Siguenos día a día en nuestro viaje de Norte a Sur sin emisiones de CO2 en DESAFÍO VERDE

DÍA A DÍA DESAFÍO VERDE

El Principio de otro tiempo:
Telmo Aldaz

Los caminos por los que pasamos, los ríos, las gentes, los antiguos castillos, los muros olvidados, rotos y fríos, pasan ante nuestros ojos lentamente, se graban a fuego en nuestras retinas de espectadores raros, no del todo ajenos, pero siempre de paso, Rumbo al Sur.

En busca del calor que necesitamos para vivir para sentirnos más vivos más reales. El viaje como única manera de sentirte protagonista de tu propia vida.  Como herramienta para ser dueño de tus actos.

Barahona de las Brujas, Bujalaro , Sigüenza, Lillo, Villa Rubia de los Ojos, Daimiel, Almagro, El Viso del Marqués,  Almuradiel, Santa Elena, La Carolina, Bailén.  Mengíbar, Jaén, Granada, Almuñecar, Nerja, El Rincón de la Victoria, Málaga… son unas de las muchas villas pueblos y ciudades que nos ven pasar. Cada una con sus diferencias y peculiaridades, con su historia y personajes que las hicieron ilustres, nos dan una visión única y privilegiada. Redescubrimos España, su historia y presente. Nos hermanamos con este trozo de tierra en el Mundo que tanto nos hace sufrir pero que en el fondo tanto amamos.

Después de más de 1500 kilómetros de pedaleo y conducción infernal por caminos serpenteantes que no tenían fin, llegamos a la meta y conseguimos ser los primeros en la Historia en atravesar España de Norte a Sur en bicis, motos y coches eléctricos, fabricados o comercializados en España.

Con 0 Emisiones. 0 huella de Carbono. Sin Contaminar y en un tiempo Record.

ERS Desafío Verde cumple su objetivo!

Al llegar a la última etapa, que la realizamos en tabla de surf a remo: 10 Km desde Valle Niza hasta el Rincón de la Victoria, unos 100 delfines saltan por la proa, delfines enormes, rápidos como flechas, con rumbo al Estrecho. El Mulhacén se ve a lo lejos, nevado, enorme y quieto.

No puede haber mejor fin para esta historia.

Cuenta la leyenda que antiguamente una ardilla podía cruzar la península de árbol en árbol, sin tocar el suelo.
ERS ha atravesado España sin tocar una gasolinera.

Las energías fósiles tienen su fecha de caducidad. Y este es el principio de otro tiempo.

¡GRACIAS A TODOS los que lo han hecho posible!

ETAPA 15. Costa de Málaga. Etapa en Paddle Sup.
Domingo 08 de marzo

Fotos Mar Aldaz

1 01 2 3 4 5 6 7

 

SIN PRISA
Enrique Peris

Viajar por las carreteras secundarias de Navarra, de Aragón o de Castilla o de Andalucía, a bordo de un cochecillo eléctrico Comarth, formando parte del convoy de este “desafío verde” que ha lanzado Telmo Aldaz a todo aquel que quiera aceptarlo, se convierte, en algunos momentos, en un placer irrepetible. Viajamos despacio, desde luego, sin prisa, aunque a veces con una cierta inquietud centrada alrededor de un asunto clave: ¿Podremos llegar  al próximo punto del recorrido sin que se agote la carga de la batería y nos deje tirados en el camino?  Esta es la cuestión.

Pero… ¿no es cierto, también, que esa inquietud  nos resulta familiar en muchos sentidos?  ¿No es la misma sensación que hemos sentido más de una vez, conduciendo nuestro contaminante coche convencional, alimentado por gasolina o diésel, por algún paraje poco transitado y con el depósito en las últimas, preguntándonos, al borde de la desesperación, cuándo y dónde demonios aparecerá por fin una gasolinera, e intentando imaginar posibles planes de actuación para el caso de no llegue a aparecer antes de que la reserva se agote del todo?  No es menos cierto que episodios como este no nos suceden con frecuencia. Si no, sería un sinvivir.

Pero claro, para los coches tradicionales, el suministro energético está cubierto de sobra; en general, hay gasolineras aquí y allá, y además un depósito de gasóleo o gasolina da para hacer muchos kilómetros. En cambio, sitios para enchufar las motos o los coches eléctricos hay pocos y no son nada fáciles de localizar, y, hoy por hoy, esto de recurrir a la electricidad para en coche moverse por caminos y carreteras exige pararse a recargar las baterías cada poco tiempo. Ese es el problema. Y es de suponer que en un futuro ya cercano buena parte de esos condicionantes estarán resueltos.

