Haití
1234

Madrid- Santo Domingo.

Viernes 29 enero -volamos Madrid- Santo Domingo.

Llegamos a las 8 tarde a Santo Domingo. Descargamos las 2 carpas y las trasladamos del aeropuerto a los almacenes de nuestro amigo Luis José Valdés, descargamos las enormes tiendas militares con ayuda de “Moncho” Gabriel de Jesus Castillo que nos ha prestado su pick-up. Las dejamos en lugar seguro.

 

Santo Domingo-Haití.

 

30 Enero, sábado.- Alquilamos una pick-Up, hablamos con la Casa provincial Hijas de la Caridad de Santo Domingo. Nos dan carga para llevar a las hijas de la Caridad de Cité Soleil de Puerto Príncipe.

Salimos por la mañana de Santo Domingo por carretera hacia Jimaní frontera entre Haití y Republica Dominicana, 280 kilómetros de distancia, una carretera llena de camiones y muy estrecha, son 5 horas de viaje. Santo Domingo, tomamos la carretera desde

Sto. Domingo hasta río Haina, San Cristóbal, Baní, Azua, Barahona viendo el mar Caribe tan azul que quemaba.

Vamos por el sur de la Rep. Dominicana dejamos atrás la zona de los viejos trenes que transportan la caña hasta los ingenios azucareros.

Vicente Noble, Tamayo, Neiba, Duvergé, lago Enriquillo y Jimámí. Me acuerdo de la expedición que hicimos en 1995, la Ultima Canoa, recorrimos 700 millas desde Jamaica a Republica Dominicana en una canoa, junto con los indios Yekuona de las selvas del Orinoco, llegamos a Pedernales y navegamos por toda la costa sur de Haití, desde Cabo Tiburón hasta Rep.Dominicana. Cruzando la sierra de Barahuco hasta el Lago Enriquillo, tal como hizo Diego Méndez de Zamora en 1503 para salvar a Colón del Olvido. Por estas tierras los primeros descubridores españoles guerreaban con los caciques Anacahona y Enriquillo…

La carretera es buena pero no paran de pasar enormes camiones con ayuda humanitaria. No podemos contar las miles de organizaciones internacionales que están serigrafiadas en estos camiones.

Llegamos a Jimaní, la frontera, nos dicen que en Jimaní se sintió muy fuerte el terremoto pero ninguna casa se derrumbó, a solo 12 kilómetros en la parte haitiana en Ford Parisien se cayeron todos los edificios.

En la Frontera la policía y ejercito Dominicano, no pone ningún impedimento para cruzar a Haití si vas con ayuda humanitaria, ni siquiera sellan el pasaporte cuando entras en Haití.

Puerto Príncipe esta a 56 kilómetros de distancia de Jimaní, es una carretera infernal, estrechísima, que a veces es camino de tierra por que el asfalto ha desaparecido, nos cuesta más de una hora y media de tiempo en recorrer 56 kilómetros.

Primer pueblo del lado Haitiano, Malpasse, a las orillas del lago, un lago precioso, azul no parece un lago, parece el mar pero rodeado por montañas.

La carretera está pegada al lago, no hay casi árboles, los haitianos al no tener recursos para comprar gas, cortan los árboles, luego hacen carbón vegetal para cocinar cada día, han dejado casi deforestado Haití, solo queda 2% de bosque en Haití.

Al principio del camino no se aprecia el desastre. Vida normal, pero poco a poco se empiezan a ver más casas totalmente destruidas al borde de la carretera. Pasamos por Ford Parisien empezamos a ver casas y edificios derruidos por el terremoto, sigue la estrecha carretera llena de camiones dominicanos que llevan ayuda a Puerto Príncipe, pasamos por Ganthier, también está destrozado, toda la gente bajo lonas azules o todo tipo de toldos en la calle, nadie quiere entrar en las casas semi-derruidas por miedo a las réplicas. Hace muchísimo calor, ese calor húmedo del trópico, más de 36 grados.

Cada kilómetro que avanzamos se te encoje el corazón, Croix des bouquets es el ultimo pueblo antes de llegar a Puerto Príncipe, igual que los otros la gente en la calle en improvisados campamentos. Hay autobuses haitianos típicos, toda la chapa pintada con muchísimos colores, con frases en creolé pintadas en los cristales

“Mon Dieu, toi est notre espérance…”

Tiene que ser verdad por que este país está devastado, solo les queda la esperanza. Los autobuses y camiones sacan a las gentes de Puerto Príncipe para llevarlos al campo, menos afectado por el terremoto, se dirigen hacia el norte de la isla, a cabo haitiano, a Hinche, a donde puedan ir, antes que quedarse en una ciudad devastada en un infierno como Puerto Príncipe.

El paisaje de Puerto Príncipe es desolador, es como si una bomba atómica hubiese caído en el mismo centro de la ciudad, es mucho más bestia que cualquier otra cosa que haya visto jamás. Los aviones americanos Galaxi aterrizan y despegan tapando el sol del atardecer. Los enormes hangares de la ONU flanquean toda la zona, rodeada de   alambradas soldados camiones y coches de combate, al fondo la bahía y el puerto y los barcos fondeados descargando en enormes barcazas, contenedores con ayuda, que contrastan con los barcos de vela latina que traen el carbón vegetal desde Cabo Tiburón, últimos cargueros a vela del mundo.

Antes que anochezca, un chico al que preguntamos por las Misioneras Hijas de la Caridad en Cité Soléil, se sube en la paila del Pick-Up para indicarnos el camino. Llegamos al dispensario médico de Mª Magdalena.

Sor Pilar , sor Natalia y sor Teresa nos reciben en este destruido dispensario médico que da cobertura a toda esta zona.

Están muy contentas por nuestra visita, Sor Pilar nos dice “Que bien, saber que España y Navarra no han olvidado a Haití”

Sor Pilar, una valiente Navarra de Falces lleva 33 años en Haití, nos enseña como ha quedado todo; destruido más del 85% ….

Trabajan en unas condiciones bajo mínimos. Sin luz, sin agua corriente, atendiendo a los enfermos bajo unos plásticos en el exterior, por miedo a que se les caiga lo que queda del edificio. Nos dicen que lo más urgente que necesitan ahora, son lonas o toldos de plástico, para que la gente se pueda refugiar de las lluvias y del sol abrasador.

Sillas de ruedas y muletas son muy necesarias, los mutilados se cuentan a miles. Solo tienen una silla de ruedas en el dispensario para cientos de enfermos mutilados.

Cité Soléil era y es el suburbio mas grande de todo el continente americano, un barrio peligrosísimo, el sitio más olvidado de Puerto Príncipe, donde no entraba la policía, aquí trabajaban y trabajan las monjas Hijas de la Caridad.

Nos dan un plato de arroz con tomate buenísimo cocinado por Sor Pilar. Cae la noche en cuanto se mete el Sol, nos dicen que no es conveniente salir de noche, puede haber asaltos. La gente va con velas por las calles de los alrededores.

Estamos agotados y nos ponemos a dormir en unas tablas de madera que nos dejan las monjas, con los enfermos , nuestro techo las estrellas del trópico. Entre tanta desolación se respira alegría y paz que irradian estas monjas y la sonrisa triste y esperanzada de accidentados dando gracias a Dios que han salvado la vida y son cuidados con tanto cariño .

El martes próximo transportaremos y montaremos las carpas del Ejército para habilitar mas espacio en el dispensario médico.

De madrugada nos dirigimos a visitar la Misión de los Padres Redentoristas en el barrio de Carrefour donde tenían la escuela de San Gerard.

Los Cascos Azules de la ONU reparten comida desde este punto. Nos dejan pasar hacia el barrio de Carrefour, atravesamos la cola de cientos de mujeres niños ancianos y hombres que se agolpan ordenada y tranquilamente para recibir algo de comida.

Los padres Redentoristas están destrozados. Mas de 300 niños aplastados bajo los escombros. Toda la escuela, la Capilla, las habitaciones. Todo ha sido destruido por el terremoto. Todo arrasado.

Un joven seminarista, Pierre nos cuenta el desastre. Mientras JL.Cuesta se mete entre las ruinas, el fuerte olor a podrido nos hace retroceder.

Todavía quedan 100 niños que fueron sepultados bajo los escombros.

Nos dirigimos a la ciudad de Leogane, al oeste de Puerto Príncipe, a 30 kilómetros de la capital. Aquí fue el epicentro del terremoto. La zona más sacudida por el terremoto.

Un 90% de Leogane está destruida. Nos dicen que 1 de cada 5 habitantes ha muerto en el seísmo.

La carretera está cortada literalmente por enormes grietas que nos hacen avanzar lentamente. Llegamos a un centro para niños huérfanos que tienen estos mismos Padres Redentoristas, 50 niños que se apiñan bajo plásticos improvisados.

La idea del Padre J. Miguel de Haro es establecer un Campamento provisional para estos niños y para los que quedan huérfanos de la escuela.

Aquí montaremos el campamento para la Ong Acoger y Compartir.

El Padre Pierre nos cuenta durante el camino de vuelta, como ha perdido a su hermano gemelo. Estaba asistiendo a una conferencia en la universidad y todo se derrumbó.

Es increíble como el Pueblo Haitiano se resigna y no pierde el ánimo ni las ganas de seguir viviendo.

Mientras arden los restos de los muertos, todo el mundo trabaja como guiados por una inercia que les permite no caer en la desesperación.

Es impresionante como rezan en las calles y como poco a poco intentan recuperar una normalidad que tardara años en llegar.

Después de pasar por toda la desaparecida zona histórica llegamos al Hospital Pediátrico San Pierre Damien. Los Padres Pasionistas llevan este hospital.

Conocemos a Magda, una médico de la Rioja que estuvo 18 años en Haiti y no pudo ver el sufrimiento desde Logroño hizo la maleta y se vino a esta masacrada tierra , para echar una mano a este pueblo que tanto ama…. “He vivido mucho en esta tierra y no puedo abandonarla ahora” Nos dice.

Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo.

Vamos hacia la frontera, volvemos a Santo Domingo para recoger al padre José Miguel de Haro que viene en un vuelo de Air Europa al aeropuerto de las Américas. Al salir de Puerto Príncipe nos paramos a preguntar en una interminable cola, para que era. Nos cuentan que han perdido toda su documentación; Pasaportes, tarjeta de identificación, títulos académicos, toda constancia escrita de su identidad, no tienen papeles que demuestren quienes son, ni cual es su formación. En Haití, de repente una parte de la vida se ha borrado, no existe…

 

Cruzamos la frontera de Malpasse a Jimaní, tras 5 horas hasta Santo Domingo, llegamos al aeropuerto de las Américas.

Llevamos al Padre J. Miguel en la avenida 30 de Marzo, sede de los Misioneros Salesianos para pasar la noche, le reciben como un hermano más.

Los misioneros Salesianos nos cuentan como han perdido a 500 alumnos y profesores muertos bajo los escombros de sus centros de formación de la capital Haitiana… Todos los días envían desde Santo Domingo ayuda en camiones a los diferentes campamentos de Puerto Príncipe.

Franklin Ortega prepara con el Padre de Haro la forma de trasladar los contenedores que han enviado por barco desde España con ayuda que ha recogido la Ong Acoger y Compartir para Haití.

 

Los tres Salesianos mayores recuerdan al Padre Vicente Rubio, Dominico español y uno de los mejores historiadores expertos en la época Colombina.

Al Padre Rubio lo conocí en Santo Domingo, cuando hablabas con él, parecía que conociera a los descubridores españoles en persona, conocía todo del descubrimiento de America de una manera que parecía que él mismo había sido tripulante de las carabelas de Colón, de la Canoa de Diego Méndez, Cronista de Ojeda, Narváez, de Soto…

 

Salimos a las 3 de la mañana de Santo Domingo.

No hay nadie por las calles de a capital a estas horas.

Paramos en Azua a tomar un café en un colmadito, en Azua estuvo de escribano Hernán Cortes antes de pasar a la Nueva España. También fue el puerto al que llego Diego Méndez , ilustre marino español que salvo la vida del Almirante y de toda la flota durante su cuarto viaje, al encallar durante un año en Jamaica .Remando con Tainos en una canoa. Siendo la primera expedición conjunta por mar entre indígenas americanos y gentes del viejo Mundo. En 1995 navegamos con una canoa, rememorando la hazaña náutica tal como hizo Diego Méndez de Zamora en 1503.

 

El Padre nada mas pasar la frontera y comenzar a ver el dantesco paisaje de edificios en ruinas envueltos en hierros y polvo, ya no habla, impresionado se le ve rezar entre dientes. Suena en la radio del coche una canción triste de Carla Bruni mientras los helicópteros chinook americanos pasan en vuelo rasante sin parar. Entramos en Puerto Príncipe.

El Padre de Haro baja del coche entre miles de gentes que se afanan ya en picar los escombros de los edificios. Comienza la reconstrucción. Las maquinas, dejan solares vacíos donde antes había casas y edificios.

En la casa de los Redentoristas reciben con lágrimas a José Miguel de Haro, se abrazan. Le enseñan lo que queda de la residencia, su cuarto que ha sido sepultado por toneladas de cemento le recuerda al 12 de diciembre en la inauguración del centro recién construido. Todo eran sonrisas de niños y mayores. Un mes más tarde, en 5 minutos, todo esto se rompe. Los sueños la esperanza de un futuro mejor.

Pero el pueblo haitiano es un pueblo esforzado y saca fuerzas de flaqueza para empezar de nuevo.

Descargamos las tiendas donadas por l ejército de tierra español y las tiendas donadas por MRS. Una de estas tiendas modulares la instalaremos mañana en la misión de las Hijas de la Caridad en el barrio de Silber Laplat aquí atienden cada día a más de 500 personas y dan de comer a otras tantas.

Camino de este centro de Maria Magdalena nos sigue el corresponsal de la Vanguardia Félix Flores para poder hablar con las Hijas de la Caridad. En un moto-concho ( Moto con chofer, donde el pasajero va de paquete)

Después del monumento del Mundo y las manos, al lado de la base norte americana del aeropuerto. Una fila de más de 1000 mujeres, se amontona para coger turno en el reparto de comida. Son todas de Cite Soleil el barrio más conflictivo y pobre de la historia de Haití. Reparten comida solo a las mujeres, deben ir acompañadas de un hombre para que les lleve la caja con lo asignado para cada familia. La situación se pone bastante tensa, comienzan los empujones peleas y carreras los soldados se repliegan, Cuesta es invitado por los marines a ponerse en su lado.

Cierran las puertas Félix Flores vuelve resoplando y la cola se dispersa como por arte de magia. Dos jóvenes e Cite soleil me cuentan lo que casi todos repiten; No hay trabajo no hay comida, no hay nada y lo poco que queda se lo llevo el terremoto.

Llegamos a la misión de la Hijas Caridad. Descargamos una de las tiendas modulares que nos cede el Ejército español. Lar Hermanas tienen que atender a todos los heridos y enfermos debajo de unos plásticos atados con palos. No pueden hacerlo dentro, todo ha quedado destruido. Nos dan de comer trigo cocido con lentejas. Dormimos en el patio junto a varios trabajadores que se refugian en este sitio. A las 18 h ya es de noche. Dormimos viendo las estrellas, las mismas que vieron Los Tainos, Las mismas que guiaron a los barcos españoles en la conquista de estas tierras hace ya muchos siglos. Toda la noche se reúnen mucha gente de toda la zona para la consulta de por la mañana.

Las Hermanas se levantan temprano; 4:30 h de la mañana para comenzar a preparar el material medico para las consultas y la comida.

Todavía con noche cerrada, cuatro hombres mayores y muchos jóvenes nos ayudan a montar la tienda que servirá de consulta. En unas horas ya esta montada. Vemos como, a pesar de ser solo una tienda, la gente se anima, trabaja, se siente útil, ve como su trabajo sirve para algo, sirve para salir adelante con la ayuda de los demás pero con su esfuerzo. Las Hermanas Hijas de la Caridad, en un minuto preparan el interior y lo acondicionan para comenzar la consulta. Después de un rato llega el Padre José Miguel de Haro. Nos vamos a la sede de Naciones Unidas, tiene la base en el aeropuerto. Miles de carpas, coches, camiones. Buscamos a un amigo que trabaja en este sitio para pedirle carpas y algún transporte. Nada es imposible nadie sabe quien es. Coincidimos con dos chicos de cooperación española, amables pero dicen que pierden el avión y se van. Un grupo de bomberos sin fronteras guiados por un guardia Civil en este laberinto de carpas, son amables. Salimos de este Babel moderno.

Hoy se reúnen en el colego de San Gerardo todas las familias de las victimas del derrumbe y los que se pudieron salvar. Familias enteras se sientan alrededor del padre Redentorista.

La vista sobre la bahía de la capital te hace olvidar la desgracia.

La luz se parece a la de África. La pena de oír las historias de todas las familias que una a una le cuentan al padre la pérdida de alguno de sus hijos, nietos, sobrinos, te encoje el alma. José Miguel trata de infundir fuerzas y esperanza. Cuenta como toda España se ha volcado con Haití. Como desde instituciones, gobiernos, ayuntamientos particulares, familias, niños, han puesto su esfuerzo en ayudar a este país. Cuenta como el Real Madrid se ha comprometido a reconstruir la escuela entera de San Gerard. Que el Ejercito de España se ha interesado por el orfanato de Leogan y que esta aportando carpas para este fin, como el Canal Voluntarios de Canal de Isabel II de Madrid y la misma Comunidad de Madrid se ha brindado para la ayuda de emergencia y da las gracias a todos ellos- No se olvida de los cientos de familias de Boadilla y alrededores que no han parado de trabajar por esta causa. También a la de los jóvenes de MRS por su iniciativa. El Padre Haro nos dice “Se han quedado en mi corazón los ojos de tantas madres hablándome de sus hijos muertos. Una verdadera tormenta de dolor…”

Muy temprano, el Padre celebra una misa con unas cuantas personas del barrio… José Miguel reflexiona y dice “De ahí viene una fuerza que me sorprende por momentos. Ante el Cristo caído y fragmentado de la iglesia San Gerardo, que sigue entre una de las vigas y los escombros… solo he podido guardar silencio y dejar que las lágrimas trajeran paz y fuerza.”

 

Todos rezan en una imagen única de emoción, tristeza y esperanza.

 

Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo.

 

Haití. 4 febrero 2010

Dejamos al Padre José Miguel de Haro en su comunidad Redentorista para que se reúna con los que han sobrevivido y decidan que van a hacer.

La idea es crear un campamento para los niños del orfanato de Leogane y también para las familias que se han quedado sin casa y con muchos de los suyos sepultados bajo los escombros.

Dejo a José Luís Cuesta en Puerto Príncipe, se va entrar a Cite Soleil junto con Cristóbal Manuel, Fotógrafo y amigo de JL.Cuesta, que trabaja para El País como corresponsal. Tomo rumbo a la frontera para recoger el material que viene en otro vuelo que brinda la Compañía española Air Europa, lo trae Ángel Sevillano, bombero de la Comunidad de Madrid y compañero de Madrid Rumbo al Sur. Con su ayuda esperamos montar el campamento de Leogane y arreglar el abastecimiento de agua a las Hijas de la Caridad.

La carretera se ha convertido en el corredor humanitario por donde llega la mayoría de ayuda traída desde todos los rincones del mundo a través de este olvidado paisaje del sur de Santo Domingo ahora con un tráfico infernal de más de 200 camiones diarios de gran tonelaje. Muchos de ellos acaban volcados en las cunetas, esta ruta se ha convertido en la más transitada de América. Pero gracias a esta solución el país Haitiano es abastecido ya que los puertos marítimos no funcionan y el aeropuerto de Puerto Príncipe todavía no esta abierto libremente al tráfico aéreo.

Ya con Ángel, compramos material para el campamento y volvemos hacia Haití con la Paila llena de carga hasta los topes; Medicinas de Ayuda al Tercer Mundo de Pamplona, Tiendas y depósitos de agua de 10000 litros del Canal de Isabel II sillas de Ruedas y muletas donadas por la Asociación Española de Esclerosis Latera Amiotrófica, y zapatos donado por El Naturalista para los afectados por el terremoto. Tenemos la suerte de entregarlo directamente a las personas que trabajan con los que mas lo necesitan. Personas como Sor Pilar, Sor Aparecida o el padre José Miguel de Haro en colaboración con los Redentoristas haitianos nos hacen ver que el ser humano tiene cosas muy buenas. El sacrificio de toda una vida para ayudar a los que más lo necesitan pasar mil dificultades cada día, gente como esta, da todo a cambio de nada.

Es un ejemplo vivo del lado más bueno del hombre.

Dejo a JL. Cuesta y a A. Sevillano en las Hijas de la Caridad montando un sistema de agua corriente para su dispensario medico. Subidos al tejado de uno de los edificios que todavía sigue en pie, colocan el depósito flexible donado por el Canal voluntarios de canal Isabel II, la operación no es fácil, hay que subir por una escalera de fortuna entre los escombros del piso que se derrumbo arrancando parte del techo. La operación se alarga durante todo el día y el siguiente. Las gentes que son atendidas en el dispensario ya les llaman los Españoles del tejado.

Mientras tanto yo he salido con el Padre J M de Haro para Santo Domingo en un coche que conseguimos a última hora. A toda velocidad entre los atascos eternos, provocados por los camiones del corredor humanitario, conseguimos pasar la frontera antes de las 18h que es cuando cierran el paso hasta el día siguiente. El padre tiene que volver, ya ha tenido todos los contactos para seguir con su labor en España; Conseguir toda la ayuda posible para este país olvidado. Y que a pesar de la desgracia del terremoto mucha gente por lo menos lo ha sabido situar en el mapa. J M tiene que dar una conferencia en la universidad de Granada “Han ayudado siempre a Acoger y Compartir y no les podemos fallar ahora”.

Llegamos muy tarde a la casa de acogida de los Redentoristas. Nos recibe el padre Felipe, un Norte Americano de origen Irlandés, nos cuenta que hizo el Camino de Santiago que le encanto España. Con el están los seminaristas de la casa de Puerto Príncipe, se van a seguir sus estudios en Colombia. Hablan con J M, se emocionan y lloran, todavía no se les pasa el “Shock post traumático” del Terremoto.

Por la tarde en el mismo vuelo de Air Europa en que regresa a España, vienen con más medicinas, Ropa de futbol donada por Osasuna, Muletas conseguías a través del astrónomo de Madrid Rumbo al Sur Pedro Arranz, mas Zapatos del Naturalista, que desde el primer momento se volcó en la ayuda, también otro lote de tiendas donadas por MRS y por los compañeros de Roberto Becares de la redacción del periódico El Mundo y de aportaciones de particulares. Con la carga viene Gonzalo Pérez del Castillo legista de MRS y Roberto Becares, redactor del Mundo y compañero en las expediciones de MRS.

Llegamos ya atardeciendo a la frontera, hay más atasco que nunca, la radio repite que las revueltas en la capital se multiplican por que los presos fugados de las cárceles haitianas que se están reorganizando, la misión militar de la ONU refuerza su vigilancia.

Que la nieve colapsa EEUU y que el ex-presidente Clinton, que hace pocos días estuvo en Haití ha tenido que ser operado del corazón. Todo suena muy raro metidos en un atasco infernal ya de noche a más de 35 grados centígrados con un paisaje que es 100% Africano. Becares envía su crónica al periódico “cantada” por teléfono. Hemos perdido completamente el sentido del tiempo y las noticias de fuera no parecen de otro mundo, de otra realidad que no es la nuestra. Edmundo es el mote que puso Gonzalo a Roberto Becares en la expedición por Mali y Senegal. Edmundo Dantes era el personaje de la novela de Alejandro Dumas El conde de Montecristo. Dumas era de origen Haitiano, Su abuela Dumás fue esclava en las plantaciones de esta isla.

Me acuerdo como nuestra madre nos llevo a ver las ruinas de la Isabela, Primera ciudad del Nuevo Mundo situada al Norte en territorio Dominicano donde pasamos a la isla Cabra enfrente de Monte Cristi que es donde se inspiro Alejandro Dumas para su novela, El Conde de Montecristo.

Alejo Carpentier, Grahan Green ,Vasconcelos fueron novelistas que se inspiraron en Haití.

Por la Mañana después de haber dejado parte de nuestra carga en las Hijas de la Caridad, la verdad que en este sitio nos sentimos como en casa nos acogen con una hospitalidad increíble, es un sitio con muy buena energía nos da pena irnos. Nos vamos a hablar con los redentoristas para montar definitivamente el campamento de Leogane.

Las calles están vacías, es día de fiesta oficial, hace un mes que sucedió el terremoto.

En San Gerard están repartiendo comida los militares Norte Americanos junto con los cascos azules de Sri Lanka. Las mujeres no pueden con los sacos de arroz de casi 50 kilos de peso. Una chica nos pide ayuda para subir el saco por la empinada cuesta de San Gerard. No se como pueden con este calor, con esos sacos, solo 300 metros bajo este sol matador te deja sin fuerzas…

En mitad del camino vemos como un hombre pega una paliza a una mujer bajo los restos de lo que fue una casa. Nos paramos y al oírnos para la pelea. El hermano Redentorista Filip, que es el responsable del orfanato. Interpela al Hombre recriminando su actitud. La chica se va tirando piedras no al agresor sino a una mujer que estaba con ellos nos cuenta el Hermano Filip que es una riña por celos.

Pasado el percance llegamos al campamento de Leogane un equipo de Haitianos del pueblo nos ayuda con las tiendas. El sol de la tarde va cayendo. Los hombres con sus azadas, parecidas a los Kayandus que utilizan los Diola en Senegal .

Cantan con los mismos ritmos de África, de sus antepasados.

 

Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo.

19 de Febrero de 2010. Puerto Príncipe, Haití.

 

Los días en Leogane pasan deprisa. Esta zona ha sido una de las más devastadas con Puerto Príncipe, por el terremoto.

El campamento que estamos montando para la ONG Acoger y Compartir esta ubicado en unos terrenos donde los Misioneros Redentoristas estaban construyendo unas instalaciones fijas para niños huérfanos. Este sitio es fantástico, alejado de Puerto Príncipe, en pleno campo, donde el terremoto ha afectado de lleno, pero al no haber casi construcciones de cemento no hay destrozos, como en el centro de Leogane que ha sido arrasado, la gente del campo esta mejor que entre los edificios destruidos de la ciudad.

 

Antes de montar las tiendas, Gonzalo Pérez del Castillo con dieciséis personas entre jóvenes del orfanato y labradores allanan con azadas, bajo un sol de justicia, todo el terreno. Ángel Sevillano, Roberto Bécares y yo montamos una de las tiendas modulares grandes, cedidas por el Ejercito Español.

Después ayudamos a Sevillano a montar uno de los depósitos de agua de 10.000 Litros cada uno cedidos por el Canal Voluntarios del Canal de Isabel II.

El atardecer da un respiro, y el calor sofocante amaina un poco.

Todo el mundo esta contento, preparan su cena en grandes fuegos alimentados por carbón vegetal que es el único combustible para la mayor parte de la gente en Haití.

Intercambiamos su comida de arroz con nuestras raciones de combate españolas.

Pote Gallego, calamares en su tinta, y dulce de albaricoque hacen las delicias de nuestros compañeros de jornada Haitianos.

Las noches son frías en este sitio, al no haber energía eléctrica en la capital ni en ninguna ciudad afectada por el terremoto, se puede ver el cielo como en un barco en mitad del Atlántico.

En este sitio se nos ha olvidado por unas horas el desastre desolador que ha segado tantas vidas de este sufrido Haití.

 

Los haitianos con nosotros siguen trabajando al día siguiente. Hay que hacer los cuartos de baño, las duchas y un sitio para cocinar.

Con Ángel Sevillano que es Bombero de la Comunidad de Madrid, pedimos agua a los Bomberos Alemanes que tienen una planta potabilizadora a un kilómetro y medio del campamento en pleno río de Leogane.

Los bomberos Alemanes abastecen de agua potable, junto con bomberos franceses, Ejercito Canadiense y Cruz Roja a toda la zona de Leogane.

Nuestra idea es instalar una bomba y una depuradora propia en el pozo del campamento y de esta manera ser autosuficientes.

Juan Burgos de Canal Voluntarios y compañero de Madrid Rumbo al Sur vendrá a instalarlo en fechas próximas. De momento los alemanes nos aseguran diez mil litros todas las semanas y con esto tenemos más que suficiente para empezar.

Ya solo falta las dos tiendas modulares donadas por Ejército Español, que llegan mañana a Santo Domingo en otro vuelo de Air Europa.

