logo_blanco

Crónica Oficial. Día 5

25 de julio de 2015

De madrugada, una marcha lleva a la expedición al campamento de Tattiouine.

Tattiouine es una diminuta aldea de barro entre el Alto y Medio Medio Atlas, aproximadamente a hora y media al sur de Midelt. Hora y media  a paso de expedicionario. Una aldea que cuesta descubrir, mientras te acercas entre manzanos y pliegues del terreno que dibujan caprichos sinuosos. Un sitio de esos a los que la vida te puede llevar una vez, y sabes que no volverás. Pero para bastantes de nosotros hace ya años que es como llegar a casa.

Tiene verde. Tiene un magnífico paisaje. Pero, sobre todo, tiene agua. Agua dulce. Helada. Más. Gélida. Sale a borbotones de las tripas del Atlas, formando un regato que se convierte en seguida en una culebra de pequeñas cascadas, rápidos y pozas. Agua que se puede beber y en la que se puede uno zambullir. Hace falta valentía, pero se puede. Y te deja nuevo.

Uno no se da cuenta de hasta qué punto el agua es una bendición. Qué bien vienen estos viajes.

En Tattiouine viven unas cuantas familias bereberes. Y dos monjas. Sor Marie, de 87 años, y Sor Bárbara, algo más joven. Comparten sus vidas y les cuidan desde el dispensario médico. Dispensario que se vuelve nómada con ellos. Durante tres meses, todos los años, el dispensario es una jaima itinerante desde la que Sor Marie y Sor Bárbara se ocupan de que la atención médica no les falte en medio de la inmensidad.

Por la mañana nuestros expedicionarios han visitado la aldea. No sólo eso. Hablan con la gente, pintan una valla descascarillada, conocen la cooperativa de mujeres y los productos que hacen, aprenden a hacer adobe. También juegan al fútbol. Un balón. Idioma universal.

Aprenden de Juan Burgos, nuestro compañero de Voluntarios del Canal Gestión,  el proyecto que se ha hecho y continúa. El Canal llegó en 2009 de la mano de Rumbo al Sur, y desde entonces han estado mejorando el acceso al agua de Tattiouine. Es el turno de canalizaciones más profundas. Las que hay  están muy cerca de la superficie, y se rompen todos los años con las riadas.

Por la tarde, talleres. Programa académico de España Rumbo al Sur. Cooperación con Bea Tavera y Lucía López. Competencias y habilidades personales con Cristina Blanco. Y dibujo con la arquitecto Paula Tolmo, que nos regaló una improvisada exposición de retratos firmados por nuestros expedicionarios.

Después, una conferencia de Malamine Gaye, profesor catedrático de la Universidad de Dakar, que nos acompaña un año más. Magnífica e interesantísima. Historia de la literatura africana.

Para terminar el día, música. Noche de panderos  bereberes, canciones, bailes…

Mañana, el Circo de Jaffar.

 

comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn

patrocinador principal

patrocinadores

LOGOTIPOS QUALITAS ENERGY_V2-11 (2)

colaboradores

NOTICIAS RELACIONADAS