Ahora bien, ¿por qué destacar solo las limitaciones y resignarse a esperar el futuro, en vez de vivir y disfrutar en la medida de lo posible el momento presente, que es lo que cuenta?  El cochecillo con el que voy circulando alegremente, a unos cuarenta por hora de media, kilómetro más, kilómetro menos (¿qué más da? ¿A quién le interesa mirar el cuentakilómetros), por una  agradable carretera, casi en desuso, que recorre un paisaje lleno de sugerencias, me ofrece todo lo que quiero aquí y ahora. ¿Para qué las prisas?  A esta velocidad te puedes permitir el lujo de observar el panorama y gozar de él a conciencia, puedes disfrutar el entorno hasta empaparte de él. Este es precisamente uno de los encantos de este pequeño ingenio, que llama la atención de la gente por sus formas inusuales y su tamaño reducido cuando pasamos por zonas habitadas, por áreas urbanas, que son, hay que decirlo, el espacio natural para estos vehículos. Distancias cortas y entornos reducidos. Y usuarios relajados, de los que saben ser felices en un ambiente de calma y serenidad.

Para las bicicletas, en cambio, la aplicación de baterías y minúsculos motores eléctricos como instrumento de apoyo a la marcha es una realidad que ya está aquí con todas sus posibilidades. Desde la reducida cabina del Comarth admiro el brío de los ciclistas de grupo de Desafío Verde  pedaleando incansables, o casi, a lo largo de la diversas etapas del recorrido, gracias (aparte de su excelente y contrastada forma física)  a la ayuda suplementaria que les proporciona la nueva tecnología que hace mucho más rentable y agradecido en términos de rendimiento el esfuerzo de pedalear.  Y en este caso las baterías se cargan, sí, en cualquier  sitio, incluso en un enchufe de casa, sin peligro de que salte el fusible.

Me animo en un momento a probar las Quipplan, diseñadas y fabricadas en España, en Peralta (Navarra), plegables y atractivas para usar en campo y en ciudad,  y me enamoro inmediatamente de ellas y de la inventiva que ha hecho posible estas cosas: para mí, que me encanta la bicicleta, pero no las cuestas arriba y que tiendo al desaliento en los tramos duros y en las pendientes pronunciadas (y a veces, en las no tan pronunciadas) esto es lo mío. Un milagro. Ya no hay excusas. Así da gusto subir y bajar cuestas. Con el mismo esfuerzo llegas mucho más lejos….y más alto.  Y, como en el caso del cochecillo eléctrico, sin contaminar la atmósfera. Y, por supuesto, sin prisa. ¡Faltaría más!

ETAPA 14. NERJA-MÁLAGA
Sábado 07 de marzo

Fotos Mar Aldaz

IMG_1394 IMG_1392 IMG_1390 IMG_1386 IMG_1378 IMG_1376 IMG_1371 IMG_1358

 

ETAPA 13. DÍA DE REESTRUCTURACIÓN.NERJA Y MÁLAGA
Viernes 06 de marzo

Fotos Mar Aldaz

IMG_1311 IMG_1315 IMG_1334 IMG_1338 IMG_1349 IMG_1355

ETAPA 12. GRANADA-ALMUÑÉCAR-NERJA
Jueves 05 de marzo

Fotos Mar Aldaz

IMG_1284 IMG_1276 IMG_1270 IMG_1265 IMG_1264 IMG_1255 IMG_1254 IMG_1251 IMG_1248 IMG_1230 IMG_1222 IMG_1219 IMG_1214

ETAPA 11. JAÉN-GRANADA
Miércoles 04 de marzo

Fotos Mar Aldaz

IMG_1199 IMG_1121 IMG_1122 IMG_1123 IMG_1133 IMG_1139 IMG_1146 IMG_1152 IMG_1161 IMG_1166 IMG_1174 IMG_1176 IMG_1183 IMG_1192 IMG_1195

ETAPA 10. SANTA ELENA-JAÉN
Martes 03 de marzo

Del Moncayo hasta Jaén
Telmo Aldaz

Dejamos el asunto en la muy noble ciudad de Tarazona. Con un frio que pela e intentando secar todo para no morir congelados. Pablo y Sevi localizan a los bomberos, ya que en el seminario saltan los plomos cada vez que intentamos cargar los coches. Muy amables nos facilitan todo y nos dan ánimo para seguir.

Enrique Peris, Luis Pintor, Mar Aldaz y José Luis Cuesta; Periodistas, Realizadora y fotógrafo, que además de realizar esta tarea en ERS Desafío Verde, hacen de “duelistas” en este reto de atravesar España con vehículos eléctricos con emisiones 0. Sufren el frio, la lluvia y el estrés de ir a nuestro paso,  (el de las bicis), que cuesta arriba vamos lentos y para abajo no hay quien nos coja. Unido a la angustia de ir viendo que se agotan las baterías y no llegan al punto que se ha fijado para cargar. Hace de su tarea una verdadera machada, recompensada por la belleza del paisaje y la solidaridad de las personas que nos vamos encontrando a nuestro paso.

Ascendemos el Moncayo atravesando Santa Cruz del Moncayo, San Martín de la Virgen del Moncayo,  bordeando hasta casi llegar al santuario de la Virgen, que está cortado por la nieve y bajamos por la otra vertiente hasta Ágreda. Con las baterías muy mermadas por las fuertes pendientes llegamos a esta localidad Soriana tras haber atravesado Navarra y Aragón.