 

Volvemos a Puerto Príncipe, vemos las ruinas de la casa de una familia Haitiana, donde Annika Koll directora de la Unidad de Emergencias de la Comunidad de Madrid (Ericam), estuvo en las 48 horas posteriores al seísmo rescatando personas atrapadas por los escombros. Y pudo salvar a un niño pequeño con vida entre los cascotes.

Su familia lo había perdido todo, un hermano del niño, tíos y parientes, todos muertos. Solo quedaban él y sus padres, sin nada más que sus pobres ropas destrozadas.

Annika Koll pidió a Ángel Sevillano que lo localizásemos. Tuvimos suerte.

Debajo del estadio de football, cuando la carretera sale hacia les Cayes lo encontramos, emocionado y da las gracias por todo lo que hicieron por él.

Nos cuenta que duerme en la calle, pero que da gracias a Dios por estar vivo.

Les damos una tienda de campaña y algunas cosas que les facilitaran un poco el día a día.

Seguirán en contacto, Ángel Sevillano se lo cuenta a Annika Koll por teléfono que se emociona.

 

Dejamos Puerto Príncipe rumbo a Santo Domingo, este es el noveno viaje desde Haití.

Nuestro amigo Luís José Valdés recogió en el aeropuerto las dos últimas tiendas del ejército.

Las recogemos, pasamos por los Redentoristas y cargamos hasta los topes con medicinas donadas por la asociación Ayuda al Tercer Mundo que envían desde Pamplona, los 500 pares de zapatos del Naturalista y ponemos otra vez rumbo a la frontera Haitiana.

 

El paso de tiempo se nota en esta Capital de Santo Domingo.

Ya en nada se parece a la ciudad que conocimos el año 1992, era una antigua ciudad, sin metro, sin autopistas modernas, con una zona colonial desvencijada pero con un encanto inigualable.

Ahora todo esta más limpio y ordenado pero ese espíritu antiguo y mágico se ha perdido un poco.

Las músicas, me acuerdo, eran salsas y merengues cantaban amores desesperados,

las canciones de amargue hablaban de las vidas que se perdían en el estrecho de la Mona emigrando para los Estados Unidos para su anhelado “Nueva Yol”

Juan Luis Guerra hablaba de las colas en los” visados para un sueño” o Tito Rojas de que nada es eterno en el mundo o la Ventanita del amor que se cerro, de Sergio Vargas. La música es muy importante en el Caribe, es parte fundamental de la vida.

Hoy suenan Raps horribles con temas vulgares.

El Sapo nos atormenta por la Radio.

Puede ser que sea yo el que haya cambiado, pero definitivamente me gusta mas lo de antes.

Ya en la Frontera las colas están peor que nunca. Colas interminables para entrar y camiones que se quedan atascados al chocar sus remolques.

Pese al caos logramos pasar antes de que cierren. Cierran la frontera a las 6 de la tarde cuando cae el sol.

Legamos ya de noche a nuestra casa en Haití, en Puerto Príncipe, el centro de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl.

Sor Pilar Pascual Mendívil, Sor Aparecida y sus compañeras han sido unos Ángeles con nosotros. Y lo que es más importante. Son un ejemplo vivo de una verdadera cooperación con los menos Favorecidos.

 

Por la mañana reparten los zapatos del Naturalista, las medicinas y los materiales de Ayuda al Tercer Mundo del Arzobispado de Pamplona.

También las muletas donadas por Pedro Arranz Profesor de Astronomía de Madrid Rumbo al Sur y de las sillas de ruedas donadas por la asociación ELA contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica.

Nos despedimos con mucha pena y les prometemos seguir en contacto.

Llegamos a Leogane de madrugada, descargamos una de las tiendas Modulares, con los chicos y jóvenes del orfanato comenzamos a montarla. Con esta tienda el campamento tiene una capacidad para casi más de un mínimo de 300 personas y un máximo de 500.

 

Todavía tenemos que hacer 400 kilómetros para llevar la ultima tienda al centro medico de les Cayes en la costa sur. Donde la ONG Acoger y Compartir esta acondicionando este centro y una escuela para niños y jóvenes que han dejado la capital al destrozarse sus colegios y de esta manera poder seguir con su formación.

El viaje es agotador pero precioso. El mar Caribe aparece entre enormes palmeras y selva. Las velas latinas muy lejos de la costa nos indican una mar en calma.

Legamos al centro medico del Sagrado Corazón bajamos rápidamente la tienda.

Las Tumbas enormes contrastan con las pequeñas chozas de tejado de palma, cada casa tiene cerca a sus muertos, estos tienen que ser cuidados, tienen que vivir con los vivos, es una obligación de estos cuidarlos. El fuerte animismo, que como en África todavía es parte fundamental de la cultura Haitiana, es primordial para poder entender como vive este pueblo.

La vuelta es matadora. Legamos al campamento de Leogane muy tarde.

Nos derrumbamos en el suelo y dormimos profundamente. Se confunden sueños con realidades de estos intensos días. Recordaré siempre el paisaje entre ruinas del Hotel Ville Creolé donde se reúnen casi todos los corresponsales de prensa. Un hotel que quedo casi destruido, pero donde nos dejaban dormir en el suelo de la piscina y de vez en cuando nos vendían a precio de oro unas hamburguesas y cerveza Prestige. A cambio había conexión a Internet y luz que producía un generador de gasoil en un decorado que parecía sacado de una novela de Hemingway.

En este hotel derruido, José Luis Cuesta, fotógrafo de Madrid Rumbo al Sur se encontró a un fotógrafo de Puerto Rico y a muchos otros reporteros que retransmitían cada día todo lo que iba pasando. Alguna noche compartimos con ellos Internet para poder enviar fotos y crónicas.

No ha amanecido todavía pero no me puedo volver a dormir. Las imágenes duras que hemos visto y las historias dramáticas de las que hemos sido testigos nos anudan el alma.

Ya de vuelta hacia la frontera un autobús haitiano tiene dibujado un Imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro patrona de Haití. Recuerdo lo que nos decía el Padre José Miguel de Haro

“a pesar del sufrimiento que para nosotros puede ser incomprensible a veces, Jesucristo proclamo una religión de perdón, de caridad de amor y de esperanza…”

“esa es la verdadera fuerza de este pueblo…”

 

Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo.

 

Director de Madrid Rumbo al Sur.

Día 1
Oficial123

JORNADA 1

 

20 AGOSTO,17:30, Las Ventas, Madrid

Cualquiera de los padres, familiares, periodistas, representantes de las instituciones, o paseantes que observaran de manera individual a los miembros de “Madrid Rumbo al Sur” que estamos a punto de partir desde las Ventas, distinguiría dos clases de expedicionarios: Los miembros veteranos del equipo que, avezados de otras ediciones, disfrutan del momento o ultiman detalles y charlan entre ellos, y quienes, como yo y los 100 chavales, con nervios de primerizo, estamos mucho más pendientes de cómo se apañan los demás que de nuestras propias cosas.

Un chico ni alto ni bajo, delgado, en su búsqueda de pistas, cruza su mirada conmigo. Los dos estamos intentando recolocar por enésima vez los pisos del “Empire states” en que hemos convertido nuestras mochilas, y ambos miramos alrededor con disimulo intentando imitar la disposición que han logrado los demás.

Miramos si los demás también, como nosotros, y a pesar del calor, llevan puestas las botas para ahorrar sitio en el petate. De reojo vigilamos los movimientos de aquellos con quienes se supone que tenemos que estar, para no perdernos. Ponemos cara de suficiencia mientras, en nuestro interior, el mayor deseo es el de no parecer un pardillo.

Los novatos miramos a los demás novatos pensando que están más integrados, más cómodos, más preparados que nosotros, y procuramos imitarles. No caemos en la cuenta de que ellos también piensan lo mismo de nosotros.

Sin embargo, yo tengo una ventaja sobre los chavales: Yo conocí a los que terminaron la anterior edición de “Madrid Rumbo al Sur”, y en Dakar, finalizando su aventura, eran chicos seguros, tan endurecidos como sensibilizados, ni mejores ni peores que antes, pero abiertos y sin miedo de hacer el “canelo”, tras muchas cosas pasadas juntos. Eran veteranos. Y yo, aunque los chicos que ahora veo en Las Ventas no lo sepan, sé que sufrirán la misma transformación.

 

El viaje, se me ocurre, va a ser una bonita aventura para ellos. Por fuera… pero sobre todo por dentro.

 

20 AGOSTO, 19:45, Autobús, carretera Andalucía

He dicho a los chicos que iba a escribir las crónicas que sus familias iban a leer en España. Les he pedido que me vengan a contar las historias que quieran que refleje, y también las que no quieren que cuente. Yo me manejaré con el equilibrio.

Ante mi estupor, me han respondido con un aplauso, ¿Simpatía o ironía?

Tanto ellos como yo lo iremos descubriendo.

…………….

Los chicos de mi autobús charlan entre ellos, van conociéndose. Oigo a algunas comentar a Alex, un monitor, que están nerviosas. En una parada un monitor del otro autobús me dice que los suyos han ido cantando. ¿Manifestaciones distintas del nerviosismo?

…………….

Comienzan a circular los primeros apodos entre los chicos. Nosotros, por nuestra parte, decidimos apodar al monitor Pablo, de Cádiz, “cli-cli”, para no confundirle con Pablo, de Pamplona. Primera vez que vamos a remolque de los chavales. Intuyo que no será la última.

…………….

Ya es noche cerrada. Todos sabemos que echaremos en falta las horas que ahora no estamos durmiendo. Pero nuestros nervios hacen que el autobús sea una caja de charlas y de paseos. Muchas de las conversaciones, las que llegan hasta mis oidos, tratan de la preocupación de las familias por su partida. Preocupación que todos consideran injustificada, aunque en las miradas que dejan ver las luces del techo se aprecia el orgullo por acometer un viaje capaz de producir extrañeza en quienes no lo llevan a cabo, un viaje capaz de producir inquietud y curiosidad, un viaje especial. Todos se consideran especiales.

 

21 AGOSTO, 4:40, Málaga

El frenazo del autobús en el semáforo nos despierta, parece que finalmente el cansancio nos había vencido. Por las ventanillas se ve todavía, por las calles casi desiertas, algún grupo de gente joven, ya de retirada desde las zonas de bares.

La voz de Telmo suena en el talkie que lleva Pablo a su lado: “Voy delante, creo que sé cómo se va al puerto”.

Llegamos, efectivamente, al puerto, y aparcamos la caravana de vehículos en una amplia explanada de aparcamiento. Clarea el horizonte.

Los chicos colocan sus esterillas y estrenan sus sacos de dormir, de cara a las grúas portuarias.

Mar, hermana y brazo derecho de Telmo, después de toda la noche en vela turnándose en la conducción de un vehículo con Cuesta, el fotógrafo, saca de una de las pick-up un ordenador, y comienza a montar vídeos. Yo, que tenía ya la esterilla extendida al lado del vehículo, no doy crédito, y, como avergonzado, desisto de dormir y acepto el café que Pablo ha hecho con soluble que llevaba en la mochila. Yo recapitulo mis sensaciones, sentado junto a él, que, inmisericorde, espera la hora de levantar a los chavales para hacer gimnasia. Su espera no durará más de una hora.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

Crónica 20.08.09

 

Ilusión. Mucha ilusión. Ese era el principal sentimiento que inundaba la atmósfera de la plaza de toros de Las Ventas al reunirnos allí el jueves para dar comienzo a aquello que llevábamos esperando tanto tiempo. Madrid Rumbo al Sur ya no era una ilusión sino que se había convertido en un hecho.

Fue curioso vernos integrados en una gran masa verde de esperanza, sobre nuestras espaldas se apreciaba el gran macuto que cuidadosamente habíamos llenado de todas aquellas cosas que pensábamos nos iban a ser útiles y que seguramente al final no utilizaríamos…Pero sin duda lo más importante de ese macuto eran las ganas, la sed de aventuras y de descubrirnos a nosotros mismo.

Así, tras ocho largas horas de recorrido en autobús, llegábamos a Málaga, punto de partida de nuestra aún desconocida aventura.

Finalmente caímos rendidos y sucumbimos al sueño arrullados por el cantar de las gaviotas.

En aquel momento, sólo podíamos saber que en dos cortas horas, la voz de Pablo nos despertaría para hacernos ver que hoy es el primer día del resto de nuestra nueva vida.

 

 

Claudia Rubio Sasaki

Carolina Tello del Rosal

MRS 2009

Crónica 20.08.09

 

DESDE EL BUS.

Nos han agrupado en grupos de once o doce personas.

Nos han dado el cuaderno de viaje, un boli, un par de pegatinas y un marca páginas.

Y nos han dado un autobús para ir a África…

 

Es raro, al llegar no estaba nerviosa, pero ahora sí. Porque a pesar de seguir en Madrid, siento que el viaje ya ha empezado.

Que esta experiencia increíble es real y yo voy a vivirla.

 

 

Ya estábamos de camino a Málaga, no sé exactamente cuánto tiempo ha durado el viaje en bus. Estuvimos jugando a furor, un juego de canciones, aunque me cansé rápido, y decidí que iba a dormir. Intento fallido, porque no fue sino varias conversaciones, un par de paradas después y unas cuantas horas más tarde, cuando conseguí quedarme dormida. Dormí en el lugar más cómodo a mi parecer, el suelo del pasillo del bus, si no tienes en cuenta los pisotones que te dan de vez en cuando.

Me he despertado poco antes de llegar al lugar dónde íbamos a dormir. Estoy deseando descansar y que llegue mañana para seguir con el viaje y conocer un poquito más a los otros chicos que han venido.

 

Nikki Asteinza

MRS 2009

Crónica 20.08.09

 

Acabamos de llegar a Málaga. Son las cinco y tras diez horas de viaje temo que el día que hoy se resiste a acabar se una con el que dará comienzo en apenas unas horas.

En el aparcamiento del puerto los nervios amenazan con dificultarnos el sueño. Por delante tenemos veintidós días de convivencia, esfuerzo y miles de experiencias por vivir que quedarán grabadas para siempre en nuestras retinas.

La inmensidad del desierto que nos aguarda es ínfima frente a nuestra infinita ilusión y nuestras ganas de disfrutar de una oportunidad única. Somos conscientes de ello y quizás por eso hoy hay más ojos abiertos de los que habrá dentro de unas noches, a pesar de que en un abrir y cerrar de ojos tocarán diana y comenzaremos de verdad esta aventura que por seguro nos cambiará nuestras vidas.

Lo dicho, hoy no vamos a dormir…

 

Miguel Ángel Revuelta Ortiz
MRS 2009

Día 2
Oficial123

JORNADA 2

 

21 AGOSTO, 7:00, Puerto de Málaga

“¡Buenos días!”, grita Pablo a la alfombra de sacos. Dos minutos para recoger los bultos, y los chicos siguen, medio dormidos, los ejercicios que les marca. Los más dormidos, o los menos duchos, han de repetirlos a su lado. El resto del equipo, con aparente lentitud, se activa. León y su equipo graban en vídeo, Cuesta hace fotos, los demás preparan los vehículos. La gimnasia termina en 20 minutos. Hoy, al no haber lugar para ducharse, no toca correr. Habrá días más duros.

Tras los ejercicios, mochilas a los autobuses y a desayunar.

 

21 AGOSTO, 11:00, ferry a Melilla

Es curioso. Los marroquíes y nosotros viajamos en la misma dirección y en el mismo sentido. Y, sin embargo, nosotros vamos y ellos vuelven. Lo distinto puede ir por el mismo camino.

…………….

Los chicos se reparten por las butacas y las sillas. Hay cuatro horas por delante para iniciar de verdad el periplo africano. Y el cansancio ya se nota. Oigo a uno de ellos exclamar: “¡Y lo que queda!”

Los aspectos ya no son tan impolutos como lo eran ayer. Y lo que queda.

…………….

Aguas internacionales. ¿O no? ¿Quién es extranjero?

……………

Inevitablemente, a pesar del cansancio, de los traslados, de las relaciones personales, la primera preocupación de todos es la higiene. Ir al baño puede ser imposible en cualquier momento. Por ahora no ha sido un bien escaso, y todos aprovechamos cuando podemos. El barco no es una excepción.

……………

Las partidas de cartas y las risas alternan con los cuerpos dormidos en el suelo. A pesar de que todavía seguimos casi de excursión, el querer, a veces, ya no es sinónimo de poder.

 

21 AGOSTO, 15:00. Melilla, comida.

Los últimos de los chicos que salían del ferry oían los aplausos de los primeros de la fila al pasar por delante del restaurante del puerto donde la Ciudad Autónoma nos había preparado una comida de recibimiento. Paella, carne con patatas y helado. Lo duro sigue agazapado, dejando que nos confiemos.

 

21 AGOSTO, 16:30, Melilla, visita guiada.

Tres guías dirigen por separado a tres grupos de MRS por Melilla la Vieja. El lienzo del mar y el Lienzo de la Tierra, la Puerta de Santiago, el gigantesco aljibe cuya agua era depurada por las voraces anguilas…

El guía de mi grupo, Juanjo, voluntarioso experto, micrófono en boca y altavoz en ristre, extiende su guía por la Melilla del Modernismo, del Art Déco y del Historicismo. De paso trepidante, este hombre de mediana edad logra que muchos de los jóvenes hagan la goma y se descuelguen del grupo. Este Eddy Mercx del melillismo militante y orgulloso se hace fotos de grupo en los mejores rincones a los que nos desplaza.

………………….

 

Un chaval melillense, atónito, nos ve pasar, lee en nuestras camisetas y nos grita: “¡Madrid Rumbo al Sur!¡Pero si esto es el norte!”.

Irrefutable. El relativismo sin contestación.

……………………

Termina la tournée con la unión de los tres grupos en la Plaza de España, frente al Casino Militar y el Ayuntamiento.

 

21 AGOSTO, 20:30, recepción Ayuntamiento.

Como en metáfora poco sutil, nuestra fase “fácil” del viaje termina con recepción en el salón del Ayuntamiento. El responsable del Patronato de Turismo renueva su hospitalidad iniciada con la importante comida y nos ofrece un discurso muy amable. Telmo, ejerciendo una vez más de navarro, responde escueto pero sentido.

A la salida del breve acto, bolsa con regalo para todos. Una pequeña “Guía del modernismo”, cuelgabolsos, y bolsita de terciopelo con alfiler de corbata, pin e imperdible.

Último destello de lujo propuesto por el espíritu de los días que nos quedan, que vuelve a retrasar gozosamente sus penurias.

 

21 AGOSTO, 22:30, Fuerte de Rostrogordo

Reconozco que el día termina también amable. El fuerte de Rostrogordo, antigua instalación militar a las afueras de Melilla, es ahora un centro de ocio y deporte, con una carpa-restaurante en la que cenamos brocheta, salchichas y patatas fritas.

Pero no piensen que los chicos están aquí de turismo.

Ana, enfermera, me comenta ahora que el día, sin embargo, ha sido agotador por la expectación, la ilusión, que incluso hacen que olvidando el cansancio exprimamos nuestras fuerzas más allá de lo que debiéramos. Cansancio, tensión emocional, ilusión agotadora que me dice recoge de algunas de las chicas.

Más físicas sin embargo son las primeras ampollas.

Mañana toca marcha de 14 kilómetros.

Mañana entramos en el África del mapa político. Nos espera Marruecos.

Ahora, después de cenar, el equipo se presentará oficialmente a los chavales. Cada uno de nosotros explicaremos nuestra labor, todavía a veces nos miramos de reojo sin saber bien quienes somos.

Roberto, periodista de El Mundo, y yo, en nuestro improvisado despacho, terminamos apresuradamente nuestras respectivas crónicas. Ambos creemos que nos copiamos las ideas, claro, somos periodistas.

Pablo, jefe de monitores, nos brama que salgamos, que nos esperan.

Uno por uno, Telmo nos va presentando, delante de los chicos, sentados en una amplia rampa.

Todos somos aplaudidos y vitoreados, sin excepción, y todos acabamos pensando que nos han vitoreado menos que a los demás.

Tras las presentaciones, Pablo y los monitores se quedan con los chicos para realizarles puntualizaciones, correcciones, leerles la cartilla y felicitarles.

Pablo les lleva de manera tan rigurosa pero objetiva que no me extraña que todos los años acaben adorándole.

Los monitores, extensión suya, son, sin embargo, independientes y diferentes.

Mientras intento acabar esta crónica, no puedo dejar de escuchar la charla.

No acabo de escribir hasta que los chavales, rendidos, van a dormir a la parte alta del fuerte.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS

 

Crónica 21.08.09

 

Tras unas cortas pero intensas horas de sueño en el puerto de Málaga, despertamos rápidamente y rebuscamos en nuestras mochilas en busca de las deportivas. Aún es de noche, pero toca ejercicio matutino y damos la bienvenida al amanecer entre flexión y flexión.

Tras un desayuno rápido en el puerto recibimos una pequeña clase de historia en la ciudad portuaria de Málaga, intentando permanecer lo más conscientes posible ante la visión de las cámaras que observan e inmortalizan nuestros actos para que nos podais ver en la web.

Tomamos el ferry, y al llegar a Melilla vamos a un restaurante. Allí nos sirven paella, carne y helado, muy alejado de lo que todos habíamos imaginado al entrar en esta aventura, pero como un presagio de que la buena vida se acaba y la verdadera está por llegar.

Por la tarde soportamos la más calurosa de las visitas culturales por la ciudad antigua de Melilla, no obstante intentamos aprovecharla como parte de nuestra aventura.

Tomamos nuestros ya queridos autobuses, nuestra móvil e improvisada casa de viaje, y nos dirigimos al antiguo Fuerte de Rostrogordo de Melilla, dónde colocamos nuestros sacos y esterillas listos para la verdadera aventura africana que nos espera en nuestro próximo despertar.

 

Daniel Roselló Rubio

MRS 2009

Crónica 21.08.09

 

Hoy un día muy especial para todos, el primero cargado de entusiasmo, ilusiones y ganas de aprender, compartir, disfrutar y vivir nuevas sensaciones.

Agotados por el viaje nocturno y a ritmo de comboy (80 km/h) aproximadamente, llegábamos a Málaga los seis todoterrenos, el camión, el de bomberos y los dos autobuses.

Al abrir el ojo desde el parking del Puerto de Málaga, aproximadamente a las 7.45h, lo primero en ver a través de los bajos del todoterreno que me protegía del frío ha sido a los chicos haciendo deporte, ¡no faltaba ninguno¡, el suelo perfectamente recogido de sacos y mochilas y disciplinados en la primera tarea de la mañana, ¿sería todo el día así?

Desayuno con hambre, visita al Anfiteatro y embarque en el ferry que nos traería a Melilla.

Málaga, una ciudad en feria abría sus ojos a primera hora de la mañana con expectación ante los numerosos jóvenes que recorrían su casco histórico uniformados. .¡Yo soy de Madrid¡ me dijo una señora muy agradable que me encontré en la Catedral, me dio la impresión de que quería apoyar nuestra actividad a realizar; un poco antes me preguntó un Policía Municipal que quienes éramos, yo creo que hemos levantado expectación.

 

Melilla, una ciudad de alrededor de 65.000 habitantes, con cuatro culturas religiosas y con un calor y una humedad fuerte, recibía con sus mejores disposiciones a Madrid Rumbo al Sur.

Ya llegábamos y nos esperaba una comida riquísima y una visita con todos los detalles y unos guías expertos de la Ciudad de Melilla. Todo esto acababa con la recepción oficial en el Ayuntamiento por parte del Viceconsejero de Turismo de Melilla ¡con regalo incluido¡ La Comunidad de Madrid y la Ciudad Autónoma de Melilla compartimos el interés en la Cooperación y el Desarrollo. ¡Gracias por toda vuestra atención¡

Son las 0.51h, casi todo el mundo duerme y los encargados de los medios de comunicación trabajan para tener todo a punto para el día de mañana. Las familias de los chicos siguen nuestros pasos en la web y hay que reflejarlo ¡ todo¡

 

Ana Fernández-Crehuet.

Enfermera MRS

 

Crónica 21.08.09

 

¿Alguna vez os han despertado a las siete de la mañana y os habéis dado cuenta de que estáis en un parking del puerto de Málaga? Pues esa es la sensación que tienen los cien jóvenes de Madrid Rumbo Al Sur a las pocas horas de empezar el viaje.

Es curioso lo confortable que resulta un suelo duro de aparcamiento cuando uno está cansado. Se amanece con energía; y si no es el caso con la media hora de ejercicio, entre flexiones y estiramientos, dan ganas de tomar un buen desayuno e ir a la aventura.

También puede sorprender la cantidad de cosas que se pueden hacer en un día. Todos pensamos por la noche que parecía que hacía ya varios días que habíamos visitado Málaga, cogido un ferry, llegado a África, visitado Melilla, y subido en los autobuses hasta el Fuerte de Rostrogordo dónde Telmo procedió a la presentación de todo el equipo azul, monitores, profesores etc… Tal vez alguien se ha quedado con todos los nombres y las caras del equipo, aunque lo dudo bastante.

 

 

Nicolás Aguilera Velasco
MRS 2009

 

Día 3
Oficial123

JORNADA 3

 

22 AGOSTO, 7:00, Rostrogordo

Pablo despierta a los chicos, y les advierte de que los días que toca carrera, el que se canse puede bajar el ritmo, pero nunca pararse. La teoría del movimiento continuo.

Desde el saco les vemos partir al trote.

La gente de material, los bomberos… ya están en pie, recogiendo sus cosas. Obligación moral de levantarme y hacer lo propio. Para cuando tengo la mochila resuelta llega Pablo con los primeros.

Los últimos, acompañados por otro monitor, tardan un rato. A juzgar por el goteo de rezagados, se acabó la broma. Pero llegan corriendo, hay orgullo.

De regalo, la ducha. Las toallas al hombro de los chicos dan un “vis” piscinero contradictorio con sus estampas sudorosas y sus rostros enrojecidos.

 

22 AGOSTO, 10:45, Base de Regulares Alfonso XIII

En Melilla, es la base que acantona a los famosos Regulares, fuerza en principio formada por autóctonos, aunque ahora, por lo que hemos visto, está fuertemente españolizada. En el cuartel medio vacío –muchos de sus efectivos se encuentran fuera- nos recibe un militar con el tradicional “tarbush”, tocado militar similar al fez de los norteafricanos.

…………….

À la mode. Uno de los mandos que nos reciben, nos dice: “Estamos deseando que nos pongan uniformes como los vuestros”. Ante nuestra sorpresa, se explica: “Sí, a los soldados franceses les visten con pantalón corto y camiseta”. No sólo vamos a la moda. Vamos a la moda de París.

……………..

 

Los militares parecen especialmente satisfechos con nuestra llegada a su base. El histórico Cuerpo de Regulares es el más laureado del ejército español, y, sin embargo, no parecen recibir muchas visitas.

Nos cuentan, con el escenario de su “Salón de Honor” y sus instalaciones, sus hazañas ligadas a la Historia de España, su nacimiento tras la Semana Trágica de Barcelona que siguió al episodio del “Barranco del lobo”, nos hablan de Chafarinas, de Alhucemas, de la casa de Medina Sidonia, de las misiones en Bosnia, y de las distintas labores que realizan.

Parecen agradecer nuestra atención con una comida abundante en el comedor.

Es su manera de invitarnos a su 100 cumpleaños. En 1909 Alfonso XIII creó este cuerpo.

……………..

Tras la comida, es inevitable la dispersión de los chicos por la base. La búsqueda de un aseo, de una botella de agua o de una corriente de aire les extiende como en un centrifugado por todas las dependencias: Residencias, oficinas, salones…

Los soldados (Casi el 25% mujeres) miran en silencio. Es quizás la única vez en la centenaria historia de los Regulares que no oponen resistencia.

Saben que, una vez dentro, podríamos tomar rápidamente la base.

Y se rinden pensativos al ingenuo ímpetu del grupo.

 

22 AGOSTO, 15:25, paso fronterizo de la carretera de Nador.

El comienzo “de facto” del viaje no lo marca una fecha, ni una hora, ni una línea en el suelo, ni una orden, ni una luz, ni un punto kilométrico.

El inicio del viaje ha tenido lugar exactamente en el momento en que en el autobús se ha escuchado el grito de alegría de los chicos, que se dan cuenta de que llegamos a la frontera.

Ellos saben que lo anterior ha sido un aperitivo.

Y ellos han decidido que lo bueno empieza ahora.

…………………………………..

Atasco en el paso fronterizo. Inscrita en la parte trasera de una furgoneta marroquí, en francés, la frase “Gracias a Dios, todo pasa”. ¿Filosofía nacional, esencia racial, resignación histórica, o, simplemente, muchos atascos a sus espaldas?

