar para crecer.

Entender. Comprender que no todo es tan sencillo. Lo necesario que es trabajar por lo que se quiere, luchar por lo que se siente. Porque está en nuestras manos cambiar el mundo, cambiar nuestra realidad. Apreciar los pequeños detalles, prestar más atención a lo insignificante y cotidiano de nuestra vida, que puede ser lo más significativo en la vida de otros. Entender para ver más allá.

Todos todavía tenemos tiempo para salir de nuestro espacio conocido, para conocer personas, para vivir al máximo, para educarnos, para viajar y conocer, para entender nuestro mundo un poco mejor.

Tiempo para abrir los ojos.

 

Andrea Fresneda Gallardo y Claudia Castelló Mendoza

Llegamos al ecuador de esta gran aventura en la que se ha convertido esta segunda fase de ERS. Hoy despedimos a la gente que, con muy pocos recursos, nos han acogido y han llenado nuestros corazones de grandes lecciones de vida. La verdad, nunca pensé que en solo tres días me iba a encariñar tanto de unas personas con las que, en principio, no debería tener nada en común. Sin embargo, los llevo conmigo en mis recuerdos.

Durante las casi 10 horas que dura el trayecto en bus hasta nuestro próximo destino, sobra tiempo para la reflexión. A los lados de la autopista se extienden cientos de hectáreas de suelo contaminado con plásticos. Desolador. A la gente de casa que piense que reciclar es una estupidez, yo les digo que, si no lo hacemos, Europa entera se convertirá en un vertedero.

Paramos a comer en un bosque, donde tenemos la gran oportunidad de montar a caballo, cosa que me hizo mucha ilusión ya que hacía años que no me montaba en uno.

Llegamos a medianoche a la misión religiosa que nos iba a acoger. Nos reciben dos monjas y nos cuentan que ellas se dedican a ofrecer estudios a niños, pero sobre todo, a chicas adolescentes que, por factores culturales, económicos o familiares, no podrían continuar con sus estudios superiores. Sinceramente, el trabajo de estas señoras me parece admirable: no sólo les dan a estas jóvenes una vida mejor, sino que también les enseña a respetarse a sí mismas y a ser independientes.

Ya en el saco de dormir, y tras un largo día, me doy realmente cuenta de muchas cosas y pienso en las realidades de Europa, de Marruecos, y, a la vez, culturas separadas solamente por unos pocas millas de agua salada.

 

Víctor Patón González

 

CRÓNICAS 2ª FASE. ABRIL 2017

Día 1  (8/4/17):

Primer día de reencuentro, de revivir sensaciones. Partimos desde Madrid, en un bus más pequeño, un grupo mas reducido, pero con las mismas ganas, ilusión e incertidumbre del primer día.

Aunque parezca mentira el grupo está lleno de desconocidos. Eso es algo que me alegra siempre, es genial conocer gente nueva. Nos acompañan dos nuevos monitores Nacho e Ibra a los cuales tengo muchas ganas de conocer.

Hemos cruzado en ferry y nos hemos instalado en el primer cuartel de la legión.  Un paraje curioso y alucinante en mitad de un bosque que por la oscuridad no hemos logrado ver bien.

Son las dos de la mañana y escribo durante una inesperada cama. Apenas vamos a dormir porque a las siete toca madrugar. Aunque parezca mentira (y probablemente mañana me arrepienta) quiero que sean ya las siete y nos despierten.

El mítico bocata de atún y pimientos ha revivido la nostalgia y esa sensación de desamparo, libertad, ilusión, las ganas de vivir, de desconectar y liberarse de todo.

Juan Muñoz Torío

 

Día 2 (9/4/17):

Tattiouine, nos ha recibido con los brazos bien abiertos, llegamos hace escasamente dos horas y nos han tratado como reyes.

Hemos pasado hacia el salón principal de la casa, una humilde choza, que alberga tanta vida a kilómetros y kilómetros del bullicio de la ciudad.