Otra vez los bomberos nos “salvan “, cediéndonos espacio y electricidad. La noche se echa encima y todavía nos queda una etapa muy larga por el puerto del Madero hasta Soria. Después de muchas horas de pedaleo, viento, nieve y frío, por este paisaje impresionante pero muy duro por tierras sorianas, vemos ya las luces de la ciudad de Soria entre la niebla que corre a toda velocidad movida por un viento endiablado. En un segundo amaina el viento y empieza a nevar con fuerza. Seguimos en silencio por la Rivera del Duero junto al santuario de San Saturio. Parecemos una partida antigua de caballeros que buscan descanso para sus maltrechos huesos y sus cansadas almas.

El Parador de Soria nos acoge. Situado en un cerro ibero que domina desde lo alto toda la ciudad. Podemos secarnos, dormir y reponernos de este frío invierno que pega con fuerza.

Quiero agradecer a PARADORES el apoyo a este reto y su apuesta por el respeto al medio ambiente. Es una institución única en el mundo. Un verdadero orgullo como español el tener una red de centros situados su mayoría en edificaciones históricas, verdaderos baluartes del patrimonio histórico artístico, que gracias a la labor de esta empresa, se han podido conservar y recuperar, haciendo sostenible una de las mayores riquezas de un país. Son verdaderos museos interactivos.

La nieve ha cubierto los montes. Hay que poner rumbo a Sigüenza y ya repuestas las fuerzas, seguimos rumbo al sur.

Continuará….

Fotos: Mar Aldaz

IMG_0896 IMG_0961 IMG_0982 IMG_0985 IMG_0990 IMG_0992 IMG_1001 IMG_1011 IMG_1016 IMG_1050 IMG_1057 IMG_1078 IMG_1089 IMG_1095 IMG_1103

ETAPA 9. ALMAGRO-SANTA ELENA
Lunes 02 de marzo

Fotos: Mar Aldaz
IMG_0820 IMG_0826 IMG_0839 IMG_0845 IMG_0849 IMG_0853 IMG_0856co IMG_0859 IMG_0868 IMG_0870 IMG_0879 IMG_0886 IMG_0891 IMG_0904 IMG_0913 IMG_0921 IMG_0925 IMG_0927 IMG_0928 IMG_0933 IMG_0937 IMG_0938 IMG_0944 IMG_0948 IMG_0953 IMG_0954

ETAPA 8. LILLO-ALMAGRO
Domingo 01 de marzo

Fotos: José Luis Cuesta

_MG_5729 _MG_5732 _MG_5736 _MG_5740 _MG_5748 _MG_5752 _MG_5755 _MG_5760 _MG_5768 _MG_5782 _MG_5790 _MG_5813 _MG_5818 _MG_5820 _MG_5823 _MG_5836 _MG_5842

ETAPA 7. CASA DE CAMPO-ANILLO VERDE MADRID-LILLO
Sábado 28 de febrero

Fotos: José Luis Cuesta

_MG_5716 _MG_5713 _MG_5710 _MG_5706  _MG_5704 _MG_5700 _MG_5699 _MG_5696 _MG_5691 _MG_5687 _MG_5680 _MG_5676 _MG_5675 _MG_5671 _MG_5669 _MG_5664 _MG_5662 _MG_5659 _MG_5657 _MG_5652 _MG_5641  _MG_5636 _MG_5635 _MG_5633 _MG_5632 _MG_5630 _MG_5627 _MG_5626 JLC-280215-031 JLC-280215-032 JLC-280215-033 JLC-280215-034

Breve resumen de lo acontecido hasta ahora:
Telmo Aldaz

El día amanece nublado pero sin mucho Viento. La nevada ha sido fuerte durante toda la noche y el paisaje recuerda a los escenarios de “Ojos Negros” preciosa película interpretada por Mastronianni ambientada en Rusia. Todo esta en silencio. Los peregrinos con los que hemos compartido sala para dormir son en su mayoría, Coreanos, Japoneses y Estadounidenses. En silencio se van levantando, recogiendo sus mochilas y preparándose para un duro día de nieve rumbo a Compostela.

El equipo en esta primera etapa de ERS Desafío Verde lo componemos; Carlos Toro, malagueño, que junto a Ángel Sevillano, jefe de parque de Bomberos de Tres Cantos en Madrid, que es el que ha trazado la ruta que seguiremos, y   Pablo Martos bombero de la sección de rescates subacuático de Navarra y yo, fuimos los que decidimos Atravesar la Península de Norte a sur sin contaminar, contando con tecnología que se fabrique o comercialice en España. El Reto; Hacerlo con 0 huella de carbono.

También componen el equipo periodistas y habituales colaboradores de España Rumbo al Sur a los que hemos logrado ” engañar” para que en este crudo invierno formen parte de esta aventura; Luis Pintor Profesor en Rumbo al Sur, periodista de radio  y ex director de Radio 1, Enrique Peris profesor, periodista de televisión y ex corresponsal extranjero de RTVE. Ramón Huarte periodista de radio  e la cadena Ser y cronista oficial de Rumbo al Sur en su andadura Africana. Mar Aldaz, , Historiadora, fotógrafa y  responsable  realizadora  audiovisual de ERS, José Luis Cuesta fotógrafo  profesional, freelance responsable de esta sección en ERS, Pablo Hornedo, antiguo expedicionario y monitor en Rumbo al Sur junto con Isabel Ussia, periodista y responsable de la organización de ERS desde su inicio.