…………………………..

La chica del otro lado del pasillo del autobús pasa el tiempo arreglándose y pintándose con ayuda de un espejito. Cuando termina, guarda su material, dispone hábilmente sus bultos y, cual avezada aventurera, se tapa la cara con el gorro y se duerme para ahorrar fuerzas necesarias.

Sus contrastes buscan espacio.

 

22 AGOSTO, 19:00 hora local, 2 horas más en Madrid. Peñón de Vélez De La Gomera.

 

Unos 150 kilómetros al oeste de Melilla, los autobuses nos dejan a la entrada de una pista de piedra y grava que, tras de 14 kilómetros de cuestas entre las estribaciones costeras, lleva a la playa de Bades, frente al Peñón de Vélez de La Gomera, nuestro destino de hoy. Una larga fila de chicos con mochilas, acompañados por sus monitores, serpentea por un camino que se difumina con la desaparición paulatina de la luz.

Las rozaduras, las ampollas, hacen sus primeros efectos. Monitores esperan a chicos rezagados, el grupo se fragmenta. Las linternas frontales comienzan a encenderse a medida que se hace de noche. Los montes se perfilan contra la tenue y última claridad del cielo.

La luna creciente cuya fase ha decidido que hoy sea primer día de Ramadán, se aprecia con claridad.

Los todoterreno van y vuelven con los chicos que no pueden seguir la marcha.

Becares, de El Mundo, y yo, acompañados por Loreto, una de las chicas de años anteriores que se ha ganado repetir esta edición, superamos grupitos de jóvenes con los que vamos charlando. Nos hemos decidido a llegar, con nuestras mochilas, sin recurrir a los vehículos. Y contra toda previsión, parece que lo vamos a lograr.

……………………

La felicidad simple. Tenía mucha sed, y pasó la furgoneta de Cuesta, el fotógrafo, que me dio agua. Tan sencillo. Tan espectacular. Tan maravilloso. He repartido con chicos que pasaban lo que me quedaba de la botella. Felicidad.

……………………

Rescatadores inversos. A 500 metros de la playa el camión de los bomberos llega hasta nosotros, atestado de los últimos caminantes, a los que acerca a la playa para ganar tiempo. Nos dicen que subamos donde podamos, y frustrados por no poder completar la hazaña de llegar andando, Becares y yo, con Loreto animándonos pacientemente, nos subimos al transporte.

…………………….

Cena de Ramadán. Las mujeres marroquíes participantes en los proyectos que, cerca, lleva a cabo la ONG Movimiento por la Paz, el Desarme y la Liberación, nos ofrecen en la playa una cena a base de Jarira, la contundente sopa que supone el primer argumento alimenticio tras el ayuno, dulces elaborados por ellas, e higos.

……………………

Tras la cena, Pedro, el astrónomo, ofrece la primera conferencia del programa académico de MRS’09.

Las estrellas a las que se refiere iluminan a Marruecos y a España por igual, a pesar de la kafkiana situación fronteriza del Peñón: Una cuerda divide por la mitad los escasos metros de acumulación de arena que le unen a la costa. De un lado, vemos la luz de la caseta de la guardia de fronteras marroquí. De otro lado, las luces de la guarnición española del Peñón. Mucha vigilancia para el nulo tránsito en una frontera que marruecos no reconoce.

Las estrellas, no obstante, siguen ahí para todos, incluída la cuerda de separación.

Incluídos todos nosotros que, rendidos, dormimos en la playa bajo ellas.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS2009

 

Crónica 22.08.09

 

Podría decirse que hoy hemos empezado ‘’de verdad’’ con lo que soñamos desde hace tiempo. Hasta ayer, muchos de nosotros estábamos desconcertados por las comodidades del viaje.

Por la noche Telmo nos hizo una descripción del viaje. Vamos a ayudar a reconstruir una presa, a colaborar limpiando playas,… Emocionados, con nuevas fuerzas, con ‘’un poquito’’ de ejercicio y una maravillosa ducha de treinta segundos hemos comenzado este nuevo día. ¡Parece que llevemos meses de expedición!

Hemos pasado la mañana en los cuarteles del ejército donde nos han instruído un poco en materia militar y en las acciones y maniobras que el Ejército Español lleva a cabo.

En la frontera a Marruecos, como si de una película se tratase, fuimos testigos de algunos conflictos callejeros. Gracias a Dios (y a los cursos de formación de MRS) creo que la mayoría de nosotros viene dispuesto a abrir los ojos a todos los secretos que Marruecos oculta tras ese velo de prejuicio que concuerda con lo que hemos visto en la aduana.

Tras una dura marcha y el último trayecto en el camión de bomberos nos encontramos en una playa marroquí observando el Peñón de Vélez de la Gomera. En estos lugares tan preciosos, al acabar un día agotador, creo no ser la única que echa de menos a la gente que quiere.

Desde aquí os mandamos un besazo y que sepan que a pesar de estar agotados estamos encantados.

 

Ana Pujol
MRS 2009

 

Crónica 22.08.09

 

Hoy hemos empezado a sentir el verdadero Madrid rumbo al Sur a las 7 de la mañana Pablo nos ha levantado para hacer el deporte diario, 23 minutos corriendo. Aunque no llevamos muchos días aquí nos hemos podido duchar y lo hemos agradecido muchísimo. Mas tarde nos montamos en el autobús, tras varias horas divisamos la frontera de Melilla con Marruecos y aunque la salida del viaje fue el veinte hoy nos hemos ilusionado al cruzarla. Al pasar la frontera, percibimos un gran cambio tanto en las casas como en la gente.

Tan solo a unos metros de distancia, separaban dos culturas diferentes por una simple valla. Ya sentimos Marruecos.

Bajamos del autobús y empezamos una marcha de catorce kilómetros hasta la playa de Alhucemas. Esto es precioso, lo apreciamos aunque sea de noche. La marcha ha sido llevadera, estamos conociéndonos todos, aunque algunos han tenido que montarse en coche, pero nosotras hemos aguantado hasta el final.

Tenemos ganas de que llegue el día de mañana, para poder ver a la luz del día este paisaje de Marruecos, un país cercano a España y a la vez tan diferente.

¡Comienza la aventura!

 

Carmen Rodríguez-Arias

Marina Polo

MRS 2009

 

Crónica 22.08.09

 

Que vierais. Que vierais y sintierais.

Tras el día de hoy daría lo que fuera por que vierais lo que yo estoy guardando e inmortalizando en mi memoria y, por otro lado, que sintierais, con la fuerza con la que todos aquí lo hacemos, la presencia de África, su magia, sus colores y sus calles llenas de vida.

Daría cualquier cosa por meteros en un hueco de mi retina para que pudierais observar por la ventana del autobús la movilidad y el ritmo de este continente, porque sé que cuando vuelva no habrá palabras para describirlo, ni explicación posible para deciros como ha sido el viaje. Esto hay que vivirlo. Es algo único e irrepetible que al igual que ya me marcó el año pasado, este año lo está haciendo, y sé que me volvería a marcar cuantas veces viniera en un futuro a África.

África es como un insecto que va creciendo en ti. La primera vez que pisas África y te enamoras de sus gentes, su hospitalidad y de su cultura, crece una larva. Poco a poco, con el paso del tiempo, esa larva se transformará en insecto adulto. Sola y únicamente gracias a la alegría de volver, ese insecto desarrolla alas.

Alas que permiten volar a todos aquellos que dan su vida y trabajan duramente por el desarrollo de África.

Hoy la frontera ha impactado muchísimo a todos. Es increíble que tras escasos metros; una tapia y unos alambres y un control policial cambie tanto el panorama. El contraste es inimaginable. Pronto todos los expedicionarios han abierto los ojos más que nunca, muy atentos y alucinados. Madrid Rumbo al Sur ha llegado a Marruecos.

Diversidad, puro colorido, sabores y paisajes.

Me desperté bajo el cielo de Melilla, caminé bajo el cielo de Marruecos y me acostaré escuchando el susurro de las olas de mar en esta playa , bajo el cielo de Alhucemas…

Pero al fin y al cabo todos estamos bajo el mismo cielo.

Para reunirnos sólo hace falta echar un vistazo hacia arriba y mirar la luna.

No importa la distancia…

 

Lo cierto es que mañana despertaré aquí de nuevo.

Despertaré de mis sueños para entrar en otro.

 

 

Rocío Simón Martínez

Ganadora del Concurso Cuaderno de Viaje de la Expedición MRS 2008.

 

Día 4
Oficial123

JORNADA 4

 

23 AGOSTO, 5:15, hora local. Playa de Bades, frente a Peñón de Vélez De La Gomera.

Pablo despierta a los chicos. Es muy temprano, pero me comenta que prefiere seguir el horario solar, que en Madrid marca las 7:15.

La gimnasia frente al mar forma un cuadro hermoso. Para algunos de los participantes, no es menos hermoso que hoy, jornada de caminatas, no haya carrera continua.

……………………………..

Tras la gimnasia, desbandada hacia el agua. Comparten mediterráneo delfines, gaviotas, gritos, salpicones… La guardia del puesto fronterizo de Marruecos y la del puesto español unidas por el estupor. Todo une.

……………………………..

Tras el baño, Gabi, Gonzalo, Carlos… adustos, rudos y estrictamente profesionales, se convierten en ángeles de plumas verdes que nos regalan con maná en forma de hogaza, tomate, aceite y café o chocolate.

Tan perfecta es la sensación de lujo que escucho preguntas de los chavales que van pasando, del estilo de “¿Hay bollos?”, “¿Es Cola-Cao o Nesquick?”, “¿Hay cucharillas?”. Escucho estas preguntas hasta que me las ocultan las carcajadas de los ángeles de plumas verdes.

…………………………….

Aprendizaje práctico: Los chicos aprenden cómo se limpia una playa… limpiando la playa.

50 chicos en una línea horizontal, hombro con hombro, y otros 50, espalda con espalda a los primeros, en sentido contrario.

A la voz de ya, guiados por sus monitores, peinan en ambas direcciones la pedregosa superficie, mientras uno por hilera corre bolsa de basura en ristre.

Me cuentan luego que han encontrado pomos de puerta, zapatos… Los campeones, sin embargo, son unos que han hallado… ¡Una portería de fútbol!

…………………………..

El espejo.

Con el catalejo de Ricardo, el biólogo, miramos delfines, miramos aves… más a la izquierda topamos en nuestra observación con el puesto marroquí. Nos reflejamos en el cristal de sus prismáticos. Nos miran también.

Podemos ver al vigilante con todo detalle. Por un momento, tan cerquita… pero tan lejos. Podemos vernos el negro de las uñas, pero no podemos cruzar palabra.

Es tan fácil considerarlo una metáfora de algo, que me niego a hacerlo.

………………………….

Intimidad relativa.

La intimidad para ir al lavabo ya no existe por la sencilla razón de que ya no hay lavabo. La zona tras los setos y ramas que delimitan la playa parece suficiente sustitutivo, no obstante, de la tan preciada soledad.

Y si no lo es, todos de manera tácita la aceptamos, y miramos hacia otro lado.

………………………..

Asenjo es un hombre extraordinario, aunque sea en su acepción de “poco habitual”. Tendrá más de 70 años. Nacido en Melilla, ha vivido en Sidi Ifni en su período español, y se ha convertido en su cronista.

Autoeditor de sus escritos, es hombre de voz tan firme como su risa. Vencedor de una grave enfermedad, ha resurgido tras ella y retar de nuevo y con más firmeza a la vida, a la muerte, y a lo que se le ponga por delante.

Ahora mismo se interesa, con el torso desnudo, moreno y curtido, por el motor de un vehículo. Más adelante nos enseñará todo sobre el Marruecos colonial español.

Hasta entonces, no habrá dejado de impartirnos otras lecciones.

 

23 AGOSTO, 11:10, Morabito de Bades.

Miembros de la ONG Movimiento por la Paz, el Desarme y la Liberación, nos llevan andando al Morabito cercano. El Morabito es una construcción que aloja a algún reverenciado hombre santo, al que se solicitan favores.

A esta visita seguirán, en diferentes lugares de la zona, la conferencia de los responsables del Parque Nacional de Alhucemas, la visita a las minas que una empresa catalana explotó desde 1936 hasta 1965…

……………………….

El desplazamiento.

La expedición se desplaza de lugar en lugar por pistas pedregosas y polvorientas similares a las que nos trajeron aquí.

Los todoterrenos y el camión de los bomberos van y vuelven, atestados de la gente que van recogiendo. Parecen trenes en la india. Es buena y novedosa experiencia para los chavales (Y para mí) viajar colgado en el estribo de una pick-up dando botes por una pista, pero en muchos puede el humano orgullo, y preferimos seguir andando, para alcanzar el inútil placer de ser de los que más sufren. El placer de ser el que puede decir que peor lo ha pasado.

Puede que estemos cambiando aquí nuestra corteza, pero el interior seguirá siendo maravillosa y decididamente humano.

………………………..

El paisaje.

El implacable sol de mediodía es el marco en el que mejor luce la crudeza inhóspita de los riscos, cortados en gargantas, machacados con el hacha consecutiva de los Dioses de consecutivas religiones.

Tan poderoso es el reflejo sin misericordia de la luz que las sombras huyen y se refugian en las numerosas cuevas que horadan las penitentes y castigadas peñas de las laderas.

……………………..

Los tres días pasados juntos van limando las fronteras personales entre los chicos y el resto del equipo, aunque todavía convive el recién nacido conocimiento con las preconcebidas imágenes iniciales que nos hemos formado unos de otros.

Sorprende, en este testadio inicial, lo equivocados que podemos estar: Hoy uno de los chicos me ha pedido que le cuente cosas de las guerras que he cubierto como periodista.

No he tenido reflejos para hablarle de Beirut, El Salvador, o Afganistán, y le he dicho que a quien busca es a Cuesta, el fotógrafo, que sí que tiene interesantes historias que yo he tenido alguna vez el placer de escuchar.

 

23 AGOSTO, 18:30, Playa de Bades.

La marea nos arrastra al interior.

El final de la tarde convertimos la playa de cantos en una concurrida playa de jóvenes chapoteando. Como ocurre en los baños de mar, sin darnos cuenta la corriente nos arrastra.

Es la corriente del tiempo, que nos arrastra hacia el interior del país, hacia el Atlas y el Sáhara. Pero nosotros todavía vemos nuestras toallas enfrente, en la arena, y no pensamos en mañana. Más allá del horizonte sólo vemos el paramotor traqueteante de Sancho, que saca fotografías desde el aire.

Y en las fotos sonreimos.

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

 

Crónica 23.08.09

 

A pesar del generalizado cansancio tras la nocturna marcha de ayer, hemos acudido al amanecer a nuestra cita diaria con el ejercicio. Después, nos hemos bañado en las frías aguas del mediterráneo frente al Peñón de Vélez.

 

Tras un reponedor desayuno, hemos comenzado con la limpieza de la playa. La experiencia nos ha hecho reflexionar sobre la falta de concienciación del pueblo marroquí acerca de su necesidad de cuidar de su riqueza natural.

 

Una vez acabada nuestra primera experiencia de cooperación durante este viaje seguida de una breve presentación de los proyectos que realizan la MPDL (Movimiento por la Paz, Desarme y Libertad) la ONG con la que convivimos durante nuestra estancia en la región de Alhucemas.

 

Después hemos emprendido una marcha hacia un centro de interpretación situado en mitad del Parque Natural. Allí, hemos comido y nos han hablado acerca de la extensión, flora y fauna del parque; y las dificultades con las que la ONG se encuentra para mantenerlo.

 

Visitamos una mina de plomo inactiva desde hace cuarenta años. Allí, nos ha recibido un lugareño que trabajó durante más de una década extrayendo el preciado metal de las entrañas de la tierra. A sus ochenta y cuatro nos ha sorprendido a todos su increíble ilusión y vitalidad reflejada en sus ojos al relatarnos su historia.

 

Al llegar al campamento nos hemos divido en grupos para realizar distintas actividades: buceo, fútbol, o incluso pasear en una tradicional barca de pesca de la zona.

 

Al caer la noche y reflexionar sobre la jornada nos damos cuenta que ya ha comenzado realmente la aventura.

 

Carlos Dapena

Víctor Martínez

Helena Rubio

MRS 2009

 

Crónica 23.08.09

 

Madrid. Málaga. Melilla. Marruecos. Es ahora cuando, realmente, empieza el viaje que todos estábamos esperando. Después de haber pasado dos días en España disfrutando los privilegios que pueden ofrecer un país como el nuestro, comenzamos a tomar conciencia de las dificultades y problemas a los que se enfrentan países, que, a pesar de estar tan cerca de nosotros, mantienes una distancia abismal en cuanto a las necesidades básicas del ser humano.

Un simple trago de agua, una comida que nunca hubiésemos probado, siento ahora mejor que nunca.

Del mismo modo, hoy hemos podido tomar contacto con nuestra primera tarea de cooperación, limpiando una playa completa de desperdicios y hemos también tenido el placer de visitar uno de los proyectos más importantes de la Comunidad de Madrid en Marruecos, relacionado con la preservación del Parque Natural de Alhucemas.

Es ahora cuando comenzamos a sentir el crepitar de un fuego que poco a poco nos acerca cada vez más a África, la aventura acaba de comenzar…

 

Miguel Ángel Chamorro

Sara Corral Álvarez

Cristina Collado

MRS 2009

 

Crónica 23.08.09

 

En este día tan especial sólo me arrepiento de no poder compartir todo lo que estoy viviendo en estos momentos con esas personas que no están aquí. Quizás hoy ha sido mi día más especial al contemplar el atardecer junto al mar, darme cuenta que mi viaje ya ha comenzado y que estoy en África.

Lo vivido hasta el momento no se puede definir y eso que todo acaba de empezar rodeado de un excelente ambiente.

Hoy contemplamos la isla española de Vélez de la Gomera y, sinceramente, con ello me siento más cerca de allí. Ha sido mágico y escribe una página más en nuestro diario.

Aunque al principio te sientas solo sabes que marca tu vida y estás ansioso por ver nuevos lugares. Así se encuentra la expedición con ansiedad de visitar nuevos lugares.

Intentamos disfrutar de cada momento como si fuera el último porque sabemos que se nos va a pasar rápido.

En conclusión, sólo tres días de viaje nos han llegado muy hondo y esperemos que eso continúe…

Siento cosas que nunca he sentido. Cada momento es único y noto que el viaje me va a cambiar. Me quedo embobado frente a las nuevas imágenes que vemos porque todo es muy diferente. Los atardeceres, las calles llenas de gente…

Aquí te das cuenta de que la “burbuja” en la que vivimos en Madrid no lo es todo, supongo que será porque cuando ves una sonrisa de un niño, o un paisaje precioso la vida te cambia y tan sólo quieres compartirlo con los demás.

Con todos estos pensamientos y emociones me estoy dando cuenta y valorando de verdad lo que tengo, se trata de una sensación única y que quiero seguir sintiendo.

 

Rodrigo Sánchez Sanz

MRS 2009

 

Día 5
Oficial123

JORNADA 5

 

24 agosto, 7:30, Bades, marcha hacia los autobuses.

Reirse de uno mismo.

Somos tan vulnerables. Sin nuestro suministro de agua casi continuo estamos muertos. Consciente de ello, Jaime, monitor y responsable del taller de música, mientras camina y el calor aparece ya por la mañana, asusta en broma a los chicos explicándoles cómo por cada litro de sudor, de agua perdida, se espesa la sangre en buena medida. Ellos se ríen, y Jaime también.

…………………..

Pablo y Alexander.

Alexander es uno de los chicos. Buen mozo, de apariencia y actitud en principio indolentes, Pablo le ha dicho ya un par de veces que acelere el paso. Comoquiera que el chico no acelera, Pablo le prohíbe subir a los vehículos que van recogiendo caminantes, y le asegura que no se va a montar en ninguna hasta que lo haga él mismo, dejando claro, por supuesto, que no se va a subir hasta que pase la última.

La marcha continúa en un tira y afloja de puyas. Alexander, a cada vehículo que pasa, pregunta a Pablo si no piensa subirse. Cuando pasa el último vehículo, se suben los últimos y Pablo se sienta al lado del objetivo de su acoso. El chaval bufa.

Durante el camino, hablan del origen, de la familia y de la vida del chico.

Cuando llegamos a los autobuses, donde espera el resto del grupo, Alexander sigue caminando al lado de Pablo.

Aunque en este caso Pablo no se lo había ordenado.

 

24 AGOSTO 2009, en marcha hacia Midelt.

Abandonamos el Rif

Viaje hasta Midelt. Más de 500 kilómetros de convoy (2 autobuses con los chicos, 1 Land Rover y un camión de bomberos, 7 Tata todoterreno y 1 camión de material), en unas 13 horas de viaje. Cifras.

………………………..

El sueño de los justos.

Porque cabemos muy justos en el autobús para poder dormir. Todos nos quitamos las botas dentro y buscamos (Y encontramos) huecos para dormir, bien retorcidos en los asientos, bien directamente en el suelo, en el pasillo. La algarabía de viajes anteriores se ha convertido en silencio adormilado, el impoluto calzado en pies sucios y arados por tiritas y vendas, el neutro aroma a limpieza en olor a cabra, el pudor en pragmatismo.

……………………….

Engañando al hambre.

Es Ramadán y la actividad en las calles de las poblaciones se reduce al mínimo. Veo a mi izquierda, desde el autobús, el “Restaurant Rotterdam”. Las persianas están bajadas, está cerrado. Pero la terraza está atestada, las sillas todas ocupadas y las mesas llenas de alimentos imaginarios.

 

24 AGOSTO, 11:10, Cena en Midelt.

 

Cenamos en un albergue en Midelt, de difícil acceso. De hecho la gente ha de bajarse de uno de los autobuses para que éste pudiera subir una rampa. Mesas bien compuestas y comedores al aire libre. Cus-cus de pollo en abundancia, y fruta.

Como bienvenida, un grupo de músicos toca a un ritmo frenético de percusión, mientras varios de sus paisanos animan a los chicos a salir a bailar al patio. Éstos no se lo piensan. Cena, baile y baños limpios. Lujos antes de la marcha nocturna hasta Tattouine.

A la fiesta normalmente le sigue la marcha hasta bien tarde. En este caso, la marcha dura hasta las 2:30, hora aproximada a la que la mayoría llega a la zona de campamento.

 

Ramón Huarte
Cronista Oficial MRS 2009

Crónica 24.08.09

 

En nuestro quinto día amanecemos con el sonido de las olas y la dulce voz de Pablo con su característico ‘’buenos días, ¡arriba chicos!’’.

Llevamos poco tiempo y las agujetas no paran de incrementarse aunque poco a poco nos acostumbramos al ritmo del viaje, sobretodo si nos libramos de la clase de deporte.

Pronto, como de costumbre, después de un fugaz desayuno, emprendemos una agradable caminata, la que por suerte acaba en nuestros amados pick-ups y camión de bomberos donde nos ajustamos cual piezas de tetris.

Al llegar a los autobuses, y tras realizar la correspondiente organización de las mochilas, nos disponemos a continuar nuestro viaje por este continente rumbo a Midelt.

A la hora del almuerzo, tan esperado, nos disponemos a coger la comida. Al descender por las escalerillas del bus, llegamos a la realidad africana, al calor sofocante del cual estábamos protegidos hasta entonces. Descendimos al salvaje desierto marroquí en el cual azotados por el viento, nos refugiamos en una especie de trinchera, es una zanja de la carretera.

Al llegar a nuestro destino cenaremos en el zoco y posteriormente nos dirigiremos a Tattiouine, lugar donde nos hospedaremos esta noche en las jaimas. Por el camino sólo nos envuelve el paisaje pedregoso y desértico salpicado por pequeños poblados donde nos saludan sorprendidos al igual que nosotros quedamos impresionados de la belleza de sus tierras.

 

 

Ainhara del Pozo e Itziar Diego

MRS 2009

 

Crónica 24.08.09

 

Otro día amanece con el sonido de los gallos. Tras una noche lluviosa, todos nos levantamos cansados, pero contentos. Nuestro sueño sigue adelante.

Hoy hemos pasado un día muy tranquilo, en el que la mayoría del tiempo lo hemos pasado de viaje en el autobús, quitando una corta marcha al principio del día.

Las experiencias se suceden sin parar, y el paisaje cambia al cerrar los ojos.

A pesar del abrumante calor y de que estamos en Ramadán, los marroquíes siguen dedicándonos su sonrisa. Hemos llegado hasta rincones insospechados donde no parece que el hombre haya puesto nunca un pie. Allí hemos parado los autobuses y nos hemos puesto a comer comida militar, para después seguir el rumbo.

Al caer la noche, la media luna nos deslumbra con su belleza, y se convierte en la última razón para mantener los ojos abiertos, así como los juegos en el autobús con los amigos.

Porque cada vez más, MRS 2009 se convierte en una gran familia, en la que todos nos conocemos y nos queremos.

Las risas se hacen hueco entre los bostezos, pero ninguno logra romper el buen ambiente que se respira.

Os dejo ahora, Marruecos me espera.

 

 

Javier Fernández Quevedo

MRS 2009

 

Crónica 24.08.09

 

Ayer por la noche vinieron habitantes del pueblo de Alhucemas para enseñarnos diferentes artes de un país tan lleno de contrastes como es éste. Desde talleres de henna a talleres de reciclaje de plásticos para realizar distintas manualidades. Aunque sin duda lo mejor de la noche fue la cena, que cocinaron entre marroquíes y los expedicionarios de MRS. Nos deleitaron con sardinas a la plancha y pan en ensalada de tomate, pepino y cebolla. Fue una noche interesante y con música de Marruecos para ambientar.

 

El día de hoy lo hemos pasado entero en el autobús, por lo que nos hemos librado del deporte diario para poder llegar a nuestro destino lo antes posible a 520 km. Entre sueños, risas, juegos y conversaciones interesantes sobre temas insospechados con los compañeros. A la hora de comer nos han sorprendido con raciones del ejército español, y aunque fría por no saber como utilizar el infiernillo a la perfección nos ha sabido a gloria. A la llegada a Midelt nos esperaban con una ceremonia de bienvenida y una cena suculenta, un Cuscus con pollo y zanahorias. Al finalizar tomamos rumbo a Tattiouine a 10 km donde acampamos.

 

Silvia Tormenta García Lezcano

 

Día 6
Oficial123

JORNADA 6

 

25 AGOSTO, 7:50, Tattiouine.

El medio aprieta, pero no ahoga.

A 1.800 metros de altura, entre montículos pelados y poblados de piedra partida por los contrastes de temperatura, amanece el campamento. Debajo de unas jaimas, instaladas en el valle entre dos grupos de riscos.

El desolador paisaje, sin embargo, según nos dicen, engaña algo. Midelt, ciudad más importante de la región, es conocida por sus manzanas. En las cercanías hay una presa resto de la presencia francesa. Oculto por montículos de piedra y arena, un riachuelo surgido de la corriente de agua que circula proveniente de la capa freática que se encuentra bajo tierra, corre cristalino. Nos bañamos y lavamos ropa.

El agua, a pesar de nos ser fácilmente visible, no falta, aunque en esta tierra de naturaleza inhóspita, a partir de septiembre, suele caer en forma de riadas a veces devastadoras.

………………….

Prevención.

Los chicos van haciéndose a las circunstancias. Esta mañana, al levantarse, han mirado dentro de las botas por si algún alacrán se hubiera hospedado allí. Y eso que no sabían que por la noche Pablo ya había matado uno que había surgido de debajo de una piedra.

Tras el deporte, visita obligada a las letrinas cavadas a unos buenos 200 metros por los bomberos dirigidos por el curtido Sevillano.

………………..

Retorno al futuro.

En este paisaje sin postes de electricidad ni de teléfono, todo salvo nuestra presencia podría pertenecer a cualquier época pasada. O, quién sabe, futura.

Los chicos ayudan a limpiar un camino de piedras. Comentan que la aldea parece de la prehistoria. La edad de piedra, sin piedras.

………………..

Durante la mañana, los niños conocen la labor humanitaria que realiza en Tattiouine Montse, una religiosa navarra – Lo de Montse es por su padre, catalán, nos aclara- que lleva un buen tiempo dedicada a ayudar, a llevar algo de cielo a este lugar perdido de la mano de Dios.

Según escucho lo que dicen de ella, me da la impresión de que es como el aire del Atlas que sopla fuerte en nuestro campamento, aliviando el calor.

 

25 AGOSTO, 18:00, talleres.

Radio en Tattiouine.