Sobre su mesa, el padre de la familia ha comenzado a desplegar un sin fin de manjares, tras un largo día de autobús, alimentándonos a base de un par de piezas de fruta. Tras haber cruzado la frontera y unas quince horas de autobús, bien se agradecía, los grandes platos llenos de verdura fresca y arroz; acto seguido nos han traído pollo con patatas, el mejor pollo que he tomado en mucho tiempo, este desprendía unos aromas que hacían derretir el paladar. No puedo describir la felicidad que siento, mi gratitud hacia estas personas que viven con tan poco queriendo compartir todo aquello que poseen. Para finalizar nos han ofrecido un  buen té, que olía genial una esencia difícil de olvidar.

La compañía es inigualable, estamos forjando una pequeña familia, llena de alegrías y risas que compartir.

Ahora simplemente, nos dedicamos a mirar a las estrellas soñando con un mañana pero viviendo el presente.

Escribo desde el tejado de una casa de adobe. Creo que ya va siendo horas de dormir, soy infinitamente feliz.

Blanca Kirkendall Pérez de Ayala.

Día 3: (10/4/17)

En el día de hoy, amanecemos en la acogedora aldea de Tattiouine. Entre todos los eventos destacables del día, los que más me han asombrado son sin duda la escalada y la visita al poblado bereber. Toda una experiencia de vida.

Resulta irónico ver a esta civilización en pleno siglo XXI, donde ni siquiera cuestionamos la facilidad con la que el agua emana del los grifos de nuestras casas. Esta gente viven del ganado y cada cierto tiempo parten hacia otros pastos mejores. Parece completamente impensable que tengamos en España la capacidad de adquirir, con facilidad, todo aquello que se nos antoje. Para nosotros, todo está al alcance de la mano y con los años vamos olvidando la magia de poder contar con cosas que otros matarían por tener.

Pararse a pensar por un segundo el hecho de que podríamos haber nacido en un poblado así, me hace ver un claridad la suerte y fortuna que tengo de tener la vida y la familia que tengo.

Jerónimo Delgado Notario

El día de ayer fue increíblemente intenso y completo; muy difícil de asimilar. Puede que por eso escriba al día siguiente para poner un poco de orden a mi cabeza y a ese cóctel de emociones vividas.

Como ya es costumbre y casi tradición en ERS, comenzamos el día temprano y haciendo deporte. Subimos a un monte desde el cual se veía el enclave en el que está situado el pueblo.

Después de un muy reconfortante desayuno, muy  esperado a causa de la precedente noche de frío en la azotea; fuimos al colegio. La verdad es que es una experiencia difícil de digerir y que indudablemente no te deja indiferente. La vitalidad y la energía que ciertos niños desprendían. Los niños se desenvolvían por la montaña en el campo como si fuesen cabras. Son niños muy listos y cariñosos, y lo que más pena me da es pensar en el futuro que les espera. En ese sentido tengo la suerte de poder hacer con mi vida lo que quiera. Soy un afortunado por la libertad y la cantidad de oportunidades que tengo, puedo hacer de mi vida lo que quiera.

Por la tarde visitamos uno de los sitios más preciosos cinematográficos e inauditos que he visto. Un sitio puramente africano, un cañón producido por los torrentes de agua. Las horas andando detrás de Sheriff, el jefe de la tribu, de la mano de Malak, su hija predilecta y con mucho potencial, se sucedían gustosamente. Continuamente estamos visitando y descubriendo paisajes que impresionan por su inmensidad.

Visitar la tienda de los bereberes nómadas y descubrir su diferente forma de ver  entender la vida es brutal. Ahora mismo estoy escribiendo mientras un “habibi”(amigo en árabe) me observa. Simplemente me mira como si me estudiase como intentando entenderme. Su hospitalidad también es impresionante(ahora mismo me acaba de ofrecer un té).

Estoy ahora mismo en un estado de libertad plena. Me encuentro alejado de horarios y tiempo, en un lugar sin saber  exactamente cuándo ni dónde está. Alejado de toda tecnología, sin ninguna responsabilidad, sin ningún control de padres, sin plan establecido ni rumbo fijo(aunque siempre sea al sur), sin preocupaciones por ordenar o estudiar, sin familia cerca, sin mis amigos cerca. Solo estamos mis compañeros, mi mochila y yo. Aquí la vida va a otro ritmo, otro valor y otro sentido.