Por el momento contamos para el desafío con 2 pequeños coches de la marca española COMARTH, totalmente eléctricos; perfectos para todo tipo de trabajos y actividades, muy apreciados en los países nórdicos donde se comercializan con éxito para empresas, instituciones, profesionales y particulares que aprecian sus prestaciones, agilidad y sostenibilidad. Esta habilitados para circular por carretera pero no están ideados para largos viajes (Nos quedan por delante mas de 1500 km, a ver que tal se portan)

Contamos también con dos modelos 100% eléctricos Renault ZOE, coches que cuentan con la ultima tecnología para competir con los modelos convencionales. Estos cuentan con una de las autonomías en km y en potencia mejores actualmente, aunque idóneos para medios y cortos recorridos vamos a ver como se portan  en largas distancias.

Una moto 100% eléctrica cedida por BMW, su modelo C Evolución un impresionante scooter que es un referente mundial en motos eléctricas

Dos impresionantes bicis de la Marca BH, modelos Nitro y Evo, modelos de montaña de esta marca tradicional implantada en todo el mundo, dotadas con la ultima tecnología  eléctrica de asistencia al pedaleo que cuentan con un sistema de navegación propio creado por BH

Dos BTT freeel cedidas por la empresa EbikeSierra, que se dedica en Guadarrama a difundir e implantar la movilidad verde en la Sierra Madrileña.

Dos modelos de la empresa española YAMIMOTO , pionera en este campo que nos cede modelos eléctricos  para los tramos urbanos y zonas asfaltadas.

En Peralta recogeremos dos modelos de bici eléctrica plegable de la empresa española QUIPPLAN ideada y diseñada en su totalidad por los ingenieros de su planta Navarra.

Tablas de skater cedidas por EN TABLA, empresa española pionera en este campo, con la que intentaremos emular al protagonista de la película ” La vida secreta de Walter Mitty” y tablas de padle Sup cedidas por la empresa malagueña TORO SUP que esta implantando este deporte de origen Hawaiano en el sur de España.

Otra sorpresa agradable es que   PARADORES  de España patrocina  el Desafío y nos da apoyo  logístico durante todo el recorrido, desde Navarra hasta Málaga; No hay una organización hotelera en el mundo que cuente con edificios históricos tan relevantes, verdadera riqueza artística   y arquitectónica de España, que gracias a su actividad se han conservado.

Otro de los motores de esta iniciativa es la empresa española implantada en todo el mundo El NATURALISTA, que con su filosofía, ilusión y ganas apuesta siempre por temas de medio ambiente, solidaridad, cooperación e innovación. Y la empresa E ENERGIA, que se dedica a promover y facilitar  sistemas de ahorro y eficiencia energética sostenible.

Otro apoyo increíble para esta iniciativa  es el de la revista de deporte Sport Life y la de su director Juanma Montero y la de la agencia de medios NEUPIC.

Las pistas por las que pensábamos bajar están totalmente taponadas por la nieve, la carretera esta abierta gracias al quita nieves de la Diputación que ha pasado toda la noche sin parar.

No hay tiempo que perder; preparamos las bicis y comenzamos a bajar.

Atravesamos los dos puertos que separan Roncesvalles de Pamplona. La nieve se convierte en lluvia y el viento rasga el cielo dejando algunos claros. La suerte esta echada! No hay vuelta a tras y los mas de 1500K que recorreremos si Dios quiere, se alzan ante nosotros, en esta fría mañana de Febrero como un muro difícil e incomodo que superar.

Burguete, Mezquiriz, Zubiri pasan rápidamente ante nuestros ojos rápidamente, mientras bajamos pegados al rio Arga que baja con mucha fuerza.

En Pamplona los bomberos de Navarra nos acogen y nos dejan cargar los coches, bicis y moto, nos invitan a café y nos desean suerte. Pasamos por caminos rumbo al puerto del Carrascal, dejamos la montaña, la Cuenca de Navarra para adentrarnos en la zona medía; Noaín,  Campanas, Muruarte de Reta y Artajona con su impresionante Muralla y su leyenda de bravos carlistas.

Pasamos por los sembrados de cereal, ya nacidos, que resisten los fríos de invierno, el campo como salvador de un mundo cada vez mas artificial e invivible. El viaje, lento, desapacible por el viento y la lluvia nos transmite la calma, serenidad que creemos tan necesaria en esta época de locos.

Bajamos por una carretera intransitada, al sur Tafalla, Olite, Beire y Ujue; Con su romería única en el mundo.