Los chavales se dividen en grupos. Se inician las actividades académicas. Cuadernos de campo, música, historia, taller de radio…

Cansados, bostezantes, no parecen un público muy entusiasta. Sin embargo, tras tres horas de taller de radio en una jaima, nos tienen que avisar para ir a cenar. El taller se ha convertido en un vivo debate sobre cómo hacer el trabajo, sobre la radio y sobre los medios en general. Que tienen ideas y criterio, podía haberlo imaginado. Que tuvieran tantas ganas de ponerlos a funcionar, me ha sorprendido.

No me ha sorprendido menos la buena voluntad de Rafa y Robert, dos chicos ayudantes de los monitores que, tras su trabajo, me ayudan a impartir los aspectos más técnicos, la edición de sonido.

……………………….

 

En primera fila.

Ya circulan dos grabadoras por el grupo. Los chavales buscan cosas que contar. Quieren darles carácter propio, se han repartido por equipos el proceso de elaborar la información, y todos quieren aportar su visión de cómo hay que contarla.

Seguramente ninguno trabaje de ello en un futuro, pero ya son periodistas. Sin las trabas, sin los prejuicios, de los periodistas de profesión. A pelo.

…………………………

Público y actor a la vez.

Comenta un monitor que son los chavales más aplaudidores que han pasado por MRS. Todos los talleres acaban con aplausos. Si hubieran durado más, habrían tenido que salir a saludar ellos mismos, los verdaderos actores.

Ramón Huarte
Cronista Oficial de MRS 2009

 

Crónica 25.08.09

 

“El olvido es la perdición del hombre”. Y es que estamos aquí, en Marruecos, en otro mundo…Conociendo gente nueva, experimentando sensaciones irrepetibles, viviendo experiencias inigualables… ¿Y después qué? ¿Qué habrá después de MRS? Volveremos a nuestro mundo, rodeados de riqueza, de abundancia. Abriremos un grifo y… ¿Dejaremos correr el agua? Porque ahora mismo no se nos ocurre desaprovechar ni un centímetro cúbico. Pero… ¿Será el olvido nuestra perdición? ¿Olvidaremos lo vivido sólo porque nos sobren los recursos?

Este viaje es único y aunque colectivo, personal.

Cada uno de nosotros lo viviremos de un modo, aún viviendo lo mismo.

Mi pregunta es: ¿Tendremos en cuenta en nuestro mundo de ricos las necesidades que aquí existen y cerraremos a tiempo el grifo? Todo es cuestión de esfuerzo y de mantener todo esto en el recuerdo.

Así defino la cooperación.

 

Álvaro Casado
MRS 2009

 

Crónica 25.08.09

 

Hoy ha sido un día especial. Hemos tenido nuestro primer contacto con la gente de un lugar lleno de encanto. Tras abandonar nuestras jaimas, donde pasamos la noche, nos dirigimos a conocer nuestro siguiente proyecto de cooperación que está dirigido por unas monjas franciscanas.

El grupo fue dividido en dos, uno fue el encargado de renovar la presa de la zona.

Entre tanto nosotros nos ocupamos relimpiar las callejuelas, siendo ayudadas por los jóvenes del pueblo. Allí tuvimos el placer de conocer a Arkia (once años) y Kamel (tres años). Ellos derrochaban alegría y felicidad a la vez que gratitud al ver nuestro espíritu solidario y emprendedor.

Al regreso tuvimos por fin unos momentos de relax. Sobre las cinco de la tarde, hora local, comimos. Seguidamente fuimos organizados en pequeños grupos para realizar diversos talleres tales como: radio, música, historia… Ahora saboreamos comida típica berebere mientras reflexionamos acerca de las experiencias vividas durante estos cinco días. Cada vez son más y más intensos.

 

Cristina Viña

Louise Rojas e

Inés Agnieszka Strugata
MRS 2009

 

Crónica 25.08.09

 

-¿Y de qué viven aquí?

– De milagro, han aprendido a sobrevivir con lo que tienen y a vivir felices con muy pocas cosas.

 

Es lo que nos contaba Montserrat Simón Sotés, una monja de Tattiouine, nada más comenzar el día después de una sesión de ejercicio con Pablo y nuestro desayuno habitual. Y la verdad es que lo que dijo resume muy bien lo que hemos visto en el pueblo, hemos ido allí para arreglar los caminos aunque algunos en vez de eso han estado reparando una presa. Hoy ha sido el primer contacto sobre en Tattiouine con la cooperación. Por el pueblo había un montón de niños de todas las edades. Un grupo de chicos nos ha estado siguiendo con curiosidad y en cuanto nos han visto apartar las piedras del camino se han puesto enseguida a hacer lo mismo, y me ha sorprendido un montón el gran empeño que le ponían.

Había también varias niñas cuidando de sus hermanos pequeños. Uno de ellos se ha puesto a llorar y la reacción de su hermana ha sido cogerle en brazos y abrazarle. Es increíble cuando no tienen nada y un simple abrazo o algo de cariño puede calmarles. A pesar de la gran pobreza que se veía sobre todo se transmitía una gran felicidad. Personalmente esto me ha cambiado, ahora todo me da igual. Me da igual el cansancio, me da igual el hambre,…A pesar de todo sigo siendo una privilegiada. Hemos vuelto y hemos tenido tiempo libre para hacer la colada y bañarnos en el río y luego hemos estado rotándonos por grupos para hacer talleres. Luego hemos tomado una cena de Ramadán que nos han preparado unas señoras de aquí y ahora a la vuelta nos toca una clase de astronomía.

 

 

Irene Aspiazu Segovia
MRS 2009

 

Día 7
Oficial1234

JORNADA 7

 

26 AGOSTO, 8:00, comienza marcha a la zona del Circo de Yaffar.

 

El padre y el hijo.

El pastor que nos va a guiar llega a nuestro campamento de Tattiouine cuando todavía los chicos se preparan. Le preguntamos qué significa una gran inscripción en árabe que se aprecia en la ladera de una montaña. Se trata de una loa al actual rey, Mohamed VI. El monarca merece grandes alabanzas por parte del pastor, que nos asegura en un castellano sincopado pero entendible, que ahora puede ir hasta la siguiente población sin que le roben o le asalten. Su opinión sobre el anterior rey, Hassan II, no es la misma. Preguntado sobre cómo eran con él los viajes a la siguiente población, se corta con el dedo la garganta.

……………………..

Costumbres saludables.

Nuestro guía pastor es un hombre que aparenta la cincuentena, moreno, con la cara surcada de arrugas y con un bigote que puentea una eterna sonrisa complaciente. De complexión un pelín gruesa, es fumador empedernido. Aún así, comienza la marcha a buen paso, y su ritmo hace que se produzcan las primeras rupturas en la fila.

………………………

Pausas musicales.

Tras la primera subida, para el grupo para descansar unos minutos. Dos grupos de chicos se retan de manera espontánea a cantar canciones de las que suenan en los 40 Principales. Alex, monitor, chaquetea pasando del grupo donde estaba al otro, que muestra más vigor vocal.

……………………

El impasible durmiente.

Subimos en vehículos para llegar hasta el Circo de Yaffar. Monto en el vetusto pero todavía poderoso Land Rover de bomberos que pilota Sevillano. En la caja de atrás nos apelotonamos 6 personas. Lo abrupto del terreno nos hace dar botes capaces de hacerme chocar la espalda con el techo. Uno de los chicos no ha dejado de dormir ni siquiera cuando su cuerpo flotaba en el aire sin contacto con el coche.

 

26 AGOSTO, 11:00, Circo de Yaffar.

 

Piedra, papel y tijera.

Circo de Yaffar. Mi gps mide 2280 metros de altitud. Las cumbres cercanas, desde el collado en el que paramos, parecen cernirse sobre nosotros. Los colosos del Himalaya deben ser así debajo de sus nieves. Las orgullosas montañas de aquí, sin embargo, también vestirán de blanco buena parte del año. Entre octubre y junio lucirán radiantes.

Roca partida y piedra maltratada por el agua, la nieve y el viento. Si se encontrara buna utilidad práctica a las lascas de piedra, Marruecos sería primera potencia mundial.

……………………

Vitalidad sin vitaminas.

Descendemos por el collado para hacer trekking por esta zona del medio Atlas. La gente que encontramos saluda desde lejos con las manos y continúa saludando hasta mucho después de pasar nosotros a su lado. Gente de apariencia miserable, vestida con ropas sucias y que pide algún tipo de regalo, o de dinero, a los miembros de la expedición que pasamos de camino. De tal manera que algunos niños y alguna mujer nos acompañan durante los bastantes kilómetros más de marcha que nos quedan por delante. Mientras, cansados, miramos al suelo apretando los dientes, ellos corren de arriba a abajo de la columna, hablando, gritando, pidiendo… Sé que sus cuerpos están aclimatados a los más de dos mil metros de altitud, pero ignoraba que su capacidad de insistencia les pudiera llevar a realizar verdaderas proezas físicas.

………………

Descubrimiento crucial.

En estos días de viaje todos hemos ido aprendiendo cosas. De los bomberos de la Comunidad de Madrid, que una vez echada a la cantimplora la pastilla potabilizadora, hay que esperar cierto tiempo antes de beber. De Riquelme, el biólogo, que el dulce de membrillo ayuda a superar los apretones de las tripas.

Pero la enseñanza más importante hasta ahora ha sido algo que nunca hubiera pensado, y que nos ha impactado a todos: El bocadillo de spaghetti con salchicha es delicioso.

Gabi se ha ocupado de cocinar en el collado, y el resultado ha sido sorprendente. El aplauso ha sido unánime. Y Gonzalo, a la hora de servirnos, me ha dado un “extra” de salchicha por haberles dejado el mechero para hacer fuego.

Cuando vuelva a casa repetiré la experiencia.

……………………

El camino está plagado de mojones de piedras acumuladas que no sabemos qué significan. Son señales de algo que no sabemos qué es, advertencias que nos pasan desapercibidas, desvíos hacia lugares que nunca conoceremos.

Como en la vida misma.

……………………

Los últimos de Filipinas.

Desde el collado, los vehículos nos transportan a la mayoría de vuelta al campamento. Los monitores, buenos capitanes, son los últimos en abandonar el barco. Se quedan allí, junto con el equipo de material. El camino de regreso es largo y difícil, es decir, tardarán los vehículos en volver a buscarles. Y seguramente empezará a hacer frío.

Mientras los demás nos hemos bañado felices en el río, quitándonos el polvo que nos cubría, ellos seguían allí.

Ahora mismo, ya de noche, mientras escribo estas líneas, los chicos tocan los tambores con gente del lugar, cantan y ríen.

Y un grupo de monitores todavía queda por regresar.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

 

Crónica 26.08.09

 

El día empezaba con alegría, no había que correr ni hacer ejercicio.

La noche había sido muy fría y rápidamente debíamos comenzar la marcha. Desayunamos y nos pusimos rumbo a un lugar único en el que podíamos contemplar la magia del circo de Jaffar, con sus paisajes rojizos y dorados impregnados por cabras, mulas, caballos, vacas y algún que otro pastor bereber.

Después de comer un curioso bocadillo (de espaguetis con verdura) que supo a gloria volvimos al campamento cerca del pueblo de Tattiouine, dónde tuvimos tiempo para darnos un buen baño en el frío río, y relajarnos un poco.

Se echan de menos familia, amigos y alguna que otra cosa, pero la aventura continúa y momentos increíbles nos acompañan cada segundo.

 

 

Álvaro Montero Casarejos

Mrs 2009

Crónica 26.08.09

 

Nos levantamos a las 6:30. Poco después desayunamos olvidando por hoy el deporte. Preparamos las cosas rápidamente y emprendemos la marcha hacia las montañas.

Hace mucho calor, muchos se quedan atrás, aunque los monitores nos empujan.

Tras dos kilómetros los coches nos recogen aunque algunos se quedan para ir andando.

Tras un largo camino, estos nos llevan tras un pueblo en las montañas dónde tenemos un recibimiento muy acogedor. Les compramos unos botes de queso y continuamos la marcha por un espectacular cañón.

El camino está lleno de cabras que llaman nuestra atención al estar subidas en unos pequeños árboles.

Por fin estamos en la cima dónde nos espera un bocata de espagueti y de postre sandía que sacia nuestra hambre.

Los niños del poblado, mientras tanto, persisten en conseguir comida y muchos de nosotros se la damos.

Ha sido una marcha muy larga, y estamos agotados, por lo que todos volvemos en coche, donde nos espera un frío baño en la presa del campamento y una deliciosa cena de Ramadán que nos preparan las señoras Bereberes de Tattiouine.

 

Guillermo del Moral y Guillermo Martín

MRS 2009

Crónica 26.08.09

 

Hoy hemos hecho una marcha de más de 30 km en unas 7 horas. Me ha gustado mucho porque han sido muchas horas juntos en las que nos hemos conocido mejor.

Hemos ido andando por una garganta, el paisaje era precioso: rojizo, con cabras, alguna casita con su gente y algún pequeño riachuelo.

Hemos comido en el circo del glaciar Jaffar un bocadillo de spaguettis con cebolla, zanahoria, pimiento verde y una salchicha. Es la primera vez que lo como, pero estaba rico. La verdad es que estamos comiendo muy bien.

Al acabar, hemos vuelto al campamento en el coche de los bomberos, y al llegar nos hemos ido al río a ducharnos y lavar la ropa, pero aclarándola fuera del río para no ensuciar el agua con jabón, ya que la gente de aquí bebe esa agua.

Llevo escribiendo casi todos los días en el diario, pero por mucho que me esfuerce, no soy capaz de expresar con palabras lo que siento al ver todo lo que veo. Una sonrisa de un niño, una mirada, un gesto, todo dice tanto pero es imposible explicarlo. Puedo contar lo que veo y lo que hacemos, pero soy incapaz de contar todo lo que siento dentro de mí al ver lo que hemos visto en tan sólo 7 días. Hemos vivido tanto en tan poco tiempo, y aún nos queda tanto…

Todo esto hay que verlo y vivirlo para sentirlo. Todo esto es único y maravilloso. Es como un sueño del que no quiero despertar.

Desde África con mucho cariño

 

Pilar Pastor

MRS 2009

 

 

Crónica 26.08.09

 

Me despierto con la primera luz de la mañana, el canto de los gallos y la llamada a oración. Unos momentos después, Pablo nos levanta con sus gritos de buenos días. Todos empezamos a movernos. Del silencio al ajetreo en un instante.

Desayunamos, arreglamos nuestros bártulos y emprendemos el camino. Nos rodea un paisaje sobrecogedor pero sólo podemos disfrutarlo cuando el exigente camino nos permite apartar la vista de su sendero. Nos recogen los otros coches y algunos continúan la marcha. Llegamos al fin del trayecto y me siento a descansar un rato con un amigo mientras unos cocinan y otros juegan con los locales. El viento de esta región produce una sensación muy agradable, siento tranquilidad en mi interior. Me gustaría saber que siente una pluma al viajar con la brisa. Pero mis reflexiones se ven cortadas por la vuelta a la actividad normal. Hay que volver a ponerse en marcha. Esta ha sido para mi un poco dura (sobre todo cuando se nos ha acabado el agua, que se ha vuelto una tortura). Pero el simple orgullo humano y el afán de superación creo que han sido los causantes de que muchos de nosotros llegáramos arriba, como una fuerza que te obliga a seguir.

Más tarde, después de la comida, volvemos a las jaimas en los coches admirando el paisaje y respirando todo el polvo que se levantaba. Nos duchamos, cenamos.

Me encanta el burro.

Y yo, termino de escribir esto.

Pienso que ha sido muy buen día. Un día de nuestra vida magníficamente invertido.

Seguro habrá muchos más así.

Un saludo,

Roldán.

 

Por cierto, nos ha encantado el burro que hay por aquí cerca.

 

Roldán Ginés.

MRS 2009

 

 

Día 8
Oficial123

JORNADA 8

 

27 AGOSTO, 6:30, Tattiouine

 

Carrera espacial.

Coincido en el desayuno con Pedro, el astrónomo, y le pregunto por su taller de astronomía de anoche. Hablamos de magnitudes estelares, de energía oscura que llena el Universo según las últimas teorías, de las curiosas estrellas dobles… Todo muy interesante, pero lo que más nos ha impresionado a todos ha sido su señalizador láser, que partiendo de su mano llega hasta las constelaciones.

El hombre alcanza las estrellas por 300 euros.

……………..

Poseidón.

Miguel, el bombero, nos llena las cantimploras de agua y nos enseña a potabilizarla. Es el que nos suministra lo esencial. Es el más buscado, es el Dios del agua.

…………….

Foto a la navarra.

Salinos del campamento hacia el corazón del Atlas. Una pick-up para delante de la casa donde la Madre Montse realiza su labor. De la pick-up salen los componentes del clan navarro de MRS. Queremos hacernos una foto con nuestra paisana. Telmo, Mar, Pablo, Alex, Joserra el responsable de telecomunicaciones, y yo, más Jaime, el monitor que nos asegura tener orígenes navarros, seguramente por pertenecer a tan selecta élite, rodeamos a Montse y Cuesta hace las fotos. Las mujeres del poblado completan la estampa.

Hemos tenido que apartar a un burro de los que abundan realizando labores de carga. También quería salir en la foto.

 

27 AGOSTO, 14:00, ruta hacia Imilchil

 

Hacia el corazón del Atlas

Viajamos en los autobuses y los todoterrenos hasta Rich. Allí los chicos bajan de los autobuses y montan en abigarradas furgonetas Mercedes, tipo guaguas, que conducidas por marroquíes nos llevarán por la angosta carretera. Las bacas se llenan con las mochilas, y los asientos se llenan de nosotros. Fuera, un sol capaz de derretir las piedras y moldear las montañas, hace trabajar su martillo.

……………..

Educación vial.

El chófer de nuestra Mercedes 308D es Zaid Haddach (Eso leo en su permiso de conducir, colgado al lado del retrovisor central). Zaid no habla, sólo pita al vehículo que le antecede, para que le deje sitio y adelantarle, levantando la tierra del arcén izquierdo. Zaid hace ésto con una mano, mientras con la otra introduce una nueva cinta de música marroquí en el radiocassette.

Zaid Haddach, que salía el último, pasa muy pronto a liderar la larga caravana.

……………..

El compás del Atlas.

La angosta carretera se va estrechando cada vez más a medida que nos acercamos al corazón del Atlas. Las curvas son más cerradas y abundantes, los picos se ven más cercanos, y se aprecia cierta vegetación, alimentada por algún riachuelo de montaña. Los aproximadamente 20 chicos que viajan en la caja de la Mercedes con sus monitores, duermen en su mayoría. Sus cabezas se mueven de manera coreográfica al compás de los baches, y parecen seguir las estridentes canciones de Zaid.

Ana, la enfermera, y yo, que viajamos en la banqueta del copiloto, velamos previendo el próximo movimiento de nuestro conductor.

 

27 AGOSTO, 18:30, Imilchil.

 

La última parte del trayecto se desarrolla por una especie de altiplano, de meseta de altura. En sus contornos, los dientes de sierra del Atlas con sus picos, perfilados unos tras otros en distintos tonos de grises dependiendo de la distancia a la que se encuentran.

………………….

Primer contacto.

Pilar, una de las chicas que viajan en la furgoneta, me pide que le haga hueco en la parte de adelante, para sacar fotos. Maneja una cámara compacta que, según me explica, es su primera cámara. El viaje ha sido la oportunidad. Le digo que aproveche y se proponga ir avanzando en el mundo de la fotografía. Quién sabe qué nuevas facetas de la personalidad de todos nosotros despertarán a lo largo de estos días.

Minutos después, Pilar y otros compañeros viajan felices en el techo de la furgoneta. Ha olvidado por completo la cámara, pero quizás se haya creado algún zarcillo en su interior que cuando menos se lo espere le recuerde que un día dijo que quería hacer bonitas fotos.

…………….

Lago Isli

En una estribación de las que bordean la altiplanicie, Imilchil. Pasada la población, una pista de tierra nos lleva a un circo entre montañas con un lago en su centro. El lago Isli. El sol se oculta y sólo durante unos instantes podemos vislumbrar lo que semeja un hermosísimo paisaje, de terreno de apariencia volcánica, oscuro y pelado.

A la espera de poder apreciar mejor el lugar mañana, comienza la rutina de montaje de focos, ubicación de la zona de campamento, instalación del generador de electricidad, trabajos de cocina, órdenes y contraórdenes, y pulular de luces frontales, que forman el negativo de los mosquitos: Ellos son puntos negros en la luminosidad de los focos, nosotros somos puntos brillantes en la negrura de la noche. Hermanos villanos de las estrellas, puntos inmóviles de luz en un cielo precioso.

 

Ramón Huarte
Cronista Oficial de MRS 2009

 

Crónica 27.08.09

 

Hoy hemos amanecido a las 5.45 horas. El despertar ha sido un poco brusco ya que hemos corrido 4 km con Pablo dirigiendo, pero nos ha servido para despertarnos y espabilarnos.

Hemos desaparecido y hemos recogido todo de las jaimas, nos ha dado pena despedirnos de los nómadas dado lo bien que nos han tratado durante nuestra estancia allí, pero debíamos seguir nuestro camino.

Tras la marcha de vuelta pasando por Tattiouine llegamos por fin a los autobuses para dirigirnos a los lagos Tisli e Isli. Durante el trayecto nos hemos parado en el Monasterio de Notredame de Atlas donde el Hermano José Luis, monje cisterciense, nos ha dado una charla.

Hemos continuado el viaje hasta llegar a una gasolinera donde nos hemos montado en unas furgonetas en grupos de veinte ya que la carretera no estaba en condiciones. Una hora más tarde hemos parado a comer y hemos seguido un par de horas más hasta llegar a los lagos. Allí hemos acampado preparados para dormir.

Malamine, nuestro profesor de historia, nos ha contado un poco de historia sobre los lagos y hemos visto una película (Hotel Ruwanda).

 

 

Gloria Figaredo

María Hornedo

MRS2009

 

Crónica 27.08.09

 

 

-¡Arriba! ¡A despertarse!

Son las seis menos cuarto de la mañana, hora de despertarse con la dulce voz de Pablo, que nos llama para hacer el estimulante y tan valorado deporte matinal. Esta noche hemos pasado bastante frío dentro de la jaima, pero es nuestro último día en compañía de los nómadas bereberes y debemos levantar el campamento.

Hoy hace una semana que comenzamos la expedición, y ya empieza a notarlo el cansancio, aunque el principio parecía ser más duro…pero nos acostumbramos a todo.

Después de recoger todo salimos de Tattiouine, tras un pequeño caos con los macutos. Empezamos a reunirnos todos los expedicionarios y encontrarnos con nuestro equipajes, aunque algunos han tenido que esperar hasta la noche, y enfilamos hacia el lago Isli parando en el monasterio de Notre-Dame del Atlas donde nos relata la historia de la orden en Argelia y Marruecos.

Cambiamos los autobuses de la expedición por unos transportes locales conducidos por hombres del lugar. En estos microbuses si algo falta es espacio y aire acondicionado, pero el ambiente fue muy divertido durante todo el trayecto, ya que estuvimos cantando y hablando con los conductores. Sólo tuvimos una breve parada para comer el rancho militar, del que ya somos unos expertos encendiendo los hornillos.

Seguimos el viaje sin incidentes, salvando el pinchazo que sufrió uno de los microbuses y que los conductores casi nos abandonan a 10km de nuestro destino. Finalmente, nos encontramos por in en las orillas del lago Isla a punto de ver una película que refleja la sociedad africana como Hotel Ruwanda o Babel, a elección nuestra.

Tenemos aún dos semanas por delante en las que seguiremos sorprendiéndonos a cada etapa. Hasta la vuelta…

 

Pablo Mendoza

Patricia Morena

MRS 2009

Crónica 27.08.09

 

Esta mañana nos levantamos para correr y realizamos los calentamientos habituales. Para retomar la salud física disfrutamos del dulce desayuno que los bravos hombres del Ejército Español llevan en sus raciones. Una vez que habíamos recuperado fuerzas, recibimos la orden de recoger el material que significaba una ardua batalla más contra el resistente saco. Como era habitual, ganó el saco.

Luego nos llevaron en coche hasta el cruce cercano al albergue donde se habían quedado los autobuses dado que debido a las condiciones del terreno, éste no era accesible para nuestros buses. Antes de subirnos a nuestros vehículos tuvimos tiempo para conocer a varios niños del pueblo que se morían de ganas por tener un boli.

Al rato, nos detuvimos en un monasterio de monjes cistercienses, dónde nos cuentan la estremecedora historia de siete mártires Cistercienses asesinados en Argelia en 1998 Seguimos nuestra travesía y a las dos horas hacemos una parada para la comida. Durante la comida, Ventura y yo intercambiamos potaje gallego por cocido y comimos con una improvisada cuchara hecha con una de las paredes del infiernillo doblada para tal efecto. También tomamos sopa fría porque el viento no dejaba prender a la pastilla, y nos comimos las pastillas de vitamina C, chicles y glucosa que vienen incluidos en las raciones militares.

Luego nos subimos en el transporte local, que era una furgoneta ruinosa en la que cabíamos 21 personas casi sin espacio para movernos. Al poco de empezar la marcha tuvimos que para el convoy porque una de las camionetas había pinchado una rueda.

Ahora mismo, acabamos de llegar al lago de Isli y mi compañero Alexander y yo hemos colocado nuestro lugar de descanso no muy lejos de la orilla junto a todos los demás chicos del grupo.

La noche está fría y para terminar el día tendremos clase de historia sobre Imilchil, la ciudad por la que hemos pasado; nos pondrán una peli opcional y nos iremos a dormir para esperar el próximo día de nuestra aventura.

 

Pedro Bollaín de la Sota

MRS 2009

 

Día 9
Oficial123

JORNADA 9

 

28 AGOSTO, 6:30

 

El agua del tiempo.

El sol sale de detrás de los riscos y permite ver a contraluz, recortados en el brillo centelleante del agua, los cuerpos de los chicos bañándose tras hacer deporte.

En contra de lo que pudiera pensarse de un lago de montaña a casi 2500 metros de altitud, el agua no está fría. La temperatura ambiente por la noche ha bajado a menos de 10 grados, pero el agua, limitada al caldero central, recibe el calor del sol durante las horas diurnas. El agua, así, está ahora más caliente que el aire.

Aunque el sol, que se augura implacable, empieza a templarlo de inmediato.

……………………………..

Toilette entre el polvo.

Chicos y chicas, sobre todo ellas, agradecen lavarse el pelo. El polvo lo deja en un estado estropajoso que permite moldearlo. Lo que eran recogidos, moños y trenzas, se transforman en pelos sueltos. Este pequeño detalle les hace sentirse mucho mejor, al menos durante los minutos que tarde al polvo en contraatacar.

……………………

Mal de altura.

La altura a la que estamos ha producido sus efectos. Ya son varios los casos de chicos que sangran por la nariz que ha atendido el médico. Las causas, la sequedad que produce úlceras, pero también la altitud, que hace que la presión externa sea menor que la de los capilares.

……………………..

Teoría de la relatividad.

Han pasado 8 días desde la salida de Madrid. Para alcanzar esta certeza los chicos han tenido que hacer cálculos y cotejar datos. La noche en el puerto de Málaga aparece lejana a través de un filtro de tierra y piedra. Forma parte de otro mundo anterior. Con la vista puesta al frente, en lo que haremos mañana, lo que pasó hace diez horas es invisible.

 

28 AGOSTO, 12:00, Salida hacia Agoudal.

 

Sin solución de continuidad.

Mohamed VI intenta modernizar las infraestructuras de su país, pero cuando no hay carreteras alternativas, las obras coinciden con el tráfico. En la estrecha pista, en medio de ninguna parte, encontramos dos grandes máquinas oruga que quiebran y transportan las rocas. Zaid, el conductor, toca repetidamente la bocina hasta que se apartan perezosamente y nos dejan pasar.

María, una de las chicas que, mareada, ha pasado a la ventanilla del copiloto, no se entera del trámite. Sigue dormida, con la cabeza asintiendo con el traqueteo del vehículo.

 

Agoudal. La casa de Ibrahim.

Llegamos a Agoudal, la población a más altura de Marruecos, 2700 metros según lo que se puede leer en los libros, algo más de 2300 según el altímetro de Gonzalo, monitor. En medio de un paisaje desértico de roca, parece consistir en una serie de edificios de adobe marrón claro, de una sola planta en su mayoría, rectangulares, que forman una cuadrícula delimitada por caminos polvorientos.