Ayer por la noche nos hicieron creer que dormíamos solos(en parte por nosotros como decían, aunque también para echarse unas risas). No sentía miedo, más bien la sensación era tensión, incertidumbre y ciertas ganas. Alcanzas un estado mental en el que te das cuenta de que eres independiente. No dependes de nada ni nadie; te das cuenta de lo que eres; de tu identidad.

Llevamos poco tiempo pero parece eterno el contraste de la vida aquí, la cual se sucede de manera monótona, contínua y rutinaria, calmada, sencilla y despreocupada; contrasta radicalmente con el espíritu aventurero, frenético, incansable, insaciable, que traemos.

Juan Muñoz Torío

MIRADAS QUE DAN VIDA

Ha sido un día bastante intenso, nuestros cuerpos descansas exhaustos en los sacos pero nuestra mente sigue despierta e inquieta, intentando digerir y asimilar todo lo vivido hoy.

Al despertarnos en la mañana, fuimos a dar un paseo por los alrededores de Tattiouine, acabamos subiendo un monte y terminamos el paseo con una sesión de yoga. Más tarde desayunamos productos típicos de aquí como miel y mermelada casera y aceite de argán con pan de pita.

Al terminar acudimos a la guardería del poblado, al entrar en la sala mis ojos no pudieron evitar dirigir la mirada hacia un niño de apena tres años, con la mirada perdida y los ojos color caoba. Este niño a la primera toma de contacto me robó el corazón y todo el empeño que ponía en mantenerme fuerte se derrumbó en el momento en el que este, un niño que apenas tenía fuerzas para mantenerse en pie, me agarró la mano con gran firmeza, haciéndome ver sus ganas de vivir. De repente, lágrimas cálidas brotaban sobre mis mejillas, ¿cómo un niño con el que apenas había dirigido una palabra podía despertar en mí tantos sentimientos? Yo solo espero que la vida le dé la oportunidad que se merece, al igual que todos aquellos niños que estaban junto a él, llenos de inquietudes y sueños.

Tras volver de la enfermería volví a la guardería donde enseñamos a los niños a jugar juegos típicos de nuestra niñez, es indescriptible cómo me sentía, había perdido diez años por un instante y veía a una Blanca Kirkendall de niña que solo quería jugar y brincar tal y como lo había hecho en su día.

Para entendernos hablamos el lenguaje universal de las manos, ese que nunca falla y tras dar un buen paseo revisando el sistema de abastecimiento de agua de Tattiouine, volvimos a jugar con los niños, esta vez eran muchos más, corrían en manada, ansiosos por jugar con nosotros, observándonos con lupa y con miradas de felicidad en estado puro.

Esta vez Sheriff y su familia nos prepararon un buen cuscús tradicional y con fuerza partimos hacia una preciosa caminata que por momentos se hacía interminable a causa del viento.

La paliza finalmente dio su fruto y en mi memoria quedará siempre guardados aquellos paisajes que llevará a la tumba conmigo.

Visitamos una Haima, donde vivía una familia nómada que, de buen grado, nos invitó a un té y a entrar en su pequeño rincón alejado del mundo.

Para terminar la caminata finalmente hicimos un poco de escalada, lo cual estuvo muy divertido, porque ya hemos formado una pequeña familia llena de confianza donde valoramos todas nuestras debilidades y fortalezas.

Al regresar, en la cena, nos prepararon arroz y todo tipo de verduras como el día anterior y una especie de potaje y unas brochetas de carne hechas a la brasa…nos tratan como verdaderos reyes, cuando son ellos los que merecen ser tratados así.

Nos juntamos la familia de Sheriff y nuestra pequeña familia rumbera a cantar y bailar en corro lo que es la típica música bereber, antes de hacer un pequeño curso de supervivencia que acabó en una perfecta hoguera cerca del embalse de agua del pueblo.

Ahora la habitación se sume en un perfecto silencio, lo vivido hoy deja mucho que pensar, ahora solo dejemos nuestra imaginación volar…

Blanca Kirkendall Pérez de Ayala.