Repostamos fuerzas en el Parador de Olite, el ayuntamiento nos cede un garaje donde poder cargar las baterías y muy temprano, ya repuestos y secos, ponemos rumbo a la Ribera de Navarra. En peralta la empresa Navarra Quipplan nos recibe y nos proporciona dos modelos fabricados por ellos para el desafío. Seguimos y cruzamos el rio Arga , que baja muy alto, el Ebro debe estar desbordado y no sabemos como estará a la altura de Tudela. Recorremos conocidos pueblos de esta Ribera famosa por su huerta y por sus gentes bravas y nobles, tierra de jota y buen temple. Marcilla, Villafranca, Milagro, Cadréita, Valtierra y Arguedas pasan ante nuestros ojos como guardianes permanentes del la entrada al desierto de las Bardénas.

Llueve con fuerza y el viento arrecia, hace mucho frio y el Rio Ebro baja embravecido; “Arga, Ega y Aragón hacen al Ebro Varón” Llegamos al puente de Tudela y esta casi desbordado. Los bomberos nos acogen, podemos cargar los “ Cacharros”  y secarnos un poco. Gente amable y muy solidaria son todos los bomberos que nos están asistiendo por el camino.

De Tudela salimos ya muy avanzada la tarde rumbo a Tarazona, Pasamos dejando atrás Murchante, Cascante, Tulebras y Monteagudo. de Navarra a Aragón. A la altura de Tortoles , de noche y con una lluvia espantosa, pinchamos una de las bicis y en un taller cercano podemos repararla y nos dan corriente para recargar los coches.  Hospitalidad y socorro al caminante, buena gente de esta España que todavía se fía del trotamundos .

El Seminario de Tarazona, uno de los mas grandes de la Peninsula.

Amanecemos con un Moncayo Nevado bajo una ventisca fortísima y el reto es poder llegar hoy a Soria subiendo el puerto hasta Agreda.  Nos reciben en el Ayuntamiento, que es uno de los edificios mas representativos de esta zona, con un friso que representa la coronación de Carlos V. Cuando en España no se ponía el Sol.

Continuara….

ETAPA 6. ALCALÁ DE HENARES- MADRID
Viernes 27  de febrero

Fotos: José Luis Cuesta

Viernes 27 1 Viernes 27 2 Viernes 27 3 viernes 27 4 Viernes 27 5 Viernes 27 6 Viernes 27 8 Viernes 27 9 Viernes 27 10 Viernes 27 11 (2) Viernes 27 11

ETAPA 5. SIGÜENZA-ALCALÁ DE HENARES
Jueves 26 de febrero

Fotos: José Luis Cuesta
JLC-260215-001 JLC-260215-002 JLC-260215-003 JLC-260215-004 JLC-260215-005 JLC-260215-006 JLC-260215-007 JLC-260215-008 JLC-260215-009 JLC-260215-010 JLC-260215-011 JLC-260215-012 JLC-260215-013 JLC-260215-014 JLC-260215-015 JLC-260215-016 JLC-260215-017 JLC-260215-018 JLC-260215-019 JLC-260215-020 JLC-260215-021 JLC-260215-022 JLC-260215-023 JLC-260215-024 JLC-260215-025  JLC-260215-027 JLC-260215-028 JLC-260215-029 JLC-260215-030 JLC-260215-031 JLC-260215-032

 

ETAPA 4. SORIA-SIGÜENZA

Miércoles 25 de febrero

Fotos: José Luis Cuesta

Ardilla en un pinar de la ciudad de Soria, Castilla Leon, España.   

VIENTO DE CARA
Luis Pintor

A veces, todo lo que puede salir mal sale mal; la experiencia acumulada en decenas o cientos de viajes más o menos planificados apenas sirve de nada. Eliges la estación equivocada, justo cuando sacude el tormentón, la nevada del siglo o la racha de calor espantoso;  calculas la duración de cada etapa y acabas perdido por el camino mucho más allá del anochecer, cuando debes estar refugiado en puerto te encuentras a la intemperie y calado hasta los huesos, sin cenar, sin ropa seca…

Todo lo que nos podía pasar, en efecto, nos pasa. Subimos hasta Roncesvalles de noche, en medio de una ventisca de nieve, entre bosques y pueblos pintados de blanco, una escena sobrecogedora, tan mágica que ni siquiera sentimos el frio. En la hospedería de peregrinos caen de los tejados los bloques de nieve con un ruido sordo, se deshacen a un  metro de nuestros pies. Iniciamos el Desafío Verde con la carretera irreconocible, sólo el trabajo de la máquina quitanieves nos permite rebasar el kilómetro cero.

Más abajo de Pamplona, la nieve se transforma en lluvia y viento. Al final de la segunda etapa, un aguacero de violencia desconocida en el lugar nos sacude justo cuando se pincha una rueda, en medio de la tormenta hay que ejercer de mecánico y rezar para que las baterías de los vehículos eléctricos –al borde del cero- no se agoten y nos dejen tirados en medio de ningún sitio. El azar nos otorga un respiro, un techado de chapa de una fábrica al borde del camino, y podemos llegar al destino. Aunque tardará horas, la ropa podrá secarse durante la noche, gracias a un cañón de aire de propano facilitado por el administrador del seminario de Tarazona; al día siguiente estamos en condiciones (no ideales, eso sí) de reiniciar el camino. Subimos por las faldas del Moncayo, puertos con el terreno nevado y un cierzo helador antes de entrar -¡peligro!- en una carretera con alta densidad de tráfico de camiones. En la cuneta, también de noche y con aguanieve, les sentimos a punto de hacernos volar una y cien veces. Pero llegamos a destino.