Justo a la entrada de Agoudal, a la derecha, “Albergue Ibrahim”. Las ocho polvorientas banderas de diversos países que cuelgan a su entrada son suficiente nota de color en este paraje monocromo como para hacer parecer a este local lo más destacado del lugar.

Comemos en una estancia interior y en un patio exterior. La comida, tradicional, muy apetitosa, se sirve en vasos de plástico y con Coca-Cola.

.

28 AGOSTO, 16:00, La Garganta del Todra.

 

El desnivel de la pista acerca nuestro convoy a las cumbres. Alcanzamos rápidamente la altura que nos permite observar el fantástico espectáculo de montañas y precipicios a vista de pájaro. De pájaro que vuela a 2700 metros, altura a la que nos encontramos.

Tras ese ascenso, el vertiginoso y posterior descenso hacia el profundo cortado de la Garganta de Tolera.

……………………………..

A cuchillo.

El cortado de Tolera es el corte de un cuchillo en la masa de montañas. Desde la carretera, destaca sobre el eterno vertical de las peñas la delgada línea de cielo que amenaza con cerrarse como una cremallera sobre nosotros.

Como si fuera el reflejo opuesto de la línea del cielo, el riachuelo corre exigüo y agostado en el mismo sentido de nuestra marcha.

Los expedicionarios cubierto por el infinito polvo que una vez fue piedra miramos con las bocas abiertas. La naturaleza se nos muestra salvaje, cruel, auténtica.

Tras una curva, las luces del Hotel Yazmina nos ciegan, y los turistas italianos que, tomando un refresco en la terraza, nos saludan con la mano.

……………………………

58

Ainhara, una de las chicas, se sienta a mi lado en el autobús y me pregunta por el trayecto. Dice que colgará un mapa en su habitación con el recorrido, así como tiene colgado el dorsal de las pruebas físicas en los Batanes. El 57. Una pena, dice, porque su número favorito es el 58. Me quedo pensando en cómo puede ser que el número favorito de alguien sea el 58.

 

29 AGOSTO, 0:00, Camino de la Kasbah de Tamnougalt.

 

La puerta del Sáhara.

Ouazarzate, ciudad comercial nacida de las rutas entre el este del Atlas y la zona atlántica, escenario de rodaje en la película Babel, aparece bulliciosa en la noche de Ramadán. Paramos para que Joaquín y Nacho, los chóferes de los autobuses, que ya han sustituido al transporte local, descansen y cambien los discos de los tacómetros. Compramos refrescos, damos una vuelta y recibimos la visita de numerosísimos niños que nos piden cualquier cosa.

……………………..

El Tourmalet.

Después de Ouazarzate, un puerto de montaña largo y con muchísimas curvas, que lleva a la vega del Torda. Cuesta, el fotógrafo, dice por el talkie desde su vehículo que esto es el Tourmalet.

Tras el descenso del Tourmalet, el denso palmeral nos anuncia que hemos llegado a Tamnougalt. Ascendemos hasta la Kasbah en cuyo patio nos preparaos para dormir. Gabi y Gonzalo nos reciben a mesa puesta. Cena a las dos de la madrugada, en una noche tibia que contrasta con el frío de las anteriores.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial de MRS 2009

Crónica 28.08.09

 

Superada ya la primera semana, amanecemos en un paraje más desértico del que estábamos acostumbrados hasta ahora.

Junto a las orillas del lago Isli levantamos envueltos en una atmósfera de bajas temperaturas acompañadas del ya esperado y conocido grito de Pablo: ‘’¡Buenos días!’’

Esperado porque todos ansiamos comenzar la nueva jornada y conocido porque sabemos lo que implica: toca deporte.

A pesar del frío y los largos estiramientos, los monitores insisten en obligarnos a tomar un baño en el lago. Muchos de nosotros, considerándolo poco apetecibles, nos resistimos a cumplir sus órdenes. Sin embargo, merece la pena obedecerles pues ha sido un aseo muy agradable.

Desayuno, recogida de macutos e inicio de talleres.

Yo, María, asisto al taller de cuaderno de viaje. Estamos dibujando entre arena roja, acuarelas, pinceles, agua y montañas. Se acercan gentes del lugar que en un principio se me antojan lejanas, distantes. Me miran y poco a poco repaso su rostro como si quisiera detener el tiempo. Sus ojos son un escenario donde bailan emociones, sentimientos, alegrías, miedos y recuerdos de una vida marcada por la escasez y el hambre. En cambio, su sonrisa imborrable y fija me enseña que la felicidad se encuentra en cualquier rincón.

Mientras tanto, el otro yo de esta crónica, Mercedes, me encuentro trabajando en lo que va a ser la primera emisión de lo que va a ser ‘’Madrid Radio al Sur’’, el programa de radio en el que, mediante el aprendizaje del funcionamiento de este medio de comunicación, puedo acercarme más a mis compañeros expedicionarios. Grabamos conjuntamente lo que va pasando para informar, de forma amena y divertida, a aquellos que dejamos en Madrid hace unos días.

Son las once y comenzamos con las visitas del día. Primera parada: en Imilchil nos envolvemos en los olores, colores y gente de su mercado. Segunda parada: hora de comer. Nos espera un buffet en Agoudal , el pueblo más alto del Medio Atlas. Después, un escueto descanso y un apetecible té tan agradecido por nuestros paladares. Por último, nos reciben las Gargantas de Todra, antes de partir a nuestro nuevo ‘’alojamiento nocturno’’, Kasbah.

Nos movemos por Marruecos alternando caminatas, autobuses varios y furgonetas.

Experimentamos el calor, el polvo y el cansancio que pesan en nuestros cuerpos. A pesar de ello, se ven insignificantes, gracias a nuestras ganas, risas, motivación y, sobretodo, gracias al cumplimiento de nuestro sueño, un suelo africano que compartimos unos madrileños emprendedores.

 

María Ballesteros

Mercedes Contreras

MRS 2009

 

Crónica 28.08.09

 

Dos mochilas, un par de botas y una mente abierta para aprender. Realmente este es un sueño que vamos descubriendo poco a poco, paso a paso. Es cierto que dentro de dos semanas volveremos a nuestra burbuja con todas nuestras dependencias, y ahora me doy cuenta de que no son necesarias. Se puede ser feliz con muy poco o casi nada. Espíritu de solidaridad, hospitalidad y respeto. Aquí puedo respirar realmente la verdad que no es fácil. Ver a los niños que te miran con ojos inocentes, pidiéndote cualquier gesto de humanidad, algo tan insignificante y cotidiano como un bolígrafo.

Me llamó mucho la atención la respuesta a la pregunta ¿De qué viven? Más que vivir aquí, sobreviven. Una forma muy diferente de vida. Pero una vida completa.

 

Marruecos es un país mágico. Marruecos es solidario con sus expedicionarios. Implica compartir, aprender a querer a sus vecinos como si fueran sus hermanos. Su gente, su color, su olor, su tacto rocoso o arenoso, sus canciones, sus fiestas, sus mercados, sus miradas, sus miedos, sus ilusiones…

En definitiva, un lugar donde veníamos con la idea de enseñarles nuestra forma de vida.

Pero ahora nos damos cuenta de que no son ellos los que se tienen que sentir orgullosos de vernos, sino que nosotros somos los afortunados de poder aprender de ellos. Son un ejemplo, son humildes, son sencillos, y aún así, prescindiendo de la mayoría de las cosas que cada uno de nosotros tiene en casa, consiguen aprovechar y exprimir todo lo mejor de las cosas más simples. Estoy orgullosa de poder darme cuenta de esto y transmitirlo. África, Marruecos, gracias por abrirme los ojos.

Y ya, para terminar, como algo personal, quiero que Rosa, Ángel, Lucía, Ali, Cris… sepáis que aunque ante todo pienso en vosotros todos los días. Pero esto es especial y estoy aprovechándolo de la mejor forma que me habéis enseñado.

 

Patricia Dolláguez

MRS 2009

Crónica 28.08.09

 

De camino al mercado de Imilchil, ciudad a la que acuden musulmanes de todo Marruecos para contraer matrimonio, una mujer y tres niños nos salieron al paso entre el polvo que levantaba nuestro convoy compuesto por varias furgonetas de transporte local y los habituales vehículos de MRS.

 

Supimos que era mujer porque cubría su rostro con el tradicional djédjé de color negro dejando sólo ver su nariz y sus ojos La mujer sonreía o al menos eso se intuía gracias a las marcadas líneas de expresión de su rostro curtido por el viento y la arena. Para nada resultaban feas sino muy al contrario resaltaban su intensa mirada y la hacían más agradable. La mujer no dejaba ver su boca debido al pañuelo con el que no sólo se protegía del sol sino también de las miradas indiscretas de los infieles a los que ahora conducía hacia su jaima seguida de los tres niños que al parecer eran sus hijos.

La jaima es una casa a modo de tienda de campaña propia de las tribus nómadas y de una sola habitación que hace las veces de dormitorio, comedor, sala de estar y cocina, y cuyo suelo está cubierto de alfombras desgastadas y ásperos tapices. Esta disposición de telas evita que el desierto se confunda con el suelo de la casa y además le da al habitáculo una sensación de calidez y hogar Y es que cuando te descalzas para entrar en una jaima es como si lo hicieras para entrar en tu propia casa en Madrid, sólo que en la jaima el suelo nunca está frío.

 

La mujer preparó el primero de los tres tés propios de la cultura bereber(nombre que para los romanos significaba ‘’bárbaro’’) agazapada de cuclillas y azuzando el fuego del brasero con un fuelle. Primero hierve el agua en una tetera digna de cualquier museo antropológico o de algún anuncio de estropajos (de lo ennegrecida que está) y que siempre está al fuego. En otra tetera más pequeña vierte hojas de té y, aunque Marruecos sea famoso por su té moruno, éste curiosamente viene de China. Después golpean con fuerza un bloque de azúcar para desapelmazarla y añaden el agua caliente.

Lo sirven con mucha gracia alejando progresivamente la tetera del vaso, siempre de cristal y algo parecido a los vasitos de chupitos pero más alargados. Para enfriarlo es habitual que lo cambien varias veces de vaso. Como la mujer se encontraba en Ramadán dio a probar el té a su hijo mayor (las mujeres embarazadas, los enfermos y los niños se encuentran exentos de cumplir el Ramadán) antes de pasárnoslo a nosotros que esperábamos expectantes y con mucha curiosidad obedientemente sentados y descalzos sobre las alfombras de la jaima. Para no quemarte se debe agarrar la taza con dos dedos: uno por encima del borde del vaso y el otro, a modo de pinza, sujetar el culo del vaso por debajo. Cuando el té se ha acabado suelen quedar posos en el fondo y es muy normal encontrar gente que sepa leerlos y tratar de averiguar el futuro.

 

La mujer durante el tiempo que duró la ceremonia, se retiró su velo ni probó el té y además nos ofreció pan beduino que ella misma había hecho como otra muestra de la inmensa hospitalidad de esta tribu.

 

Cuando hubimos acabado el té y tras haber rechazado las otras dos tazas de té que nos quedaban con la mejor de nuestras sonrisas, la mujer dio de comer a su hija de meses con la mayor naturalidad del mundo. Me sorprendió la blancura de su piel.

 

Al irnos, la mujer seguía ahí en mitad del desierto y de la polvareda preguntándose cuánto tiempo tendría que pasar para que alguien visitara su jaima de nuevo.

 

Permaneció ahí durante un rato y luego se la llevó el viento mezclada con la arena del desierto.

 

Loreto Ros Vicente

Colaboradora Madrid Rumbo al Sur 2009

 

Día 10
Oficial123

JORNADA 10

 

29 AGOSTO, 8:00.

El que parece ser jefe de nuestros guías en Tamnougalt de acerca al campamento en la vieja kasbah. Allí, sentado en el suelo, enseña a los chavales canciones bereberes tocando una especie de guitarra de tres cuerdas procedente, me dice, de la época en que Europa venía a buscar esclavos a su cantera africana.

………………

Kasbah vieja.

La kasbah vieja, donde hemos dormido, es una especie de fortaleza de paredes de barro, paja y arena, con muy pocas ventanas al exterior. De gruesos muros y torreones rectangulares, en su interior semiderruido la temperatura es fresca.

Abajo, en el pueblo, la Kasbah es algo más florida y ornamentada, tiene más valor artístico, y está habitada. Pero en este pueblo árido y a medio construir, la kasbah vieja abandonada, en ruinas, tiene un misterio y un encanto superiores.

……………..

Trascendencia personal

Al igual que sucede en las Pirámides o en la Acrópolis, en la ruinosa Kasbah vieja de Tamnougalt el hombre, pueril en esencia, sigue intentando dejar su rastro. En las paredes se lee, rascado posiblemente con piedra, el nombre de “Elhanni Yonser”. Otro visitante concreta más: “Affani Mohamed, 19-5-1980”.

……………….

Desayuno en la Kasbah.

Un abundante desayuno en un hermoso lugar es difícilmente superable. Una manera de hacerlo ha sido pasear antes por los palmerales de la localidad. Frondoso vergel con parras, alfalfa y plantas muy variadas. El destino del paseo, un patio interior en la kasbah, tras recorrer un laberinto de pasadizos y callejas oscuros. Encima de una mesa pan, tortas, mermelada, mantequilla, miel, café, leche y té. Té siempre hirviendo y muy dulce. Todo atendido por lugareños que, en Ramadán, no van a poder comer ni beber en todo el día.

 

29 AGOSTO, 13:00, camino hacia Duna Chegaga.

 

Oasis o espejismo.

Paran los autobuses, que nos han llevado con constancia hacia el sur, hacia el Sáhara, en Zagora. Zagora es la capital de la provincia que lleva su nombre. En Zagora, restaurante Asmoa. Última sombra antes de los 50 grados de temperatura que nos esperan en breve. Los salones comedores están frescos, y parece que la comida será buena, pero nuestros ojos cubiertos de polvo se dirigen de inmediato hacia la piscina. Sucia, caliente piscina, pero irresistible.

El responsable del local no necesita ser un adivino para interpretar nuestras miradas, y nos indica que no podremos bañarnos hasta dentro de 20 minutos. Es poner puertas al campo. En tres minutos los primeros nos lanzamos al agua. En diez minutos la piscina está llena de gente. Macarena, monitora, y yo, nos tumbamos a secarnos en hamacas y nos sentimos en la gloria. Descubriendo que nuestro moreno era en gran parte suciedad, pero en la gloria.

…………………

El hilo negro y el hilo blanco.

Las características de las pistas que nos van a llevar a pleno desierto hacen que debamos dejar los autobuses y montarnos en una pequeña flotilla de Toyotas y Land Rovers, que junto con nuestros Tata y los vehículos de apoyo, forma un convoy considerable.Hacia las siete, los conductores de los vehículos marroquíes van parando en el arcén. Su costumbre dice que la noche en Ramadán, momento en el que pueden dejar el ayuno, llega cuando no se puede diferenciar un hilo blanco de uno negro. Se ve que han decidido (No les hemos visto comprobarlo) que el momento ha llegado, y comen y beben. Mientras tanto, los chicos hacen fotos de la espectacular puesta de sol. Los contraluces muestran las siluetas humanas, la vegetación arbustiva, y las irregularidades de las lejanas estribaciones. Anochece en el pre-desierto.

Lo positivo, que llegaremos a la duna de noche, sin los 50 grados de calor que nos reservaba la tarde. El inconveniente, que la transición entre paisajes y la llegada de la arena, nos serán invisibles.

…………………..

Navegante, no hay camino.

Ibrahim conduce –pilota- el Toyota en el que viajamos cinco de los chicos y yo. Ibrahim parece dominar la navegación nocturna, y traza nuevas rutas. Se separa del vehículo que le precede y abre nuevos caminos. Se sonríe cuando los chicos vitorean sus saltos.

Ibra (Así le hemos bautizado) se detiene cuando, en la lejanía, las demás luces se paran. Pensamos que pueden estar buscándonos, y aquello empieza a tomar el carácter de aventura. Nos hacemos fotos.

Finalmente, resulta que había pinchado uno de los otros vehículos, y los demás nos alcanzan.

Al cabo de una hora más de París-Dakar nocturno, los faros alumbran unas haimas donde dormiremos. 25 todoterrenos y camiones y unas pequeñas haimas. El medio supera grandiosamente al fin.

Mañana, detrás de una sombra que recorta la luz de la luna, veremos la gran duna de arena.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

Crónica 29.08.09

 

Estoy empezando a querer a África, no como quiero a mi novia, que la amo.

Pero me enamora su sabiduría repartida por cada rincón que día tras día descubrimos, me enamora todo lo que nos enseña paso tras paso que avanzamos, sin esperar nada a cambio, me enamora todo lo que nos regala con una simple mirada, sin preocuparse por nada…Creo que la amo tanto y todavía ni la conozco… ¡Y quiero conocerla!

Quiero aprender de su sabiduría y recibir sus regalos, y poder devolverla todo lo que reciba, y no sólo devolver…

Quiero dar sin recibir, porque con su sonrisa de niña ya es más que suficiente…

Quiero ver en ella felicidad, que ya la sobra, pero no hablo de esa felicidad fruto del no tener nada. Quiero verla feliz porque se la tenga en cuenta, y si después ya no nos necesita y tiene la capacidad de ser feliz por ella misma perfecto, pero que sea tras haber dibujado en ella una enorme sonrisa.

Te estoy empezando a dejar de querer África, te estoy empezando a amar.

 

Álvaro Casado Minero

MRS 2009

Crónica 29·08·09

 

Durante este viaje no habíamos vivido ningún día con tantos momentos para recordar.

Al amanecer, todos nosotros notamos la diferencia de temperatura; el frío ya no invade nuestros cuerpos y levantarnos se hace más agradable.

Tras unos largos minutos corriendo, nos adentramos en el interior de una kashba. Apreciamos las fascinantes construcciones, repletas de laberintos. Los cuarenta y siete grados del exterior agotan a los viajeros, que desconocen que una piscina les está esperando a la hora de la comida. Cuando la noticia pasa a ser un hecho, ansiosos nos disponemos a comer lo más rápido posible para poder disfrutar de el baño. En la piscina se pueden observar rostros alegres de gente nadando y salpicando. Todos nos divertimos haciendo distintos juegos y sacando fotos. La diversión se termina por unas horas sin imaginarnos que en la llegada al desierto vamos a vivir momentos inolvidables. Dieciocho cuatro por cuatro nos recogen para llevarnos al lugar donde tenemos previsto dormir. El sol se va poniendo y la tarde torna cada vez más oscura, el Ramadán se termina y paramos para que los conductores puedan saciar sus estómagos y gargantas. Una vez finalizada esta parada nos adentramos en las dunas del desierto, ansiosos por descubrir un lugar nuevo para muchos de nosotros. Eufóricos botamos en el interior de los coches a velocidades inimaginables. Cansados de tanto trayecto nos asentamos en el, por ahora, desconocido desierto de Sahara.

 

Paula Rodríguez Otaola

Celia Fabra Garrido

MRS 2009

 

Crónica 29.08.09

 

Cada día nos sorprendemos más de lo mucho que pueden llegar a cambiar las cosas en un momento. De acostarnos en una remota oscuridad a levantarnos rodeados por la luz de una antigua Kasbah.

Tras una dura jornada de deporte el día fue tomando otro tono gracias a la música de los bereberes que, tras alegrarnos la mañana, nos condujeron a través de un palmeral y una ciudad de película abandonada por el paso del tiempo.

Nos embarcamos de nuevo en los autobuses. Camino de la soledad y el calor del desierto, pudimos descubrir lo que era sentirse parte de un rally durante las largas horas rumbo a las dunas que van presentando el comienzo del Sahara.

Así, tras esta larga jornada podemos decir que durante una noche hemos formado parte de este maravilloso y a la vez aterrador desierto.

 

Laura Sánchez Carranza

Carolina Tello del Rosal

MRS 2009

 

Día 11
Oficial1234

JORNADA 11

 

MADRID RADIO AL SUR

De justicia es, y voy a hacerlo antes de continuar mis crónicas, citar a los miembros del taller de radio. Hasta bien entrada la madrugada, superando el cansancio, hemos estado terminando el primero de los programas que vamos a realizar durante este viaje. Ellos lo han hecho todo, sacando tiempo del poco que les dejan las marchas, los viajes, o la cura de sus ampollas. Ellos están tomando parte en todo el proceso de la noticia, desde su búsqueda hasta la realización formal de los materiales acumulados. El resultado, el primero de los programas, ya está colgado en la web de MRS y lo pueden escuchar.

Estos maravillosos periodistas, técnicos, comerciales, productores… que tantas satisfacciones me dan, tienen nombres y apellidos. Los chavales que han trabajado y seguirán trabajando en el taller de radio son:

Laura Sánchez, Jaime Caballer, Itziar Diego, Jesús Vázquez, Víctor Martínez, María Peinado, Marina Polo, Miguel Ángel Revuelta, Clara Álvarez, Álvaro Marín, María Lucaya, Patricia Moreno, Adrián Pividori, Elsa Valdivieso, Blanca De La Cámara, y Mercedes Contreras. Tutelando su labor, los dos ayudantes que se me asignaron, y sin os que hubiera sido absolutamente imposible llevar a cabo el trabajo. Roberto Torres y Rafa Villafañez se han acostado los últimos, ayudando a los chavales, y se han despertado los primeros, para servirles el desayuno o subir cajas a los camiones.

 

 

30 AGOSTO, 6:30. Duna Chegaga.

 

El Bien y el Mal.

Cuando anochece, las sombras del campamento se confunden con el perfil del paisaje en el claro cielo del desierto. Nosotros desaparecemos, el desierto nos engulle y vuelve a adueñarse de todo.

Hasta que amanezca somos la semilla enterrada que sobrevive a pesar de las duras condiciones, pero también el escorpión escondido en la arena.

 

Fauna no ibérica.

Ya ayer al llegar a la duna, y por la noche, mientras el grupo del Taller de radio montábamos nuestro primer programa, los gatos salieron a recibirnos. Algún gato que parecía tener tan sólo unos meses y que se nos acercan no sólo sin miedo, sino con descaro. Me despierto hoy en la ladera de una duna, y veo que comparto esterilla con uno de ellos, que ronronea y se sube por el saco de dormir.

Con la cara afilada como los gatos egipcios, atigrados y flacos, a estos gatos que dan ganas de adoptarlos sólo los miramos. Prudencia sanitaria.

Los gatos comparten ecosistema con unos grillos casi tan grandes como ellos, que por la noche atacan en bandadas cualquier punto de luz. También con una especie de tijeretas de las arenas que se mueven en ella con rapidez. Y, por supuesto, con las sempiternas moscas. Y con los camellos encima de los cuales ahora mismo pasean los chavales, entre las dunas, desafiando la ventisca de arena. Y, claro, con los invisibles por ahora alacranes, serpientes…

El amanecer en el desierto, espectáculo gracioso, se sustenta en una base biológica activa, bulliciosa, que no sale en las fotos.

……………………

 

The Sahara in me.

Los chicos recogen en botellas de plástico arena del Sáhara para llevarse como recuerdo. Esfuerzo en mi opinión evitable, porque en sólo unas horas la arena ha invadido ordenadores, material, calzado, bolígrafos, sacos de dormir, ojos, cámaras de fotos, uñas y mochilas. La arena forma una masilla negruzca con el sudor, con la mucosa de la nariz, con la cera de los oídos.

Hasta el más prosaico, hasta el menos romántico, va a poder decir que se llevó el desierto con él. El vendaval de arena hace que los pañuelos bereberes que se compraron por coquetería, adquieran verdadera utilidad práctica.

………………….

Después de desayunar, los chicos se dispersan por el bucle sin fin de dunas. Algunos buscan vistas y horizontes que ensanchen el espíritu, otros buscan lugares discretos que les sirvan de retrete.

Fines distintos pero, siendo objetivo, la misma imagen. Nada es lo que parece, y casi nada parece lo que es. Lo objetivo, lo medible, lo racional, por sí solo no explica las cosas. Hay que preguntar.

……………………

Columna eterna.

Los “Desert rats” de Montgomery, el “Afrika Korps” de Rommel, la caballería de Masinisa, la guerrilla de Lawrence de Arabia, las centurias norteafricanas de Escipión, no tuvieron más magnífica estampa que la columna de a pie de los expedicionarios de MRS, siguiendo a los camellos en cuyas grupas se van rotando los chicos.

Situado en lo alto de una duna, les veo a lo lejos, y ellos desaparecen cuando descienden la siguiente duna, para volver a aparecer en el ascenso de la de más allá. Les veo difusos entre la arena levantada por el vendaval.

Imaginando, el viento trae a mis oídos órdenes, arengas y voces en un buen número de lenguas, vivas y muertas.

 

30 AGOSTO, 11:45. Convoy hacia Imaoine.

 

Distintos por naturaleza.

Se me asigna un grupo de chicas y buscamos nuestro todoterreno local. Casualmente resulta ser el de Ibrahim, el mismo que ayer. Me recibe con una sonrisa y sube las mochilas a la baca.

Ayer los chicos pedían velocidad al chófer y hablaban de coches. Hoy las chicas hablan del nombre que le pegaría tener a cada una. Las naturalezas de los distintos son las que son, y eso es bueno.

Ibrahim me señala una construcción a lo lejos, en la planicie desértica. Es una escuela hospital financiada con dinero alemán, creada para atender a los nómadas bereberes que atraviesan estas tierras. Escuela hospital que, me cuenta, nunca ha funcionado, porque los nómadas, por naturaleza, no se detienen el suficiente tiempo.

La naturaleza de cada uno es la que es, y eso es bueno.

………………………..

Fauna invisible.

Agotados por el largo viaje en vehículos todoterreno y, posteriormente, en nuestros autobuses, paramos cerca del paraje denominado “de Imaoine”. Tenemos andando unos cuantos kilómetros hasta donde nos dirigimos. Es de noche y se nos advierte de que en la zona hay víboras y escorpiones. Hemos de ponernos las perneras de los pantalones cortos, y observar, a la hora de despertarnos, el interior de nuestras botas.

Curro, del equipo de la organización, comenta con buen tino que si él fuera serpiente, se haría el muerto antes que acercarse a nuestras botas.

Rendidos tras la marcha, extendemos esterillas y sacos frente a una enorme sombra, frente a una pared rocosa que nos protege.

Desde la pared, los ojos de antiguos antílopes, toros, elefantes y cabras, nos observan, con el escepticismo de quien, a lo largo de los siglos, ha visto de todo.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

 

Crónica 31.08.09

 

Amanece el día en el Sahara y nos encontramos con pequeños grillos rondando los sacos.

Es el único día, y espero que no sea el último, que no hemos hecho deporte matutino. Para disfrutar del desierto hicimos una pequeña marcha sobre las dunas, algunos en dromedario, otros a pie. Partimos del desierto en 4×4 y llegamos a la última ciudad marroquí antes del Sahara (Zagora). Montamos en los autocares hasta hacer una pausa de una hora, donde nos refrescamos y descansamos. Después de un par de horas en autobús llegamos a Imaouine, donde reposaremos y recargaremos energía.

Desde mi punto de vista este ha sido el mejor día, sin duda alguna, de la expedición en el que he disfrutado plenamente del desierto del Sahara en estado puro.

Tanta “nada” hace reflexionar sobre tu insignificancia en el mundo y sobre cómo nosotros, madrileños, no nos conformaremos con lo mucho que tenemos y cómo los nómadas beréberes dan gracias a Alá con lo poco pero suficiente que tienen.

 

Adrian Pividori

Crónica 30.08.09

 

Amanecemos en el desierto. No me imaginaba el desierto así. Los naranjas se reflejan en la arena y las serpenteantes dunas hacen que aquello sea un espectáculo de color en aparente movimiento, pero como suele ocurrir en Marruecos aquella belleza llega a convertirse en una prueba para la supervivencia: nos sorprendió un tormenta de arena.

Aquí todos los paisajes son increíblemente bonitos pero representan una dura prueba diaria para las gentes que viven en ellos. Cada día admiro más a la gente que vive aquí. Puede que en reportajes o programas de televisión veas lo difícil que es vivir aquí, pero hay que venir a comprobarlo.

Ya sabía lo que iba a ver aquí y, sin embargo, cada vez que veo unos niños sin zapatos que vienen a pedirnos dinero o cosas no puedo evitar sentirme tremendamente triste. Ahora comprendo por qué la gente viene a España en patera o intenta saltar la valla de Melilla. Invito a todo aquel que los rechace a que venga a Marruecos a ver de lo que intentan escapar viniendo a España.