Pasamos frio, humedad, sufrimos la corta autonomía de los vehículos y la espera que se nos antoja excesiva de las recargas obligadas. Pero siempre encontramos alguien –puestos de bomberos, gasolineras, el dueño de un taller- dispuesto a facilitarnos un punto de conexión eléctrica, un espacio bajo techo y un detalle de amabilidad. Bajamos así desde el Pirineo hasta la huerta navarra, la sierra del Moncayo, los campos de Castilla, los páramos solitarios de Soria y Guadalajara. Viajamos despacio, entre pinares, campos de cereales, pueblos cada vez más aislados, por una España que ya no nos resulta habitual. Por pistas y carreteras secundarias, por lugares por donde no existe la prisa y se puede observar como protagonista absoluto la puesta del sol.

Todo lo que nos podía pasar nos ha pasado.
Y no nos ha pasado nada. Nada extraño.

ETAPA 3. TARAZONA-MONCAYO-SORIA

Martes 24 febrero

Fotos: José Luis Cuesta

ETAPA 2. OLITE-PERALTA-TUDELA-TARAZONA
Lunes 23 Febrero
Fotos: José Luis Cuesta

IMG_1349 _MG_5124 _MG_5126 _MG_5127 _MG_5128 _MG_5130 _MG_5135 _MG_5140 _MG_5143 _MG_5145 _MG_5146 _MG_5148 _MG_5150 _MG_5152 _MG_5161 _MG_5164 _MG_5173 _MG_5176 _MG_5180 IMG_1331 IMG_1334 IMG_1335 IMG_1336 IMG_1341 IMG_1347

ETAPA 1. RONCESVALLES-PAMPLONA-OLITE
Domingo 22 Febrero

Fotos: José Luis Cuesta

_MG_4959 _MG_4992 _MG_4998 _MG_5005 _MG_5011 _MG_5019 _MG_5024 _MG_5026 JLC-220215-002 JLC-220215-004 JLC-220215-005 JLC-220215-007 JLC-220215-010 JLC-220215-011 JLC-220215-013 JLC-220215-014 JLC-220215-015 JLC-220215-017 JLC-220215-025 JLC-220215-027 JLC-220215-028 JLC-220215-030 JLC-220215-035 JLC-220215-038 JLC-220215-042 JLC-220215-045 JLC-220215-046 JLC-220215-047 JLC-220215-048 JLC-220215-049 JLC-220215-050 JLC-220215-052 JLC-220215-054 JLC-220215-055 JLC-220215-056 JLC-220215-058 JLC-220215-060 JLC-220215-061

Crónica Etapa 1

Telmo Aldaz

Muchas veces cuando alguien escribe algo, desde una nota en una servilleta hasta un tratado sobre derecho romano, piensa si alguien lo leerá y como tiene que contar lo que a el le interesa o le apasiona.

A mi me apasiona España. Me apasiona la tierra que me enseñó mi madre desde antes de tener uso de razón. Tuvimos la suerte mis dos hermanos, Mar y Leonel, de recorrerla entera, de Finisterre hasta el Cabo de Gata, de Cabo de San Vicente y Huelva hasta Cabo Roses, en una época diferente a la de ahora; Más tranquila, menos estresada, o por lo menos desde los ojos de un niño esa era la impresión.

Han pasado algunos años y no se borra  la emoción cada vez que tengo la suerte de poder volver a recorrerla con el espíritu y los ojos de ese niño que fui.

Ir Rumbo al Sur, Mudar el alma, buscar el calor y los cielos azules, dejar el invierno y el frío, es una costumbre atávica en todos los seres vivos. Nosotros, como las grullas cuando se acerca el invierno, también necesitamos ir hacia el Sur para seguir sintiendo que estamos vivos.

ERS Desafío Verde, nace  después de diez años viajando por las tierras hermanas de África, con un proyecto y ilusionante como es España Rumbo al Sur; programa de formación práctica para jóvenes inquietos y emprendedores, que deciden salir de la protección y seguridad que ofrece lo cotidiano y dar el salto para ver realidades diferentes a la suya  conociendo de una manera directa, otras realidades.

Una tarde en un Madrid que ya dejaba ver el principio del otoño, nos reunimos varios amigos del equipo africano y hablando de todo un poco, nos daba pena que una de las consecuencias de esta dichosa crisis que esta sufriendo nuestra época,  es la sensación que desde los países “desarrollados” han dejado de lado  la cooperación internacional y la sensibilización general que se había logrado en el respeto al medio ambiente. Estas ideas, las de cooperación y ecología, pueden parecer banales, cuando no se tiene ni para comer, pero si algo caracteriza a una “civilización “, es la de ver las cosas con perspectiva para de esta manera avanzar todos de una manera positiva y no auto destructiva. También tratábamos el tema de España y del potencial humano, natural y técnico que tiene este bendito país.

En esta reunión estaba Ángel Sevillano, Bombero de la Comunidad de Madrid, Carlos Toro de Málaga y Pablo Martos y yo de Navarra.  Decidimos que para “ sacar pecho” podíamos presumir de país de la mejor manera que sabemos: viajando. El reto consistiría en atravesar España de norte a sur utilizando única y exclusivamente medios de transporte “Ecológicos” con 0 huella de carbono, sin contaminar . Para ello utilizaremos todo tipo de vehículo no contaminante que se fabrique o comercialice en España.

Y lo que nació como una idea es ya realidad.

Les escribo desde la Real Colegiata Roncesvalles en Navarra. Lugar emblemático para la historia de este Viejo Reyno Pirenaico, donde descansan los restos de uno de los reyes medievales mas conocidos como fue Sancho El Fuerte, vencedor en las Navas de Tolosa. Donde el poderoso Carlo Magno sufrió una de sus derrotas mas amargas perdiendo a uno de sus mejores Caballeros.

Lugar de obligado paso para todo peregrino que busca Compostela y la tumba del santo Apóstol desde hace mas de mil años, nos recibe con  una nevada impresionante, refugiados en el albergue de peregrinos y sacudidos por los estruendos que producen las avalanchas de nieve que caen desde los tejados del monasterio. El párroco de esta colegiata ,en esta fría madrugada de Febrero, bajo la talla de la Virgen de Roncesvalles y la Tumba de Sancho el Fuerte nos da la bendición como a las miles de almas que van peregrinando en eterna búsqueda. La suerte esta echada y no hay más remedio que seguir Rumbo al Sur como las gruyas en invierno.  Continuara…..

FUTURO CONDICIONAL
Luis Pintor

Transitas a media noche en el Pirineo navarro, y el único sonido que percibes es el de la nieve que cruje bajo las ruedas. El coche eléctrico parece formar parte de la Naturaleza, sin ruido, sin emisiones. El futuro, dentro tal vez de veinte-treinta años, será así. Pero ahora mismo, el desafío verde de España Rumbo al Sur es exactamente eso: un reto lleno de atractivos, incertidumbres y más de un bache. Cruzaremos la Península de Norte a Sur en vehículos no contaminantes, bicicletas, motos, turismos, camionetas… será a ratos divertido, cansado también, nos exigirá además paciencia y buen humor.

En  la primera toma de contacto, los vehículos de la caravana sorprenden –positivamente- por sus prestaciones. Las bicicletas facilitan el cruce por los puertos de montaña, aumentan sensiblemente la potencia exigida al ciclista sin degradar el deporte, las motos y turismos ofrecen unas prestaciones equiparables a los de combustión, incluso los minicamiones cumplen perfectamente su trabajo de logística. Podrías llegar con ellos al fin del mundo pero… hay condicionantes. El primero, por supuesto, la autonomía, más o menos cada cien kilómetros (según modelos) hay que detenerse para recargar la batería. Después viene la espera: varias horas (según modelos) hasta que recuperan la plena carga. Todo eso es asumible, autonomía y tiempo de recarga son dos factores que aumentarán y disminuirán con la evolución de la tecnología; por ahora sólo cabe aprovechar ventajas y minimizar inconvenientes. Los eléctricos son vehículos ya competitivos en la conducción urbana, pero no obviamente en los largos recorridos. Su éxito o fracaso dependerá de decisiones industriales (investigación y desarrollo) y por supuesto del grado  la aceptación de cada uno de los potenciales clientes. Pero también –y es tal vez la primera convicción asumida en Desafío Verde- de voluntades colectivas. Si no existe un mapa accesible de postes de recarga para los vehículos eléctricos –tan fácil de realizar como una guía de gasolineras o una aplicación para móviles-  y si la simple operación de recarga se convierte en una aventura de resultado incierto, puede ser por simple desinterés de los poderes públicos y las grandes empresas vinculadas con el sector del transporte, o porque unos y otros sigan interesados en poner palos sobre las ruedas del futuro.

El futuro de las emisiones cero es posible. Llegará antes o después. Uno de los elementos que condicionará ese plazo será nuestra capacidad de presión. Conducir un vehículo eléctrico es un placer, incluso una aportación parcial a la sostenibilidad del Planeta, pero a veces parece que el precio es atravesar un campo de minas.

CAMINO VERDE
Enrique Peris

“790 kilómetros a Santiago de Compostela”. A la salida de Roncesvalles, el cartel de tráfico que nos proporciona esa información, aparece algo difuminado esta mañana por la nieve que ha formado una imponente capa blanca que cubre toda la zona. Ese cartel marca en esta ocasión el punto de partida de un camino algo diferente del que recorren los abundantes peregrinos que cada día, también en esta época del año, aunque muchos puedan pensar lo contrario, ponen rumbo al noroeste sin dejarse desanimar, y mucho menos intimidar, por el mal tiempo atmosférico.

En Roncesvalles arranca este “Desafío verde” que la gente de España Rumbo al Sur ha puesto en marcha para, entre otras cosas, demostrar que es posible recorrer España de punta a punta con vehículos no contaminantes. Posible y divertido.  Y viable y sostenible desde el punto de vista económico y medioambiental. Es decir, posible y deseable, aunque a muchos, a veces, nos dé la impresión de que las cosas en este campo no se mueven, por razones no siempre muy claras, todo lo deprisa que sería de desear, dada la trascendencia del asunto y gravedad del problema de calentamiento global y de la contaminación en amplias zonas del planeta.