 

Hicham Fathi León

Colaborador de Madrid Rumbo al Sur 2009

Ayudante equipo de TV.

 

Crónica 30.08.09

 

Esta mañana Pablo nos ha despertado a las seis. Dejando a un lado que nos hemos despertado rodeados de grillos, ha sido espectacular la imagen de las dunas a nuestro alrededor. Ayer por la noche no lo pudimos ver y esta mañana nos hemos quedado anonadados. Por desgracia Pablo hoy no ha podido deleitarnos con sus dotes deportivas, así que después de un rico desayuno preparado por los hermanos Pérez de Castillo, hemos recogido nuestras pertenencias. Después nos hemos dado un maravilloso paseo en dromedario por el desierto del Sahara. Como reyes íbamos subidos a los lomos de los rumiantes. Después de la preciosa misa dada por el padre Juan, en medio del desierto, nos montamos en las pick-ups y paramos en el lago Iriki que llevaba mucho tiempo seco pero llegó a estar lleno de agua.

José Luis Cuesta nos hizo la foto de grupo y continuamos nuestro viaje hasta llegar a un sitio donde nos invitaron a una bebida y pudimos comprar chucherías. Más tarde cogimos los autobuses grandes e hicimos una pequeña marcha de aproximadamente una hora. Finalmente llegamos a Imaoinen una gran formación rocosa con grabados rupestres aunque las apreciaremos mañana porque ahora de noche no se ve nada.

Ha sido un día muy divertido e interesante.

 

Miguel Escalada

María Hornedo

MRS 2009

 

Crónica 30.08.09

 

 

El Gran Atlas es la cordillera más importante del norte de África. Abarca 800km de longitud, desde el océano Atlántico hasta la frontera con Argelia y tiene picos de más de 4.000 m de altura.

Una vez que el expedicionario ha atravesado la cordillera del Gran Atlas se encuentra con una zona presahárica entre la montaña y las tierras infértiles del desierto situadas sólo a 150 km de la Cordillera.

Seguimos el curso del río Dra y nos adentramos en sus gargantas. Filones de basalto craquelado por las diferencias térmicas entre la noche y el día, se levantan a un lado y al otro de la carretera formando un cañón rojizo y escarpado. Esta zona es vagamente turística y muchos viajeros aprovechan sus paredes verticales y agrietadas para la práctica de la escalada. Durante el trayecto se avistan pequeños monumentos de barro, con cúpula y pintados de blanco, llamados morabitos o lugares de devoción y romería para alguna persona importante o incluso santa que está enterrada allí. También es posible localizar torres de vigilancia o broj situadas en lugares estratégicos y construidos según la estética tradicional marroquí.

 

El expedicionario pasa la noche en la kasba de Tamnougalt. Ésta había sido construída en los años veinte y presentaba un aspecto muy deteriorado desde que sus dueños la habían abandonado por otra kasbadel siglo XVI restaurada. Las kasbas o alcazabas son barrios militares amurallados con un fin defensivo. En ellas habitaban los militares con sus familias y constituían pequeñas ciudades organizadas y ofrecía, dependiendo de sus dimensiones e importancia, varios servicios públicos como un cementerio, establo comunitario, hamam, pozos, judería, …como en toda pequeña comunidad no podría faltar una mezquita en la que exista una sala de oración para los fieles con columnas, una sala de abluciones, una escuela coránica o medrasas, … En uno de los muros principales de las mezquitas encontramos siempre dos huecos en la pared: uno es el mihrab y es el punto que indica la dirección exacta hacia La Meca; y el otro o mimbar es un lugar que sirve para guardar el púlpito desde el cual el imán dirige las ceremonias.

 

El material imprescindible para la construcción de las kasbas y ksur son tierra, piedras, paja y madera de cualquier árbol común en la zona y el método de construcción típico es el tapial. La tierra es la misma que la del suelo y por ello los edificios de adobe tienen el mismo color que el suelo y se confunden entre ellos. Muchas veces en donde se extrae la tierra se aprovecha para hacer un huerto. El proceso de construcción de un tapial es el siguiente: dos tablas de madera o tifarauín apoyadas sobre unos travesaños o agujas (lashkal) y unidas por cuerdas que se tensan mediante torniquetes. Este encofrado se rellena con el engrudo de adobe y se deja secar. En época seca, en una jornada ya está disponible para su uso, pero pasados cuatro o cinco días presenta una resistencia óptima sobre odo si se atraviesan vigas de maderas que le den solidez y sirvan de soporte al edificio. Las ventajas que presenta este método de construcción son la gran capacidad aislante y lo tremendamente económico que resulta pero a cambio precisa una gran labor de mantenimiento y debe ser restaurada anualmente. Otra versión de la arquitectura marroquí típica es la de los adobes: básicamente es el mismo proceso pero en lugar de tablas se usan moldes rectangulares para dar forma a los adobes y se dejan secar al sol.

 

MRS sigue dirección Tata, región en la que se han documentado varias manifestaciones de arte rupestre, y dónde con suerte, llegaremos hoy por la noche y podremos comprobarlo nosotros mismos.

 

Loreto Ros

Colaboradora Madrid Rumbo al Sur 2009

 

Día 12
Oficial1234

JORNADA 12

 

31 AGOSTO, 6:00, grabados rupestres de Imaoine.

 

Siempre libres.

Los grabados rupestres de la pared de Imaoine siguen tan libres como cuando eran animales de carne y hueso, grabados en la roca quién sabe si para propiciar su caza.

Ni una sola señal, ni una sola valla, indican que el Gobierno Marroquí les conceda ninguna importancia. Antílopes, elefantes, ungulados…En cualquier otra parte del mundo serían objeto de tráfico turístico. Aquí, en medio del espacio desértico, siguen en libertad, abandonados, a la espera de que cualquier cazador furtivo se acerque impunemente con un cincel y se los lleve a su casa. O a su museo.

Olga, la arqueóloga, los lleva, sin moverlos, a nuestras cabezas.

…………………..

Pablo baila.

Los gritos de “¡Buenos días!” de pablo despertando a los chicos, hoy tienen réplica. Se ha preparado de manera subrepticia una canción que caricaturiza las instrucciones de la gimnasia matutina.

“Pablo baila, baila, baila… ¡Con el pie!”, y todos trotan en el sitio. “¡Con el codo!”, y todos hacen ejercicios de movimiento de antebrazo. “¡Adrián, Álvaro, diez flexiones!” rapean imitando los castigos…. “¡Pablo baila, baila, baila!”, continúa el estribillo.

Pablo sonríe (El objetivo era hacerle cambiar la adusta cara de por la mañana), aunque sin dudar mucho grita “¡A ver, comenzamos con flexiones!”.

Pero hoy han ganado los chicos, y ellos lo saben.

…………………….

El Cabo de Buena Esperanza.

Los marinos celebran, desde hace siglos, cuando pasan del Índico al Atlántico o viceversa, el paso del Cabo de Buena Esperanza o Cabo de Las Tormentas. Es el punto de inflexión en la ruta, la proa de sus barcos deja de enfilar al sur y tuerce hacia el norte, hacia el final del trayecto, tras pasar por esta zona de aguas poco amistosas.

Nosotros hoy doblamos nuestro Cabo de Las Tormentas. Tras el Rif, el Atlas y el Desierto, y justo a mitad de viaje, vamos a enfilar, a través del desierto, hacia el Atlántico. Cambio de rumbo y cambio de escenario. Tras la jornada de transición de hoy, tras las muchas horas de carretera, nos esperan la playa de Sidi Ifni, nos esperan Marrakech, Fez, Rabat…

Los inhóspitos hogares que hemos habitado son un presente en forma de más de 40 grados de calor, en forma de pátina sucia sobre nosotros, que ya hemos considerado pasado, por las previsiones del plan de ruta.

El Cabo de las Tormentas, del calor que ya hace desde primera hora de la mañana, de las serpientes y escorpiones más elípticos que presentes, es ya en la cabeza de los chavales Cabo de buena Esperanza.

Y como para simboliarlo, hoy Gabi y Gonzalo han repartido zumo en polvo para nuestras cantimploras.

………………………….

Transfiguración.

Los chicos, en el autobús, son menos bulliciosos que al principio del viaje. Saben que cualquier hora de sueño robada a los madrugones, aprovecha. Escriben sus cuadernos de viaje, rebuscan en las mochilas la comida que han ido ahorrando para momentos de escasez.

Muestran ya las caras afiladas y morenas, los ojos penetrantes, el gesto sufrido, el carácter impreso que les han dejado las marchas, las privaciones, el sueño, el conocimiento de los demás.

No obstante, ya cerca de Sidi Ifni, de noche, Nacho el chófer hace sonar bien alto un CD de éxitos y el autobús se convierte en una sala de baile. Doble transformación.

……………………………..

Sidi Ifni. Una suerte loca.

“La Suerte loca” es un hotel situado cerca de la playa de Sidi Ifni. Fue inaugurado, según me cuenta el Profesor Asenjo, por un español llamado Pepe, en los años treinta. Sorprendido por el éxito del establecimiento, frecuentado por militares y sus familias, puso al local el nombre que mantiene hoy en día. Con la devolución del protectorado por parte de España a Marruecos, Pepe vendió el negocio a uno de sus empleados marroquíes, cuya hija hoy en día lo regenta.

En las terrazas de “La Suerte Loca” colocaremos hoy nuestras esterillas y sacos de dormir.

 

Ramón Huarte
Cronista Oficial MRS 2009

Crónica 31.08.09

 

El sol abre nuestros ojos una mañana más y nos hace encontrarnos bajo la rocosa pared del barranco.

A pesar de la temprana hora, el ambiente, pesado y seco, es mucho más caluroso que los días anteriores.

Como siempre, después de apresurarnos fuera de los sacos, no nos libramos de la gimnasia diaria, aunque hoy se sale de la rutina, ya que unas compañeras nos alegran el calentamiento con una cómica canción.

El desayuno de hoy también cuenta con una ligera diferencia y recibimos gratamente la leche condensada y el zumo en polvo (¡novedad!), a parte de ellos habituales pan y barrita. Seguidamente damos nuestra primera clase de arqueología en la que descubrimos grabados rupestres de la Antigüedad que pocos ojos han podido observar anteriormente.

Tras la recogida del campamento comienza la marcha de vuelta a los autobuses. Un sol abrasador, sed abrumadora, pesadas mochilas y la esperanza de una pronta llegada nos acompañan a través de una árida tierra de polvo y roca. El agua de las cantimploras está tan caliente que resulta imbebible y el sudor nos pega la ropa al cuerpo sin piedad. Cuando las fuerzas flaquean los pick-ups y camiones de la expedición nos reducen los últimos kilómetros de esfuerzos. Al llegar nos enfrentamos normalmente a largas horas de autobús, el precio a pagar por ir desentrañando el corazón de Marruecos. Los diversos paisajes desfilan al otro lado de las ventanillas mientras muchos de nosotros caemos rendidos por el agotamiento. Durante el trayecto hacemos una corta parada para comer en uno de esos tantos pueblos desangelados, llenos de niños, calles sin asfaltar y ocultas mujeres asombradas por nuestra presencia.

Es increíble, a pesar de que muchos intentamos plasmar, la realidad con sencillas fotos y escritos seguimos quedándonos atónitos ante aspectos de su cultura tan escondidos e insólitos.

Finalmente llegamos a Sidi Ifni y nos instalan en una terraza de hotel desde la que se ve y se huele el mar.

 

Tras haber llegado a la mitad de nuestro viaje, hoy dejamos atrás las zonas rurales y el desierto para adentrarnos en la costa abarrotada y su trazo de ciudades caóticas. El viaje continúa.

 

 

Claudia García Benlloch

Irene Barroso Huber

MRS 2009

Crónica 31.08.09

 

Nos levantamos ante una montaña escarpada que durante unas horas nos hizo retroceder en el tiempo hasta la época del neolítico. Durante la mañana tenemos la oportunidad de distinguir sencillas figuras de animales en las altas paredes y a la vez aprender un poco más sobre nuestros antepasados. Pequeños animales dibujados por unas manos con más de 7.000 años de antigüedad se hacían camino entre la roca. Después de un largo caminar travesando un árido desierto bajo un sol que golpeaba nuestras cabezas sin piedad nos esperaban nueve largas horas de viaje hasta la costa de Ifni. A parte de las típicas paradas, de las largas conversaciones y de las innumerables canciones que nos unen a todos cuando más lo necesitamos, paramos en un par de controles policiales debido a la impresión que produce nuestro convoy a su paso.

Y ya estamos en el ecuador del viaje. Una semana y media que ha dado mucho de sí: desde construcciones de presas a paseos en dromedario. Desde altos picos a inmensas dunas. Desde lágrimas a sonrisas. Todavía queda mucho viaje donde cada uno de nosotros dará lo mejor de sí mismo para hacer de él una experiencia única, mágica y maravillosa.

 

David Dorado

MRS 2009

Crónica 31.08.09

 

Atrás quedaron las dunas y la sabana.

Anoche llegamos a Imaoine, donde hoy despertamos al abrigo de una pared de 40 m. de altura repleta de grabados neolíticos. Por la mañana, tras el desayuno y la sesión deportiva, estudiamos los grabados con la profesora de arqueología, Olga Escalona.

Desde luego, a todos nos resultó extraño que algo tan excepcional estuviese tan abandonado. De nuevo parece que las maravillas de África no las protege nadie.

Tras la charla, nos echamos los macutos al hombro y desandamos el camino a los autobuses. Seis horas después de arrancar, llegamos a Sidi- Ifni, ciudad portuaria marroquí, antiguo enclave español. El clima desértico deja paso al relente del Atlántico que nos trae el olor a salitre hasta “La suerte loca” que nos brinda su terraza para pasar la noche.

Desde luego, descubrimos cada día un Marruecos repleto de contrastes que no deja de sorprender y asombrar a cada uno de los expedicionarios de esta gran aventura.

 

Jaime Caballer

MRS 2009

Crónica 31.08.09

 

La expedición de MRS despierta en su decimoprimero día al pie del impresionante macizo basáltico que nos transporta a tiempos pasados.

Nos encontramos en la región de Tata en el Antiatlas marroquí. El campamento montado en el lecho de un antiguo río o wadi. Será el punto más meridional del viaje. En esta zona y en concreto en Imaoine se han localizado multitud de sitios arqueológicos con grabados rupestres y dedicamos la mañana a descubrir con los expedicionarios este rico patrimonio cultural. Al recorrer las paredes de basalto empezamos a ver las primeras incisiones en la roca, todo el equipo de MRS intenta encontrar nuevos grabados y localizamos al menos unas 25 figuras. Estas figuras apenas han sido documentadas aunque sí se conocía su existencia. Los grupos humanos que vivieron en esta zona en la fase del Neolítico Inicial (10.000-7.000) dejaron testimonio de su forma de vida en estas paredes, Eran los primeros momentos de una economía de producción y queda reflejado en los dibujos. Hay representación de animales salvajes (elefantes), semisalvajes (bueyes) y domésticos como carneros o vacas.

Figuras o aisladas o en grupos y por las superposiciones en algunos casos podemos deducir varios momentos de realización. Las más destacadas y mejor conservadas son dos representaciones de carneros con claros signos de domesticación. Todos hemos podido tomar conciencia de la importancia de la conservación y la protección del patrimonio cultural.

El viaje continúa ahora hacia el oeste, hacia la costa atlántica donde Sidi- Ifni nos espera.

 

Olga Escalona

Prehistoriadora y profesora de arqueología experimental

MRS 2009

Día 13
Oficial123

JORNADA 13

 

1 SEPTIEMBRE, 7:00

 

Sustitución.

La noche ha sido fresca y húmeda, sobre todo en comparación con las temperaturas de jornadas anteriores. La bruma procedente del Atlántico cala hasta los huesos, sustituyendo en nuestros cuerpos a la arena del Sahara.

Entre la niebla, desde la terraza de “La suerte loca”, voy viendo aparecer a los chavales, como espectros en traje de baño, las toallas por encima, procedentes de la playa. Tras el deporte, ha habido baño.

…………………….

Nuestros cuerpos no deben andar tan mal de aguante, teniendo en cuenta que en unas pocas horas han pasado de más de 40 grados de temperatura a menos de 10 en el lago Tislit, de 2.700 metros de altura en la montaña al nivel del mar en el Atlántico, del aire seco y mordiente del Sahara a la humedad oceánica de Sidi-Ifni.

 

1 SEPTIEMBRE, 10:00.

 

Sidi Ifni.

Sidi Ifni es una ciudad de 30.000 habitantes, que nos parecería decadente y desordenada si no fuera porque, tras la montaña y el desierto, se nos antoja el centro geográfico del lujo.

Roberto Becares, compañero de “El Mundo”, en la crónica que escribe para su blog, titula “La Tarifa de Marruecos”. Se refiere precisamente a que un par de pequeñas tiendas con artículos surferos, al lado de nuestro hotel, o cuatro adhesivos colocados en los cristales, nos hacen volar, en estas condiciones, hasta Tarifa o Mundaka, y en nuestras cabezas, en Sidi Ifni suena la música de los Beach Boys, y por las callejas que dan a la playa, pasean musculados surferos con bañadores de palmeras.

En la “Tarifa de Marruecos” de nuestra imaginación no hay Ramadán. En Sidi Ifni sí.

Para atraernos de nuevo a tierra y contarnos la realidad, Asenjo lleva a todo el grupo por el que fue y sigue considerando su pueblo, desgranando detalles en cada esquina. Sidi Ifni fue retrocedida por España a Marruecos en 1.969, pero todavía hay gente por aquí que le conoce, que se acuerda, que fue compañera suya de clase.

………………………….

Aprendizaje inverso.

Ya comenté en una de las primeras crónicas que me daba la impresión de que los chicos nos iban a dar alguna lección a los mayores. Algunos de ellos se las apañaron ayer por la noche para hacerse con unos platos combinados, esta mañana otros habían sacado de no se sabe dónde unas magdalenas “King size” que se devoran después del deporte.

Sin embargo, el honor de los “veteranos” queda a salvo. Anoche, los bomberos, David del Canal Isabel II, y alguno más, logramos que nos prepararan unos huevos fritos con patatas. Fueron literalmente a buscar los huevos a una granja para nosotros. Cada plato, cada ración, 4 huevos fritos.

……………………………

Regreso al futuro pasado… el bucle.

Tras la retrocesión por parte de España a Marruecos de Sidi Ifni, el Gobierno marroquí encaló las paredes en las que figuraban los nombres españoles de las calles. Ahora que se quiere atraer un turismo de memoria histórica, las autoridades han vuelto a rotularlos.

Los chicos, sentados en el suelo, escuchan la charla del profesor Asenjo. La calle tras ellos luce un letrero recién pintado: “Calle del suboficial Zabala”.

………………………….

Comunicación unidireccional.

Oigo el comentario de uno de los chicos: “Ni me había acordado de que comenzaba la liga”. Las noticias no llegan, no las buscamos. De vez en cuando circula un rumor: “Dicen que el Madrid ha ganado”.

La comunicación con las familias es unívoca. Reciben las noticias que les enviamos a través de la web o de la prensa. Nosotros no las suyas. No hay, en todo caso, información personalizada, solo de grupo.

Hoy es el cumpleaños de mi madre y se enterará leyendo estas líneas de que le he comprado ya el aceite de Argan que me encargó. Un beso.

……………………

El tiempo bereber.

Una barra vertical con dos semicírculos abiertos hacia arriba y abajo. Es el símbolo del orgullo bereber. Símbolo, como bereberes orgullosos que son, de los nativos saharauis. Un símbolo que recuerda a un reloj de arena que marca el tiempo que pasa inexorable para ellos.

……………………..

La fiesta bereber.

Es Ramadán. Durante el día, las calles quedan desiertas, y los habitantes de Sidi Ifni deambulan lentamente, o miran, sentados, a nuestro bullicioso grupo.

Por la noche, despiertan. Después de cenar un grupo local nos ofrece una fiesta de percusión y cantos en la plaza enfrente del hotel.

Ellos rebosan energía, mientras el que hace unas horas era bullicioso grupo observa, cansado por el trajín del día, sacando fuerzas de flaqueza para acompañar a los marroquíes.

Ahora les toca a ellos.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial de MRS 2009

Crónica 1 09 2009

 

 

Sidi Ifni nos levanta con un cielo cubierto y una playa impresionante. ¡Qué vistas! es el comentario más oído entre los chicos. Por fin nos esperan unos días de descanso o por lo menos más tranquilos que los anteriores. El plan es bastante relajante, sobre todo cuando uno inicia el día con un buen desayuno a pie de playa y divisando a los atrevidos surfeadores que a 7º se deslizan en las olas del Atlántico. Tres guardacostas actualizan los datos de la temperatura exterior, del agua, viento y humedad.

Paseo por el centro de la ciudad y recepción por parte del Alcalde, ¡Esto hace unos años era España! y todavía hay algún lugareño que nos lo recuerda; ¿sois de Madrid? Yo del Real Madrid ¡como si fuese lo mismo ¡y su colega con la camiseta de Kaká, ¿de dónde la habrá sacado? Está orgullosísimo.

El caso es que es curioso pasear por este sitio, los nombres de las calles están muchos en español, las iglesias católicas cerradas, y todo lo referente al pasado está completamente clausurado, pero ahí está, no lo han derruido.

Una playa impresionante de varios kilómetros recorre una parte de la ciudad, es enorme y está prácticamente vacía, sólo la llenan un montón de camisetas verdes haciendo un montón de actividades, aunque hay que reconocer que el premio se lo lleva el surf¡¡¡¡¡y la verdad es que no sé les da nada mal ¡con lo fría que está el agua¡, espero que no tengamos catarros que atender mañana.

Cena de sardinas típicas de la zona y festival Sidi-Ifni no nos deja descansar, hay que aprovecharlo a tope y nadie quiere perderse ni un minuto de disfrute.

 

Ya hemos pasado el ecuador del viaje y aquí no hay quien se pierda nada.

 

 

Ana Fernández-Crehuet.

Enfermera MRS

Crónica 1.09.09

 

Como todos los días, nos hemos levantado apretados por las prisas.

Tras los cinco kilómetros de carrera y los estiramientos con Pablo, nos fuimos a desayunar. Sinceramente ha sido de los mejores desayunos que hemos comido: pan calentito con mantequilla y mermelada y un colacao.

Por fin un sitio en el que lavar la ropa y ponernos un poco en remojo, que ya hacía falta.

Después de que el profesor Asenjo nos introdujera en la historia de Sidi-Ifni, hemos sido recibidos por el Alcalde y nos han enseñado el ayuntamiento perfectamente conservado desde la época en la que los españoles estábamos aquí. Después de la visita guiada hemos visto muchos de los contrastes que caracterizan a un país como Marruecos. Aparentemente, en el mercado se respiraba un ambiente de calma y alegría, el típico de un pueblo. Pero cambiamos de impresión: toda la ilusión y alegría de sus habitantes se desvaneció en cuanto vimos a uno de esos niños de los que tanto se ha oído hablar pero que no siempre se ven. Los llamados “niños pegamento”. Niños que incapaces de afrontar su cruda realidad, tienen que drogarse para no ver y sentir el dolor. Desgraciadamente somos nosotros, los países del primer mundo, los que les hemos inculcado esos valores.

Hoy, eso nos ha hecho reflexionar. Y pensando en la injusticia hemos comido un plato de cuscus. Después de comer y relajarnos un poco en la playa los monitores nos han preparado unos talleres. El que más furor ha tenido es el de surf, a pesar del frío hemos entrado en el mar.

 

Celia Izquierdo

Adriana Muñoz

MRS 2009

Crónica 1.09.09

 

Después de las palabras de Joaquín describiendo la historia de Sidi Ifni nos sumimos en la húmeda noche del 31 de Agosto.

 

Tras algunas horas de sueño nos despertamos a la voz de Pablo, quien nos dirige a la playa en la que realizamos una carrera de 5km.

 

Al finalizar este duro recorrido el baño en la playa y las duchas de después se hacen casi imprescindibles.

 

Algo a destacar en el día de hoy es el lavado de nuestra ropa, que tras haber recorrido el Sahara, el polvo incrustado es casi imposible de desprender. Las nubes con las que amanecemos, toman otro rumbo durante la segunda parte de la charla sobre esta ciudad. A continuación nos dirigimos al Ayuntamiento donde el Alcalde y su intérprete nos acogen. Las edificaciones, que aún conservan un marcado estilo español, llaman la atención de los visitantes.

 

Antes de comer, durante la visita por el zoco, los refrescos bien fresquitos no dejan de ser el producto estrella. Por fin llega la esperada hora: cuscús, pollo y un delicioso melón llenan nuestros estómagos. Nada mejor para digerirlo que una siesta en la playa de la costa marroquí. Entre siestas, fotos y risas la hora de los talleres nos alcanzan. El surf resulta nuestra actividad estrella acompañada de otras como el cuaderno de viaje, taller de radio, cooperación, arqueología y astronomía.

 

Una vez más el sol se esconde y la cerrada noche en tierras extranjeras envuelve a los viajeros. Cada segundo que pasa nos acercan más a este lugar tan diferente a lo que nos suele rodear y hace que sintamos el privilegio de tomar parte en este viaje.

 

 

Elsa Valdivieso

Laura García

MRS 2009

Día 14
Oficial123

JORNADA 14

 

2 SEPTIEMBRE, 7:00, Sidi Ifni.

 

Servicio doméstico.

No sé cuántos de los chicos se habrían lavado la ropa a mano antes de comenzar este viaje. Quizás me equivoque y sean muchos, pero seguro que hasta ahora muy pocos lo habían hecho en tal cantidad y con tal sensación de necesidad. Las barandillas de las terrazas de “La suerte loca” sostienen centenares de prendas de vestir lavadas a mano. Los expedicionarios han de aprovechar la conjunción de varias circunstancias, conjunción que sucede de manera poco habitual: Agua para lavar, momentos para hacerlo, y tiempo de estancia suficiente para que se seque.

La habilidad para lavar se supone, la habilidad para tender salta a la vista: Cualquier hueco es aprovechado. En el amanecer de Sidi Ifni, entre la bruma atlántica, el edificio del hotel, plagado de trapos, parece un velero que, de forma inversa, navegue desde la tierra hacia el mar.

…………………………

Whisky del Sáhara.

Dicen que una de las mayores preocupaciones de los corresponsales de guerra es encontrar cualquier lugar donde adquirir alguna botella de alcohol. Nosotros, en el desayuno, bebemos con deleite el “Whisky del Sáhara”.Así llaman al dulce y ardiente té dulce y aromático típico de Marruecos. A juzgar por la temperatura a la que lo sirven, se le puede llamar, efectivamente, “agua de fuego”.

……………………..

Cobro a 90 días.

En Sidi Ifni continúan los talleres. La estrella es el taller de surf, y la evasión hacia la playa, desde todos los grupos, es evidente. Sin embargo, el taller de radio continúa trabajando con el núcleo duro. Mi equipo comercial ha logrado “vender” a León, el responsable de las grabaciones de vídeo, una cuña de publicidad para nuestro programa. El precio, tres botellas de agua fría. Ya se nos pagará. Nuestro cliente del primer programa, Jaime Martínez De Ubago, monitor y arquitecto, todavía no nos ha pagado los Colacaos que se acordaron como precio de la cuña publicitaria que nos encargó. La radio MRS como la radio misma, el cierre de cuentas se encuentra con dificultades.

Sin embargo, y como en la radio de verdad, el periodista es mejor tratado por quienes les entrevistan, quizás para asegurarse el buen trato recíproco: Elsa, reportera del taller de radio, entrevista a Javier De Miguel, responsable de los autobuses, y a Pablo “Clicli”, monitor, ambos expertos en la conducción por el desierto. Mientras les entrevista, ellos le invitan a tarta de limón y de chocolate. Elsa, periodista incorruptible, acepta los regalos, pero desarrolla luego su reportaje como lo tenía planteado desde un principio.

………………………..

Espacio aéreo internacional.

Sancho sitúa a sotavento, en la playa, la lona de su paramotor. Espera la racha adecuada y tirando de los hilos logra que se infle y ascienda. Con la maneta que pulsa con su mano izquierda inicia el ronquido de la hélice que, como una mochila, lleva a sus espaldas. Colgado de su arnés, el bidón de combustible, con la cantidad justa para el vuelo. No más, la inercia dificulta el vuelo.

Sancho eleva el vuelo por encima de las olas, de la arena, de los talleres, del paseo, igual que antes lo ha elevado sobre los riscos de la Capadocia turca, de los bosques de Mali, de las costas de Mozambique, de las ciudades y paisajes de medio mundo.

La lona del paramotor de Sancho guarda en los interiores de su tejido los vientos del poniente, del levante, de los cinco continentes. Vientos favorables y desfavorables que le han llevado de los más altos vuelos a las más terrenales caídas.

El tejido de la lona del paramotor de Sancho transporta también las miradas alucinadas de miles de puntos que desde abajo observamos su vuelo.

Mucho peso para la lona de Sancho.

………………………..

Personas en la niebla.

La niebla que llega del mar tiene su espacio fijo en el amanecer de Sidi Ifni. La gimnasia matutina también. Hoy la bruma era especialmente espesa. La fila de chicos que sigue a Pablo es hoy más compacta, menos estirada, son menos quienes dejan que la distancia con el compañero de delante se amplíe. Hoy hace falta la referencia de la espalda del compañero para no perder el rumbo. Como en la carrera de las mañanas, cada uno de los chicos busca durante el viaje la referencia de alguno de los otros. La espalda del compañero como faro para llegar, dentro de unos días, al final de la carrera.

……………………….

Despacho con personal adjunto.

Yo imagino estas líneas, sentado en el breve paseo que da al Atlántico. El sonido de las olas, la visión de los chicos practicando surf, el té en la mesa, y las manos de Marina, una de las chicas de la expedición, tecleando en el ordenador. Yo pienso mejor sin tener que luchar con mis torpes dedos en el teclado y ella maneja con mucha más soltura el asunto mecanográfico. Nunca he tenido un despacho más acogedor.

Ni una secretaria que aporte más ideas.

…………………………….

La coiffure.

Las chicas ya no son unas camisetas sucias coronadas por trenzas y recogidos. Unas a otras se han lavado el pelo, se han peinado y han extraído los camiones de arena que transportaban en sus cabezas. Las melenas que habían desaparecido en Madrid han llegado como si hubieran sido transportadas hasta Sidi Ifni por el barco que, cuando la ciudad era española, abastecía a la localidad desde Canarias.

No ha sido fácil, las condiciones todavía no son las ideales, pero tampoco lo eran para el barco que, sin un fondeadero fijo y a merced de importantes corrientes, debía echar al agua chalupas que, a fuerza de remo, llevaban el alimento y los suministros hasta la playa.

Pertrechos que eran recibidos como tesoros por la población, así como ahora las melenas de las chicas parecen mucho más sedosas y hermosas que en Madrid.

Aunque no lo sean.

…………………

Cuando se apaga la voz.

De vez en cuando se aprecia que el bullicio y el griterío de los chicos no es el mismo que hace unos días. El más filósofo dirá que la solemnidad, el silencio, la enormidad, lo milenario de estas tierras ha penetrado en el espíritu de la expedición. Los más prosaicos, sin embargo, entre ellos los médicos, dicen que el cansancio, las diferencias de temperatura, y el contraste entre la sequedad del desierto y la humedad de la costa han hecho mella en las gargantas de muchos de nosotros.

No son raros los casos de chicos que te indican por gestos que se han quedado sin voz. Las gargantas inflamadas no son pocas.

Aunque a la medicina científica se une, en la curación de estos casos, la atracción del taller de surf: varios juran que ya no les duele y que en unas pocas horas se encontrarán totalmente curados. Los monitores les escuchan con escepticismo y no les permiten jugar con las frías aguas del Atlántico.

………………………….

Por si acaso.

A unos kilómetros al sur de Sidi Ifni existe una amplia playa con enormes y espectaculares salientes de roca horadados, erosionados por el viento y el agua. La franja de arena, extensa, refleja en la puesta de sol el cielo que arde. Las furiosas olas, chocando ensordecedoras contra formaciones rocosas que se adentran en el mar, recuerdan a la expedición que observa el espectáculo que ese agua, esas olas, son el Océano Atlántico. Grande, fuerte, impío.

Por si lo habíamos olvidado.

Por si acaso.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

 

Crónica 2.09.09

 

En nuestra segunda noche en Sidi- Ifni nos hemos vuelto a despertar por la llamada a la oración a las cinco de la madrugada. Oímos con la misma fuerza que el “buenos días” de Pablo. Sin embargo, me he vuelto a dormir enseguida y eso me ha hecho darme cuenta de la capacidad de adaptación que hemos conseguido ya a base de dormir prácticamente cada noche en un sitio distinto y en diferentes condiciones, porque ya he tomado el canto como algo rutinario a pesar de ser tan sólo el segundo día aquí.

Ya a la mitad de este viaje son varias las cosas con las que he podido pararme a pensar. A algunas, como las sonrisas permanentes de los niños o la hospitalidad de la gente que no tienen a penas nada, pero sin embargo te lo agradecen todo. Ya me voy acostumbrando a pesar de lo chocante que resulta.

Pero hoy he sentido una nueva sensación que en realidad no tiene mucho que ver con la diferencia cultural y hemos aprendido a relacionarnos con la cooperación y el desarrollo que estamos tratando, pero que yo considero tan importante cono ellas o más.

Ha sido durante el tiempo libre de después de los talleres matinales, cuando he mirado a mi alrededor y he visto que ya conocía prácticamente a todos mis compañeros. Esto me ha hecho sentirme como en casa, ya que la convivencia ha hecho la confianza. Y así la morriña que a veces siento se hace más leve gracias a la amistad.

Aún así, hay ocasiones en las que se intensifica. Esta misma tarde, en la playa con una paisaje embriagador y el haber estado completamente solos en ella ha hecho que me sintiera aislado del mundo y que recordara el bullicio de Madrid, tan lejano de aquí, el lugar más al sur de nuestra expedición.

A pesar de todo, cada día siento más ilusión por continuar con esta aventura que, sin duda, es una experiencia que no podría volver a repetir en la vida. Por eso aprovecho cada segundo.

 

Álvaro Torres Salas

MRS 2009

 

Crónica 2.09.09

 

Comenzamos el día con el ejercicio diario. Una vez terminamos nos damos un refrescante baño en la playa de Sidi-Ifni. Y para quitarnos la sal, nada mejor que una buena ducha.

Después de desayunar comenzamos los talleres ente los que destacan surf, rappel y tirolina. Una vez acabamos las actividades matutinas nos dieron de comer arroz con una deliciosa carne, que resultó ser camello.

Tras un pequeño descanso después de comer hemos realizado una excursión a una playa preciosa en la que hemos disfrutado de un impresionante atardecer.

 

Guillermo del Moral
MRS 2009

Crónica 2.09.09

 

Parece que hoy es un día del que no hay mucho que contar. Un día relajado, un día tranquilo…

El ritmo que llevamos y el constante cambio de ciudades no nos deja darnos cuenta de dónde estamos realmente, y de lo que esto supondrá para cada uno de nosotros.

De entre todos los lugares visitados, Sidi Ifni es uno de los que más me ha acercado a la realidad de las personas.

Anoche estuve un rato hablando con un local marroquí, aunque a él no le guste decirlo.

Dice que es de Santa Cruz de la Mar Pequeña y que su abuelo fue militar español. Intenta acercarse a nosotros a toda costa. Tiene veinte años.

 

María: ¿ Has estado en España?

Morad: En el País Vasco.

María: Y, ¿Cómo llegaste allí? ¿Fuiste de vacaciones?

Morad: Ya sabes, vamos a Canarias en pateras y desde allí ya partimos…

(después de pensarme mucho qué decirle, le pregunto si no tiene miedo)

Morad: Sí, bueno, es peligroso… hay peces muy grandes que se acercan a la patera, pero echamos gasolina y se van rápido. No pasa nada. Tardamos dos días. Además mi amigo es jefe de la patera.

Cuado alguien quiere irse de aquí, preparamos una y vamos todos al mar. No sé si moriré hoy; a lo mejor mañana. No nos preocupa. Ahora lo importante es nuestra alma.

 

 

Al día siguiente Pablo nos despierta y da la sensación de que todo se olvida. Yo continúo mi día sabiendo que gente de mi edad arriesga sus vidas, intentando encontrar felicidad por cualquier parte.

Dentro de diez días me volveré a encontrar en mi casa, con mi gente, rodeada de los lujos cotidianos: agua, comida, cama…

Pero cuando vuelva a dar la mano a alguien, se la daré habiendo descubierto que detrás de cada persona hay una historia diferente: una historia que me incluye.

 

María Sánchez Moreno
MRS 2009

Día 15
123

Crónica 03.09.09

 

Ya llevamos dos semanas en África, con Madrid Rumbo al Sur cada día que pasa, parece que pasa más rápido. Sin embargo, no desperdicio ni un segundo ya que he aprendido a disfrutar cada uno de ellos como si fuese el último, celebrando, cantando y riendo con mis compañeros.

 

En este momento nos encontramos en un bus rumbo a Marrakech, y el agotamiento y sueño de la noche anterior se puede palpar en el ambiente. Casi todos están durmiendo, pero al mismo tiempo admirable que cada cinco minutos más o menos tres o cuatro personas vuelvan a abrir los ojos con la esperanza de haber llegado a Marrakech. Sin duda creo que esto refleja la pasión que ha despertado Madrid Rumbo al Sur en cada uno de nosotros ya que no queremos ni dormir para poder disfrutar al máximo del viaje, contemplando la majestuosidad con la que se manifiesta el paisaje a través de las ventanas.

 

Fernando Pascual

MRS 2009

Crónica 03.09.09

 

Hoy cogemos los macutos para dirigir nuestra marcha hacia Marrakech. Sentada en el autobús dejo atrás Sidi Ifni, un lugar fantástico, con unas playas preciosas y unos atardeceres inolvidables.

En el bus, aprovecho para dormir y, sobre todo, para reflexionar sobre lo que estoy sintiendo y aprendiendo en estos días.

Para pensar en personas, paisajes, y lugares que dejamos atrás, para nunca olvidar, todos ellos quedarán grabados en nuestra memoria y reflejados mediante las palabras en cada uno de nuestros cuadernos de viaje.

Antes de llegar, paramos en Essaouira, donde contemplamos las calles, las gentes, y el mercado. Y me despido mientras respiro la curiosa mezcla de especias que la envuelve.

 

María Peinado

MRS 2009

Crónica 3.09.09

 

El día de hoy ha empezado como un día cualquiera de esos en los que todos sabemos que nos vamos a tirar muchas horas en el autobús. Después de desayunar nos dirigimos rumbo Essaouira. Al poco tiempo se hace el silencio. Hemos dormido poco así que todos caemos rendidos acurrucados en los asientos y mecidos por los baches de una carretera desigual. Después de comer una ración militar, la gente más animada empieza a cantar al ritmo de una guitarra que han recuperado del olvido. Es extraordinario, aún se puede empezar a conocer a gente incluso después de tanto tiempo de viaje. También el autobús te da tiempo a ver el ánimo de la gente; algunos quieren volverse y a otros quieren quedarse…

Creo que el peor miedo que a mí me invade es perder todo lo que estoy ganando en este viaje. Al llegar a mi ciudad, donde me espera mi pandilla, mi novio y mis amigos a los que echo demasiado de menos pero igualmente por ahora quiero seguir acurrucada en un asiento de autobús escuchando la música de una guitarra y los coros de la gente que aún no sé qué serán en mi vida, pero no han parado de sorprenderme en todos los sentidos.

 

 

Silvia Tormenta García

MRS 2009

Día 16
Oficial123456

JORNADA 16

 

CUATRO DE SEPTIEMBRE 8:00

Unos van, otros vienen.

Hoy dejan la expedición por diversas razones Nuria la monitora, Ricardo el biólogo, Ana la enfermera, Javier De Miguel, responsable de los autobuses, León, responsable de vídeo, pero no vamos a ser menos: en El Jadida se nos unen los responsables de la Viceconsejería y los enviados de la prensa de Madrid.

………………………..

Marrakech City.

Letreros luminosos, tráfico intenso y desordenado con coches, motos y peatones disputándose el espacio. Cafeterías, restaurantes, pubs, atrayendo la atención del visitante. Mc Donalds, Coca Cola, carteles en inglés, cientos de pequeños taxis, policía de azul y blanco desentendiéndose con sabiduría del caos vial, Crédit Agricole, American Express, anuncios en marquesinas, Ikea, pizzeria Portofino, Consulado de Francia, autobús Marrakech Tour, visitas en calesa, músicos en las plazas, gentes en los mercados, Louis Vouitton de imitación, Dolce & Gabanna de imitación, prosperidad de imitación…

En Marrakech la quietud diurna del Ramadán se desvanece con el impulso irresistible de la ciudad.

…………………….

El Zoco.

En tres metros de anchura de calleja comparten espacio los abigarrados expositores de las mil tiendas, los encargados sentados a las puertas, los transeúntes y curiosos, y un intenso tráfico en ambas direcciones de bicicletas y ciclomotores de todo tipo. En este poco sosegado ambiente se regatea, se comienzan y se cierran los negocios.

……………………….

El regateo light.

Robert, ayudante de monitores, pide precio por dos pastillas de almizcle. El vendedor le pide 50 dirharms por cada una. Robert ofrece 35. el vendedor rebaja hasta 40. Robert no acepta y se rompe el regateo. Pienso que Robert no ha sabido regatear. Sin embargo, en el siguiente puesto, Robert consigue un precio de 25 dirhams por pastilla. El regateo marroquí, me dice, es muy fácil de jugar, conociendo como él conoce el regateo palestino, mucho más duro y verdaderamente correoso.

Sin necesidad de ser expertos como Robert, los chicos, sin embargo, han hecho sus pinitos, y en los autobuses muestran sus trofeos: pulseras, pendientes, marroquinería, cristales…

 

4 SEPTIEMBRE, 11:30, camino hacia El Jadida.

Las raciones militares.

En una caja de cartón conviven una lata de fabada, cocido madrileño o pote gallego, otra lata de calamares, ensalada, sardinas o atún en aceite, dos tarrinas de dulce de membrillo o albaricoque, un sobre de sopa de pollo, un pequeño hornillo con pastillas para hacer fuego, y una larga serie de otras pastillas de diversos tipos: potabilizadoras, glucosa, vitamina C, chicle para higiene dental…

Este pequeño arsenal logístico se llama “raciones militares”. Durante el trayecto hacia El Jadida, en la parada para comer, volvemos a disfrutarlas. Me dicen que existen en este mundo friki globalizado concursos de raciones militares de los distintos países del mundo, y que las españolas ganan uno de cada dos.

…………………

Mus bereber.

En el autobús, durante los desplazamientos, se van jugando las partidas de mus del campeonato organizado por algunos de los chicos. Los navarros del grupo observamos horrorizados cómo se tiene previsto que se juegue según esa degenerada variante llamada “a ocho reyes”, en lugar de la tradicional y verdadera “a cuatro reyes”.

No obstante, Gonzalo el monitor y yo, lo sabe todo el mundo, seremos los vencedores.

 

 

4 SEPTIEMBRE, 17:30. El Jadida.

El muro.

Es inevitable. Cuando nos encontramos con los recién llegados a Marruecos, con la prensa, los responsables políticos… se aprecia un invisible pero tangible muro entre ellos y nosotros. Los chicos, veteranos del desierto y del Atlas, que han usado piedras como retrete, que han compartido fiebres, madrugones, sudores y tiritonas, ven en los recién llegados lo que ellos eran hace quince días: un grupo débil en su limpieza, ignorante en las lides de la supervivencia. Y los recien llegados aprecian con recelo ese sentimiento, y lo ven injusto, porque vienen aquí a trabajar, a realizar bien su labor y su oficio.

Ambos grupos tienen sus razones, y ambos deberán comprender al otro. Junto con el uso de las potabilizadoras, el del Tiorfán, o la economía de alimentos, forma parte del aprendizaje.

……………………

Ayuda al cuerpo y al espíritu.

El problema del maltrato a las mujeres no sólo se intenta atajar en el primer mundo. Gracias a organizaciones como Essanaa también se lucha aquí contra este problema universal. Essanaa, que nos acoge en su centro del Jadida, es una asociación de mujeres para mujeres.

Fátima, una mujer maltratada que forma parte del programa de ayuda de Essanaa, explica su caso a la expedición. Como simbolizando un problema que no tiene cara, lo hace con el rostro tapado, la vergüenza de ser víctima es otro problema universal.

Essanaa, además de ayudar a mujeres maltratadas, alfabetiza a las lugareñas y les da acceso a la formación profesional. Es decir, les da el pescado y les enseña a pescar.

………………………..

Pasarela El Jadida.

Entre las habilidades profesionales que Essanaa proporciona a las mujeres que participan en su proyecto, el taller de costura. Como lo práctico no quita lo bello, ni lo altruista debe estar reñido con el gusto por el reconocimiento, las mejores ropas que han elaborado no podían quedar en el armario: un grupo de chicas marroquíes acompañadas por otro grupo de chicas de MRS improvisan un desfile de moda sobre la tarima del escenario. Viste el acto la música de un teclado pero son mucho más sonoros los aplausos, los silbidos y los gritos de aprobación del público presente. Las crónicas de las revistas especializadas dirían que las modelos se desenvolvieron con soltura, que la colección sorprendió por lo chic, y que el glamour fue la nota dominante. A pesar de nuestras camisetas sudadas, de la arena que todavía nos persigue y del maquillaje de moreno natural y el rimel de suciedad.

……………………

Cine de verano.

Cena en un local al aire libre, concierto y cine bajo las estrellas. Así termina la jornada. El local no es un lujoso chiringuito, sino unas escuelas en cuyo patio vamos a dormir. La zona no es un elitista lugar de veraneo, sino un apartado lugar a las afueras de El Jadida. La cena no es una mariscada, ni una paella, sino la cena de Ramadán que nos cocinan las mujeres locales. Pero estamos en la gloria. Y la luna, llena (O casi) ayuda.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

 

Crónica 04.09.09

 

Hoy hemos amanecido más tarde de lo normal debido a que ayer tuvimos una intensa noche por el centro de Marrakech. El deporte matinal ha sido bastante suave comparado con otros días. La cara amarga de la mañana fue la limpieza de letrinas realizada por el grupo que más tarde ha llegado al recuento. Finalizado el deporte y recogido el campamento hemos tomado el desayuno en el comedor del albergue, después hemos pasado la mañana en el zoco de Marrakech donde hemos realizado distintas compras. El resto de la mañana lo hemos pasado en el autobús hasta que paramos en una playa de camino a El Jadida, donde la comida ha sido la típica ración militar para compartir.

Ya en El Jadida hemos visitado un centro donde se luchaba contra la violencia de género. En él hemos asistido a diferentes actos como testimonios de mujeres maltratadas, desfiles, bailes, etc. En este acto también nos han presentado a los nuevos miembros de la expedición: unos cuantos periodistas y el Vcepresidente de Coperación de la Comunidad de Madrid.

Tras terminar el acto volvemos a los buses para llegar al punto donde, tras veinte minutos de caminata, montamos el campamento. La cena es la habitual de la zona; sopa tradicional, pan, dulces y un zumo. Antes de dormir vimos una película decidida por consenso.

 

Carlos Gibaja

Marcos García Calvo

Javier Echevarri

MRS 2009

Crónica 04.09.09

 

Mi cumpleaños.

El momento cúspide del viaje coincide con otros eventos de trascendencia como la etapa en Marrakech o la llegada de la brigada de reporteros. Sin cobertura mediática el viaje no sería lo mismo. Me despido de los veintidós en el puesto número veintidós: invito a los chavales a calamares, arroz, brocheta, coca-cola y agua. En la plaza del zoco de Marrakech hay puestos con número. Al entrar, los camareros de los distintos puestos se te abalanzan. Parece que te vayan a devorar ellos en vez de ser al revés. Pactamos un precio por persona y comenzó el banquete. Aunque más caro, me decidí por el 22- Fetiche: nadie pasó hambre. Me cantaron el cumpleaños feliz. Me sentí realmente bien.

A la mañana hablé con mi madre. Todo en orden.

No me gusta nada el zoco ni regateos. Jaime dice que forma parte de la idiosincrasia del lugar, si alguien fija un precio todos los visitantes tratarían de rebajarlo y el comerciante jamás vendería sus bienes. Yo creo que la mentalidad de la gente por aquí es la de exprimir al máximo al turista.

Detesto perder siete minutos en regatear cuarenta céntimos, pero me pregunto cómo de insignificantes serán. Además es notado que los tenderos te ayuden – acosen mejor- para que recales en su tienda. No deben vender mucho. Tal vez el corte inglés sea más civilizado. Desde luego es más aséptico y genera mejores resultados. Son mandos completamente diferentes.

Me han vuelto a felicitar, me siento protagonista y reboso confianza, gratitud y felicidad. Estoy muy a gusto aquí. Gracias a todos. Espero ayudaros a estarlo. Lo intento.

 

Alex Von Kursell

Monitor MRS 2009

Crónica 04/09/09

 

Otro día que se pasa…resulta paradójico lo interminable que se hacen los días y lo rápido que se está pasando el viaje. Esta mañana nos dimos cuenta de que tan sólo nos quedan tres o cuatro días en África antes de ir a Ceuta y Cádiz. En las caras de la gente se han visto diversas reacciones pero la expresión de incredulidad ha ganado por goleada. Parece que no hace ni una semana que empezó todo esto. Hoy visitamos la plaza de Marrakech de día ya que ayer por la noche no tuvimos mucho tiempo. Al ser Ramadán, no tenía tanta vida como de costumbre. Pero pudimos ver algunos encantadores de cobras entre los turistas. Fuimos un rato para hacer compra y la gente se hizo con cientos de regalos para sus familias parejas o amigos. Pese a la aparente dureza de algunos se nota que empezábamos a echar de menos a los que queremos. Hoy hemos podido llamarles y podía verse la cara de emoción al colgar. Esta tarde visitamos la asociación dedicada a proteger a las mujeres maltratadas y a darles formación académica y profesional. Pudimos escuchar los testimonios de mujeres que han vivido situaciones terribles las huellas psicológicas siempre estarán ahí, pero gracias a esta asociación pueden llevarlo mucho mejor. Fue una experiencia muy bonita que nos ha ayudado a ver hasta que punto llegan todavía hoy estas tragedias. Bueno, vamos a cenar, las mujeres de la fundación han cocinado la cena. Aprovecho para mandar besitos a todos los que queremos.

 

 

Ana Pujol Mendoza

MRS 2009

Crónica 04-9.09

 

Sidi Ifni, mon repos

 

Tras las jornadas de desierto árido, pedregoso, desolador, ardiente, llegar a este remanso de paz, gozar de una temperatura suave, contemplar las alas de un mar azul, que avanzan ordenadamente hacia la orilla en formación siete en fondo, es como un premio al esfuerzo realizado en nuestra rápida adaptación al medio por donde pasaremos.

Aquí llegó Diego García de Herrera en 1476 para establecer el enclave español de Santa Cruz de la Mar Pequeña. Luego se perdió la factoría, que fundió para los pescadores, y casi el recuerdo, pero no el derecho adquirido por recuperación de una tierra de nadie. Tratados reiterados desde 1860 así lo reconocen, así como las declaraciones expresas del sultán marroquí de no tener una autoridad sobre estas tierras y sus habitantes. Una vez acordado, tras laboriosa búsqueda del lugar perdido, que correspondía a donde descansa en su morabito el señor Ifni (Sifi Ifni).Y mandó el coronel Capaz y cuando Capaz regresa en nombre de España un 6 de abril de 1934.Desde entonces sus gentes, los bahamaranis, se integran en España, se sienten españoles y dan su vida por la patria dividida en nuestra guerra civil. España construyó una bella ciudad, con edificios bonitos y calles amplias. Luego en 1969 se entregó todo a Marruecos tal como estaba. En el hotel Suerte Loca donde nos hospedamos nos acogen los descendientes del coronel Capaz, según nos cuenta Antonio Pesca, quiso inmortalizar con su nombre la fortuna de haber llegado allí. El negocio lo continúan los hijos de aquel primer empleado del hotel y luego, en 1969, sus dueños. Los desayunos y comidas los hacemos en el camping de Fabián, en la playa magnífica que mira a la ciudad desde abajo y ofrece su arena húmeda y compactada en marea baja. Talleres de surf, escalada, cooperación, arqueología, etc. junto con charlas de historia, astronomía, biología… nos centran en el programa recordándonos que no estamos de vacaciones.

Asistimos al espectáculo único de un crepúsculo mágico en la playa de los arcos Lagzira a unos ocho kilómetros nos vamos con cierta nostalgia por el sitio y por sus gentes que recuerdan la inercia de España durante treinta y cinco años, con cariño y añoranza. Hasta su alcalde, que nos recibió en su ayuntamiento (está todo como lo dejasteis, nos dice). Nos pide que no nos olvidemos y volvamos pronto de visita. Así lo haremos. Ilshallah.

 

Joaquín Asenjo

Profesor de Historia de MRS 2009

Crónica 04.09.09

 

Anoche dormimos en Marrakech y mientras íbamos a cenar a la plaza del zoco, nos quedamos un momento mirando el minarete – se parece como gota de agua a la Giralda- de la mezquita en la que están las tumbas de los saudíes, sobre las que lamento no haber podido rezar.

Soy mahometano –ya lo habrán adivinado- y en este santo mes de Ramadán hubiera sido todo beneficio para mí; pero vamos, primero las obligaciones, y en tal caso manda el grupo.

Grupo que ha ido recorriendo Marruecos de Norte a Sur, comprobando día tras día, que está en un país de contrastes.

Enormes bloques de piedra y ,de repente, como por ensalmo, el mar al pie del monte; ráfagas de viento, dunas de arena, un suelo agrietado, y ,luego, una caravana de camellos, tiendas de nómadas, un pozo en torno al que van aglutinándose, unas mujeres con velo que llegan a lomo de burro.

Autovías interminables, curvas y curvas; Sidi Ifni y este año a provincia típica de los grandes pueblos.

Más lejos, la ciudad, verde, pero que muy verde; un río ininterrumpido de coches, el vaivén continuo de la gente variopinta ¡Una muchacha con gorra! No muy corriente, verdad, pero sí las hay en este país. Fascinante de la que Nuria, León ;el “cameraman”, Ana y su esposo se despidieron esta mañana con la inevitable nota de tristeza que acompaña a todos los adioses del mundo por ser cualquier separación un canto de cisne.

 

Malamine, el africano.

Historiador MRS 09

Crónica 04.09.09

 

Abro los ojos de repente y con un poco de esfuerzo consigo ver Marrakech, muy diferente al Marruecos anterior, muy occidental. Mucho menos Marruecos desde mi punto de vista. Té con pastas de bienvenida. Tenían buena pinta, no llegué a probarlos.

Fuimos a cenar a la plaza de la ciudad, multitud de personas agrupadas alrededor de puestos de comida, que nos intentaban convencer de que el suyo era mucho mejor que el de al lado, pese a que todos fueran iguales. Con varios chanchullos conseguimos cenar, con más o menos miedo de poder caer enfermos. Por primera vez en este país me sentí inferior por el simple hecho de ser mujer, una educación diferente, pero en realidad me impresiona.

Marrakech impresiona, el regateo forma parte de sus calles, de sus gentes. Es realmente un Marruecos distintos, ni mejor ni peor, pero sí muy distinto.

 

Elena Céspedes

MRS 2009

Día 17
Oficial1234

JORNADA 17

 

5 SEPTIEMBRE, El Jadida, escuelas.

La humedad nocturna es tremenda en esta zona de Marruecos. Santiago de Miguel, delegado de la Comunidad de Madrid para sus proyectos en África, vive en Casablanca, a pocos kilómetros de aquí. Dice que las sábanas que guarda en los armarios salen mojadas cuando va a usarlas. Nuestros sacos no son menos, y por encima de nuestra piel, invisible pero presente; una fina pátina de humedad se superpone a las muchas otras que vamos acumulando.

…………………..

La resurrección de Unimog.

Mercedes Unimog es el nombre del camión que han traído a este viaje los bomberos de la Comunidad. Este vehículo, cuyas entrañas metálicas vuelven esta mañana a repartirnos agua, tiene detrás de la cabina un depósito de 1.500 litros de capacidad que nos da la vida día a día. En sus armarios de lata alberga las pastillas potabilizadoras que tornan lo venenoso en inocuo. En sus lomos ha llegado a transportar hasta 20 pasajeros agotados. Sus enormes ruedas nos han llevado el pan y la sal, en forma de agua, a lugares a donde nadie más habría podido hacerlo.

Mercedes Unimog estaba hace 20 días parado en una campa de Madrid, desplazado por compañeros más modernos, esperando, relegado, una emergencia, el desgüace o la subasta.