“¿Pero de verdad van a poder salir en bicicleta con todo esto nevado?”, pregunta en tono de incredulidad una señora, que observa los preparativos junto a la Colegiata de Roncesvalles. “Sin problemas. Eso está hecho”, le responden los ciclistas, que, convenientemente pertrechados de elementos de abrigo de Ecoalf, ponen a punto sus bicicletas eléctricas BH, Yamimoto, Ebike y Quipplan, con las cuales, gracias a un pequeño motor y a una batería instalada detrás del sillín, multiplicarán el rendimiento de su esfuerzo al pedalear.

Unos minutos después, Telmo Aldaz, Ángel Sevillano, Pablo Martos y Carlos Toro, se ponen en marcha, en efecto, camino de Pamplona. Formando convoy con ellos, marchan varios vehículos, también con el indicativo de Desafío verde, que se caracterizan por el hecho de que no están alimentados por combustibles fósiles. Son un Renault Zoe, sorprendentemente silencioso en su marcha, y dos pequeños vehículos Comarth muy sencillos de manejo y de aspecto ligero y funcional. A ellos se sumará una moto BMW, que, al igual que los coches, funcionan con un motor eléctrico y se pueden cargar en un enchufe convencional.

El camino entre Roncesvalles y la capital navarra, con sus paisajes nevados en una buena parte del recorrido, se hace una delicia para los ojos y para los sentidos. Es un camino sin prisas, especialmente para los peregrinos, que en grupos pequeños o en solitario, avanzan por la carretera con destino en Compostela y miran  con curiosidad esa fila de bicicletas y de coches de formas y diseños poco habituales, que expresan su determinación de no emitir gases contaminantes a lo largo de esta marcha. Sus organizadores quieren llegar a Málaga en quince días, atravesando Navarra, Aragón, Soria, Guadalajara, Madrid, Toledo, Ciudad Real, Jaén y Granada, e invitan a todo el que comparta esa preocupación y esos buenos propósitos en beneficio del planeta que habitamos, a sumarse a esta especie de manifiesto práctico en favor de las energías limpias, uniéndose al convoy y marchando con él por cualquier medio que no suponga emitir gases nocivos para el medio ambiente.

El camino de los peregrinos y el de los protagonistas de este desafío verde coincide así en la geografía de alguno de sus tramos, y unos y otros comparten también bastante del espíritu que anima su marcha.

El Silencio
Ramón Huarte

Uno no sabe qué es el silencio hasta que no escucha nada más. Esto que parece –es- una perogrullada resultó ser para mí el pasado domingo una experiencia impactante y novedosa. Iba a decir trascendental, pero si empiezo así, luego no voy a poder mantener el listón tan alto.

¿qué es lo que más me llama la atención del proyecto de unos chalados que vestidos con mallas de colores salen del Pirineo, en pleno invierno, con nieve hasta las rodillas, en sus bicicletas y vehículos eléctricos, a recorrer de arriba abajo la península, por pistas, barro, puertos de montaña, en etapas de hasta 200 kilómetros? ¿Su dificultad, la prueba personal que eso supone, el sufrimiento, la dedicación por una causa, la camaradería, el nivel atlético que requiere?

No, damas y caballeros, lo que más me llama la atención de este proyecto, habiendo hecho la primera etapa con ellos, es el silencio. Sé que no es el aspecto más importante, pero me piden que les cuente qué sensaciones extraigo, y mi sensación inicial –aunque quizás no principal- es la del redescubrimiento del silencio.

Reconozco que me gusta el bronco rugido de mi moto bicilíndrica, y que no me molesta el acelerar de los motores, pero si no han probado un vehículo eléctrico no saben qué es el silencio, el silencio casi absoluto, desprovisto de los sonidos que consideramos “de ambiente”, habituales, por debajo de nuestro umbral de percepción.

El pasado domingo tuve, pilotando la moto eléctrica que BMW Motorrad pone a disposición del “Desafío Verde”, la sensación más cercana que se puede tener a pilotar un ala delta. ¿Qué? ¿Si alguna vez he pilotado un ala delta? No, no, claro que no, pero no restemos dramatismo a mi relato. Pilotar una moto –o un coche- sin el sonido del motor, no es sólo conducir sin el ruido del motor, y perdónenme la metafísica. Pilotar un vehículo eléctrico es ir desnudo, es flotar en el aire, desplazarte con la mente. Es la sensación de no depender de un impulso material, de ser gaseoso.

Además, claro, es beneficioso para el medio ambiente, porque no emite CO2, y se trata de sobresaliente tecnología cuyo desarrollo potencial abrirá muchos más campos que los que ahora ofrece, titubeando y con defectos de juventud. Pero esas son consideraciones aplicables al mundo material. Y yo, llámenme loco, a pocas horas de haber volado sobre los campos, todavía me siento etéreo.