Ahora, conducido por Juan y por Miguel, nos da seguridad cuando vemos su silueta achaparrada a cola del convoy, o trepa feliz por entre las rocas. Siempre, todos, le vamos a recordar.

Lázaro Unimog.

…………………..

Limpieza de letrinas.

Seguramente la paridad no estriba en que hombre y mujer hagan lo mismo por igual a la vez. Ayer se escuchó ruido de sables y protestas entre las chicas porque un grupo de ellas, el último en prepararse para el deporte matutino, fue designado por Pablo para limpiar las letrinas. Había indignación entre ellas, por que ningún chico participara en la tarea.

Hoy el último grupo en prepararse para el deporte ha sido de chicos, y las letrinas de hoy eran peores que las de ayer.

Asunto zanjado.

…………………….

Cultura y gastronomía.

El historiador senegalés, doctor en la Complutense, Profesor Malamine, es continente de la historia de un continente. Los siglos africanos brotan de su boca en un castellano brusco pero mucho más que correcto.

Esta mañana explica a los chicos la historia de la imperial Marrakech. Entre idas y venidas de Almohades y Benimerines, una de las chicas, pensativa desde hace rato, se gira y me pregunta: “¿Crees que luego, en la embajada, nos sacarán tortilla de patata?”.

La recepción de esta tarde en la embajada de Rabat es para ellos un acontecimiento histórico de primer nivel, y ningún movimiento migratorio, en estos momentos, se puede comparar al nuestro.

…………………..

Labores inéditas.

Unos chicos plantan arbustos alrededor de la escuela, otros pintan las paredes de los edificios (Con lo que les queda de pintura, se queja un monitor, tras embadurnarse entre ellos), otros más recogen la basura de todo el recinto. Pero no son los únicos que realizan labores que no les son familiares: Miguel, el dicharachero y bonachón bombero, se queda sin palabras ante la periodista de televisión que le entrevista, Juan, el bombero guaperas, se enfrenta dubitativo, pincel en mano, a la pared en blanco, las chicas marroquíes hacen de monitoras de nuestros chavales, guiándoles en su labor por las instalaciones…

Lo mismo valemos para un roto que para un descosido.

 

5 SEPTIEMBRE, 12:00, Camino a Rabat.

Highway to Rabat.

Hasta Rabat, autopista. Vía rápida cuya rapidez se relativiza por el denso tráfico y el modo de conducir “a la marroquí”, muy similar a su manera al que se puede “disfrutar” en Roma o Nápoles. Los motores de nuestros vehículos, acostumbrados a rugir angustiados por difíciles terrenos, a muy pequeñas velocidades y forzando marchas reducidas, se relajan y ronronean como molinillos. Se han portado muy bien y se merecen este trayecto de turismo.

Por el camino, Casablanca. Todos miramos a izquierda y derecha buscando la sombra de la sinpar caída de pitillo de Bogart, aguzamos los oídos para escuchar el silbido deafiante de la Marsellesa en el bar de Rick, y alzamos la vista intentando ver despegar el último De Havilland. Pero nada de eso puede apreciarse desde la autopista.

Siempre nos quedará Rabat.

……………………..

Embajadores en la embajada.

El grupo es recibido en la embajada por el Señor Ministro Encargado de Negocios. Discurso de bienvenida y foto de familia en las escaleras de entrada del bello y moderno edificio.

Tras la foto, un ágape con refrescos, frutas, bocadillos y pastas. No está mal para ser Ramadán, aunque cruzo la mirada con la chica que me había preguntado si habría tortilla de patatas y noto su desilusión. Me prometo advertir desde estas crónicas a todas las madres y padres que reciban con cariño a sus hijos a su vuelta en Madrid, pero, sobre todo, con una gran tortilla de patatas.

Tras la comida, en una sala cercana, charla sobre la cooperación española en Marruecos, a cargo de los responsables de la Embajada en las diversas áreas, y de los responsables del ramo de la Comunidad de Madrid. Los chavales no sólo se muestran disciplinados, asistiendo cansados y sucios a las diversas intervenciones, sino que alargan ellos mismos la sesión haciendo un buen número de preguntas, muchas de ellas incisivas. Rocío, una de las chicas, todo carácter, se da la vuelta hacia el final de la sala y con el dedo en la boca hace callar al propio Encargado de Negocios, nuestro anfitrión, que hablaba con un periodista.

Caramba, cómo vienen estos niños.

 

5 SEPTIEMBRE, 20:30, camino a Fez.

 

Oasis de la ruta.

En la autopista, ruta de las caravanas de camellos de metal, los oasis se llaman “Minibrahim”. En esta cadena de establecimientos de carretera, nos abastecemos de Oreo, Doritos, Werther’s Original, Ferrero Rocher, Lindtt…

Y agua, claro, y agua, se me olvidaba.

…………………………..

Fiebre del sábado noche.

Poco antes de medianoche, llegamos a Fez. El gran pebetero de la torre de control del aeropuerto, visto desde la autopista, nos lo avisa. Al fondo, a izquierda y derecha, la amplia extensión de luces de la gran ciudad. De lejos, me recuerda la llegada a Barcelona, o a Le Havre, o a París, o a Madrid.

Pero viéndolas de cerca, ninguna de las anteriores se puede igualar a Fez, seguro, hoy por la noche, en lo que a bullicio nocturno se refiere, con sus restaurantes y cafeterías abarrotados, con el intenso tráfico de vehículos, con los supermercados atestados, con sus amplias y modernas avenidas de espectaculares fuentes luminosas albergando corrientes entrecruzadas de gentes que vienen y van.

Fiebre del sábado noche de Ramadán.

……………………..

En la corriente.

Como lo nuestro no es lo fácil, antes de llegar a nuestra zona de descanso, dejamos las avenidas y nos metemos en medio del jaleo de calles estrechas, ocupadas por peatones y vehículos de mil tipos. Todo ésto, claro, con bufidos e improperios de Nacho, el chófer de mi autobús que, como un titán, lucha para mover la mole de 14 metros por entre variados obstáculos, y a la vez se zafa de los lugareños que se le acercan a la ventanilla para ofrecer nos mercancías más o menos legales.

Los quebraderos de cabeza de los chóferes no duran mucho. Tras un breve paseo a pie por el bullicio, partimos hacia el cámping, a las afueras, en el que pasaremos noche.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

Crónica 05.09.09

 

Marruecos sorprende. Tanto contraste no pasa desapercibido ni en la retina, ni en el corazón de ninguno de nosotros.

Pasamos ya la fase aventurera y rural de nuestra expedición para adentrarnos en ciudades. Las diferencias no son pocas.

Atrás dejamos a los niños inocentes que trabajan en el campo y se acercan al convoy pidiéndonos “un cadeau” para chocarnos bruscamente con los niños pícaros y violentos de las ciudades que, como la otra noche en el zoco de Marrakech, nos lanzaban naranjas y nos rodeaban gritando. Todo para provocar distracciones y robarnos.

Sin embargo, hoy despertamos en una pequeña escuela a las afueras de El Jadida, y vuelvo a convivir muy de cerca con lo que es la vida rural.

Por la mañana, cuando corríamos por los alrededores del colegio, dejé que el grupo me adelantara y me di la vuelta por malestar, para volver al campamento. Cogí el camino equivocado. Caminé y caminé llegando a diferentes aldeas sin dar con el resto del pelotón ni con la escuela de nuevo… Y no sé cuánto tiempo estuve perdida. Completamente sola. Entre plantaciones y tierras que, para mí, eran todas completamente iguales. Pero lo que sí sé es que sin la ayuda de los nómadas no hubiera llegado nunca al campamento.

He tratado de comunicarme con la gente, pero nadie hablaba francés. Todos me hablaban en Berebere y me preguntaban cosas que no sé como, pero las comprendía. Hoy me he dado cuenta de que se puede hablar sin palabras, y de que no nos separan, en el fondo, tantas diferencias. Son más las cosas que nos unen. Por ello, este viaje entre tantas muchas cosas me está sirviendo para borrar el tópico que en España tenemos de que los marroquíes son mala gente. Habrá de todo, como siempre pasa en esta vida.

Finalmente un señor montado en un carro tirado por un burro me ha llevado a un cruce de caminos. Allí otra niña, con una mirada increíble, y una madurez enorme para su corta edad me ha cogido y me ha llevado hasta el campamento. Ella “me ha salvado”. Guardo para siempre su mirada penetrante y su sonrisa blanca.

El resto del día ha transcurrido tranquilo. Hemos pintado el exterior de la escuela con formas y colores. La alegría de todos los partícipes se veía en sus caras. Cada uno de nosotros dibujando sueños. Plasmando nuestras emociones. Emoción que se veía en las caras de los niños que irán a esa escuela.

Viajamos en autobús para pasar por la embajada Española en Rabat y después ir a Fez.

Esta última semana es un continuo vaivén, un no parar. Vemos proyectos continuamente y el trabajo del equipo para hacer llegar noticias a la web se incrementa ahora que han llegado todos los periodistas.

El viaje se ha pasado volando a pesar de la intensidad de los días, cargados de actividad, que hacen que el cansancio se acumule. Y ahora me vuelvo a plantear qué pasará cuando todos volvamos a nuestras respectivas vidas, con nuestra rutina, y dejemos apartada –nunca olvidada- a África.

Se puede ver que otro año más, Madrid Rumbo al Sur crea inquietudes en los cien jóvenes. Todos ansían ayudar y cambiar el mundo.

Es bonito pensar que juntos es posible.

Me quedo con las palabras –de Jose Luis Borges- que ayer citó el viceconsejero de inmigración: “Cuando una persona tiene un sueño, no es más que eso. Pero cuando varias personas comparten el mismo, éste comienza a hacerse realidad”

El viaje se nos escapa… Tenemos ya casi medio pie en España.

 

Al menos sé que mañana volveré a despertar aquí. Despertaré de mis sueños, para entrar en otro.

 

Rocío Simón

Ganadora concurso cuaderno de viaje 2008

 

Crónica 05.09.09

 

Lo último que vi fueron los créditos de la película Babel, hasta que desperté en una escuela de Safi, igual de cansada que cuando me había dormido, pero con muchas ganas de empezar el día. Por supuesto, empezamos con nuestra carrerita matutina (así que las ganas de empezar el día se transforman en ganas de comer). Y después de desayunar nos pusimos manos a la obra con la escuela. No sólo habíamos ido allí a ver dónde dan las clases los niños, o el recorrido que tienen que hacer todos los días, sino a ayudarles a transformarlo en un sitio más acogedor.

Nos dividieron en equipos, unos para pintar y otros para plantar árboles. A mí me tocó pintar, no podía estar más contenta… Nuestro trabajo era rellenar unos dibujos que ya había en las paredes de la escuela. Pero, como no había trabajo para todos, un monitor me animó a pintar mi propio diseño, y eso hice. Dibujé junto a unas amigas una palmera y un camello con un bonito fondo. Nos quedó un dibujo precioso.

El equipo de plantación plantó nada más y nada menos que cuarenta y dos arbolitos.

Cuando terminamos no sólo estaba pintada la escuela, sino que nosotros mismos también lo estábamos. Se podría haber hecho un cuadro con nuestras caras.

Sin ni siquiera limpiarnos nos fuimos hacia la embajada de España en Rabat, dónde comimos con ganas unos bocadillos, fruta, pastelitos y bebidas. Luego tuvimos una charla sobre la cooperación española en Marruecos. Nos explicaron sus principales objetivos en salud, vivienda, agua, medio ambiente y educación.

La verdad es que los exponentes eran todos cooperantes bastante enterados, y nos explicaron brevemente lo que hacían. Pero como nos dejaron hacer preguntas, la proyección duró bastante más, porque todos teníamos dudas que nos respondieron con gusto.

Ahora son las 20:50, y ya llevamos una hora en el autobús. Nos faltan dos horas para llegar a Fez y espero que lo que veamos allí sea más o igual de interesante.

 

Iris Menéndez

MRS 2009

 

Crónica 05.09.09

 

Hoy día cinco de septiembre ha sido un día apasionante a la vez que cansado.

Al despertarnos pudimos comprobar cómo era el colegio en el que habíamos dormido, ya que ayer con la oscuridad apenas pudimos apreciar los desperfectos que este tenía. Lo que todavía no sabíamos era lo que íbamos a hacer posteriormente. Nos juntaron en grupos y nos distribuyeron diferentes tareas como: la plantación de árboles, recogida de basura, y la pintura de las paredes. ¡Ha sido increíble! Ver las sonrisas de estos niños mientras que todos trabajábamos, ya que estas no eran sólo sonrisas sino que eran una energía que nos hacía querer trabajar mucho más y sin parar. Toda está energía malgastada valió más que la pena. Todas las paredes del colegio pintadas con diferentes dibujos y colores, todo el suelo bien limpio y muchos árboles plantados, me dieron una satisfacción personal que hacía tiempo que no obtenía.

Llegó la hora de irse y nos fuimos a Rabat, donde nos acogieron en la Embajada con unos ricos bocadillos y con una charla algo larga. Al acabar cogimos el autobús para dirigirnos a Fez, para una visita rápida.

Ahora nos disponemos a dormir en un campus y aquí acabo.

 

Jaime Zaera

MRS 2009

 

Crónica 05.09.09

 

Otro día más comienza en Marruecos. Amanecimos en una pequeña villa perteneciente a la ciudad de Al-Jadida, cooperando en la labor de pintar un colegio. Muchas anécdotas durante la mañana y la pintura. Los chavales aparte de pintar los murales de azules que se les mandaba, se dejaron llevar por su necesidad de expresarse artísticamente. Pintaban flores, marcas de manos y más cosas sobre las fachadas de un colegio que poco o nada tenia que ver con lo que nosotros entendemos por un colegio. Un pequeño edificio en mitad de una parcela de tierra y piedras.

 

A eso de las 11 del mediodía partimos rumbo a Rabat, antigua capital del reino jerifiano, que tras su hundimiento por la muerte de Yacub et Mansur, quedó reducida a una pequeña aldea de apenas 20 casas. Su origen se remonta al siglo III antes de cristo, donde un pequeño grupo de gente se asentó a orillas del río Bu Regreg. Fue ya en el siglo X cuando los guerreros musulmanes construyeron un Ribat (monasterio fortificado)

 

Estaba previsto que llegásemos a las 15 de la tarde a la embajada española en Rabat, pero la motivación de los expedicionarios en el colegio nos retraso un poco. Durante el trayecto, los chicos especulaban sobre cual sería la comida que nos tenían preparada; paella, tortilla de patata, e incluso algún vino español y cerveza fría, eran las cosas que más se barajaban entre las personas.

Al llegar a Rabat, nos recibieron en la embajada donde tuvimos una comida a base de bocadillos, refrescos y fruta. Los chicos más inconformistas se les veía con cara de desilusión y a su vez murmuraban entre ellos, los otros se contentaron con esa comida, la cual dio para mucho, incluso para repetir bocadillo. Tras la comida el director de cooperación nos ha dado una larga charla acerca de cómo España coopera económicamente, geográficamente, educativamente y socialmente en Marruecos. Los chicos, muy interesados por el tema, lanzaban preguntas, una detrás de otra a los responsables de cada ámbito.

Durante la charla tres de los llamados “azules” marchamos a comprar un cable para poder editar videos, y ya aprovechamos para ver a simple vista la ciudad de la que cabe destacar la enigmática Medina, en situación costera, situada entre el río Bu Regreg y el Océano Atlántico.

En 1919 el Rey Yacub Et Mansur, pretendía realizar la mayor mezquita del mundo compitiendo con la de Irak, fue entonces cuando murió, y su proyecto quedó reducido a un minarete que aún está en pie, llamado la Torre de Hassan. Este minarete actualmente se encuentra rodeado por ruinas.

Otro de los sitios enigmáticos de Rabat son dos de las cinco puertas de la fortaleza que atravesaba la ciudad. Esta fortaleza la hizo levantar el soberano apodado “El Victorioso” tras vencer a los reyes de Castilla Y León. Las puertas son la Alcazaba de los Udayyas, y Bab Er- Ruah-, ambas del siglo XII.

La Alcazaba de los Udayyas es un arco de piedra rojo ocre, flanqueado por dos torres y por dos batientes de madera. Decorada por caracteres árabes la mayor parte borrados, y por (extraño en Marruecos) representaciones animales

Bab Er-Ruah es otra de las puertas de la fortaleza de casi 5 Km. que cruza la ciudad de Rabat. Esta puerta también es conocida como la “Puerta de los Vientos”, y está decorada con caracteres árabes que reproducen versículos del Corán.

Tras la estancia en la embajada, a eso de las 19:30 partimos hacia la ciudad de Fez, en la que tras cinco horas de viaje llegamos a la Medina. Dimos un pequeño paseo bordeando la misma, observando y contemplando la vida de las gentes que aquí habitan.

 

Todo es diferente a lo que estábamos acostumbrados a ver hasta ayer en Marrakech, las ciudades llenas de turistas cambia el ambiente y el ciclo de la vida de los marroquíes durante el “Ramadán”. La propia gente de aquí, sale a la calle, abre sus comercios, pasean y hacen lo que habitualmente hacen durante el resto del año.

 

 

Rafael Villafáñez Ocio

Ayudante de material MRS 09

 

Día 18
Oficial1234

JORNADA 18

 

6 SEPTIEMBRE, Fez.

Un pasito p’adelante, un pasito p’atrás.

Duchados en las instalaciones del camping donde hemos pernoctado, el grupo, que para el observador optimista pudiera parecer relativamente limpio, es recibido en el Ayuntamiento de Fez. Nos parece un edificio bastante vulgar en comparación con las modernas construcciones de la parte nueva, en comparación con las históricas edificaciones de la Medina.

Bajo el ineludible retrato de Mohamed VI, en el salón principal, la mujer que ejerce la traducción presenta al vicealcalde e inicia su alocución con un sonoro “caballeros y caballeras…”

En la mesa, las autoridades locales y de la Comunidad de Madrid. El vicealcalde de Fez habla de las relaciones entre España y Marruecos, y de sus pasos adelante y atrás. Espera, dice, que los presentes seamos testigos y actores del definitivo paso adelante.

………………………….

Ser ONG en Marruecos.

En el propio salón del Ayuntamiento la responsable de la ONG Andea, que recibe apoyo de la Comunidad, nos explica su labor. Buscan, rastrean y recogen a los niños que, esperando una oportunidad para entrar en Europa por algún medio, vagan por las calles, en muchos casos en manos de mafias de las drogas o la prostitución.

Alanal, la responsable de la ONG Aradia, quedó parapléjica en Madrid, donde vive su hermana, por defenderla de los ataques de su marido. Su organización ayuda, alfabetiza e integra la boralmente a mujeres marroquíes llegadas a la Capital de España. Alanal recibe una prolongada ovación, con los chicos en pie.

Su nombre, en castellano, me dice, significa “esperanza”.

Una ONG local de Marruecos nacida para solucionar problemas concretos encuentra grandes dificultades para que prospere su proyecto. Sin embargo, existen otras ONG patrocinadas o creadas personalmente por ministros y personalidades o, más habitual todavía, por sus esposas. Esas ONG parecen encontrar menos problemas. Las primeras recurren a ayudas externas. Entre ellas, como ocurre con las ONG que hemos conocido hoy, la de la Comunidad de Madrid.

……………………..

Cooperación improvisada.

El vehículo médico da rápidamente media vuelta en dirección contraria. Integrados en el convoy que circula por Fez, Jorge y Dani, los doctores, han visto un paseante que cae al suelo, y corren a ayudarle. El socorro médico, pues, llega en 30 segundos. El corro de curiosos, como suele ocurrir, se ha formado en 15.

…………………………..

El zoco de Marruecos.

El zoco de Fez es una metáfora del propio Marruecos, de sus variadas vertientes. Las zonas de fresca sombra alternan con aquellas que los rayos de sol alcanzan abrasando al paseante. Los finos y ricos olores a especias, con el hedor de la inmundicia. El limpio brillo de los metales labrados, con la legión de moscas zumbando alrededor de la despellejada de camello. La poesía de la Medina, con la crueldad de la ruptura en directo del pescuezo de la gallina.

……………………………

 

Figuras imposibles.

En el laberinto del zoco el ascenso de la calle a la ida no implica descenso a la vuelta. He comprobado que una ascensión puede verse seguida, al dar la vuelta, milagrosamente, por otra ascensión. No he podido observar lo mismo en un descenso.

En Marruecos no.

 

6 SEPTIEMBRE, 17:30, Volubilis.

En un alto cuyas laderas aparecen fértiles en olivos, vides y chumberas, las ruinas de Volubilis. Esta ciudad, que alcanzó los 20.000 habitantes, era la capital de la Mauritania Tingitana. Las ciudades romanas ya son antepasados cercanos de nuestras actuales urbes. Con su vía principal cuajada de tiendas y portales, con su templo, sus baños, su zona alta de casas de ricos y su zona baja de casas de pobres. Y con su burdel, con el visible relieve del falo del Dios Príapo.

El maravilloso atardecer hace nítidas las columnas de dib

Versos estilos, y envuelve los mosaicos en la penumbra de la historia, hasta que casi podemos notar las sombras de los moradores de las villas.

Volubilis, animada ciudad, desapareció por los efectos de un gran terremoto.

En los suelos todavía se observa lo que podemos llamar arte-fusión: El perfil con diadema de una señora está adornado, en lugar de con las habituales grecas, con los dibujos geométricos propios de los bereberes.

 

6 SEPTIEMBRE, 22:00, ruta hacia Tetuán.

Desde Volubilis hasta Tetuán, nuestro destino, una carretera de montaña con ciertas dificultades, de noche, y con más de doscientos kilómetros por delante. Un duro trayecto para un grupo cansado. Del grupo de los mayores, los más frescos físicamente nos repartimos por los todoterrenos, con compañero para hacer relevos en la conducción. Partimos.

Uno de los autobuses ha quedado averiado en Fez, a la espera de reparación, así que todos sus ocupantes nos repartimos entre el autobús de la prensa y los demás vehículos. A pesar de la comodidad de los buses, los chicos que van en los todoterreno y yo, poco acostumbrados a los viajes por terrenos desconocidos en este tipo de transportes, estamos contentos porque para nosotros sigue siendo una aventura. Ponemos cara de indiferencia, pero no podemos dejar de estar atentos, sin perdernos detalle, disfrutando de ser “los de los coches”. Miguel Ángel, uno de los chicos, ha estado enfermo los últimos días, lo que le tiene, además, bajo de moral. Se le ha dicho que viaje como copiloto en el vehículo de Willy, el encargado de vídeo tras la marcha de León. No le había visto tan animado desde el comienzo del viaje, y luce una sonrisa de oreja a oreja. Me alegro.

…………………..

Pablo 3P.

Pablo Tres Palacios es “Clicli”. Y conduce en estos momentos el vehículo en el que viajamos los dos médicos y yo. Ahora me apetece llamarle por su nombre y apellido, y no por su apodo, porque es un Señor. Monitor de un grupo de chicos, trabaja a destajo sin poner una pega, y siempre con una sonrisa, siempre con una palmada en la espalda cuando pasa a tu lado, siempre preguntando con su guasón acento de Cádiz qué tal estás. Pero Pablo Tres Palacios no es trigo limpio, engaña: Dice ser partidario de la disciplina, de endurecer las marchas, de hacer más selectivo el viaje, pero quien le observa puede verle transportando las mochilas de los desfallecidos, hablando con los enfermos, acompañando de pie a los chicos sentados en las conferencias, llevando el agua o la comida a alguien, entregando a su propietario algún objeto perdido, esperando a los últimos en la marcha.

Pablo Tres Palacios nos engaña.

……………………..

 

Tetuán.

Ya de madrugada, llegamos a las instalaciones que nos van a acoger esta noche en Tetuán. Tras el Atlas, el Sahara y la costa atlántica, estamos de nuevo en el Rif. Hay un letrero que indica la distancia kilométrica hasta Ceuta. Huele a España. Ya hay ganas.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

 

Crónica 06.09.09

 

Dormimos solamente lo que el cuerpo nos obliga y no porque no estemos cansados sino porque ya empezamos a tener una pequeña angustia al pensar que quedan muy pocos días de viaje, e intentamos aprovechar cada segundo.

Hoy hemos tenido una ducha en condiciones después de correr que ha sentado genial.

Una vez listos hemos ido a visitar el ayuntamiento de Fez, dónde nos han contado un poco la cooperación que se hace en la ciudad. El protagonismo lo han tenido dos mujeres; la alcaldesa que hacía la traducción entre español, francés y árabe, y otra que nos ha contado su experiencia con los malos tratos. Después de una ronda de preguntas hemos tomado un té y unas pastas de desayuno, y hemos ido a dar una vuelta por la medina. Lo que más nos ha llamado la atención ha sido una escena en la que un hombre mataba a una gallina, y la zona de curtidores, muy peculiar, aunque con un olor bastante insoportable.

Cuando hemos ido a los autobuses uno de ellos se había estropeado, así que hemos tenido que meternos en el otro bus, en el de periodistas; coche para ir a unas ruinas romanas, Volubilis. Antes de visitarlas hemos comido, en una terraza, con las Ruinas al fondo, así que la visita ha sido justo al atardecer, lo que hacía las vistas del lugar mucho más alucinantes. En las ruinas ha habido una misa para los que se han querido quedar y, cuando ha terminado, hemos vuelto a ponernos en camino hacia Tetuán dónde dormimos todas las chicas en una habitación.

Antes de acostarnos tomamos unas raciones de comida militar. Por último una película.

 

Irene Azpiazu y Victoria Fernández

MRS 2009

 

Crónica 06.09.09

 

Y de pronto Volúbilis, el conjunto de ruinas romanas más importante de Marruecos.

Comemos al aire libre en un restaurante con impresionantes vistas a la ruina. Y tras el postre unos guías nos enseñan los restos de la Mauritania tinguitana. Cae el atardecer… Lo que hace que el conjunto sea si cabe más espectacular. Lo curioso, es que estamos solos…Sin toneladas de turistas haciéndose fotos. Sin las espantosas tiendas de souvenirs. Es muy fácil transportarse al año 40 de la era cristiana e imaginarse a aquellas gentes comprando pescado, bañándose en las termas de Galiano…

Llegando a la casa de Orfeo, sus maravillosos mosaicos… Impresionante es también el arco del triunfo, del siglo III, que domina la llanura occidental y bajo el que se pone el sol.

Este patrimonio cultural sería explotadísimo por otro país que tuviera más recursos que destinar al turista.

No puedo dejar de pensar en mi padre, enamorado del arte romano, y lo que disfrutaría estando aquí. Sonrío al imaginarle descifrando las escrituras sobre las piedras … Y disfruto de uno de los mejores paseos… Y me parece increíble estar en Marruecos… Porque esto también es Marruecos… No sólo medinas llenas de artículos para comprar, de especias de té.

Estamos unidos por el Mediterráneo. Tan cerca pero a veces tan lejos…

Antes de irnos algunos asistimos a misa en pleno altar de sacrificios del templo de Júpiter. No puedo pensar en un marco más espectacular y rescatar las palabras de San Agustín: “Me hiciste señor para ti y mi corazón arde inquieto hasta que descanse en ti”

Hay lugares que engrandecen el alma… Hoy lo hizo Volúbilis.

 

Marta Recio

Monitora MRS 2009

 

Crónica 06/09/2009

 

Quitarse la boina.

 

Me faltan dedos para contar cuántas veces he apagado el televisor este año pensando

“ Qué mundo más desastroso!”, lo que decía Mafalda: “ Que lo paren que me bajo” y eso que me considero una persona muy optimista. MRS es un viaje hacia el corazón de África. Este año tocó Marruecos… Dónde cien jóvenes (y cuarenta adultos de la organización) conviven durante tres semanas. Conocerse a una misma conociendo otras culturas… Y quitarse la boina… Darse cuenta de que no somos el ombligo del mundo…De que existe otra realidad muy rica, diferente a la nuestra… Que hay más formas de hacer la misma cosa…

A mí personalmente se me han caído muchos tópicos que tenía sobre el Islam -¿cómo olvidar a aquella mujeres nómadas que estuvieron cocinando todo el día en pleno Ramadán para nosotros?- Y ahora valoro muchísimo más el trabajo de los bomberos (que nos han acompañado todo el viaje dándonos agua). No sé que hubiésemos hecho sin ellos en el desierto.

Un viaje así te regala momentos inolvidables. Ver a los chicos bailar con gentes con las que hablan distintos idiomas… Una vez más se demuestra que disfrutar la música es lenguaje universal…Verles disfrutar pintando escuelas o plantando árboles en Al Jadida o celebrar misa en plenas ruinas romanas en Volúbilis.

Pero sin duda lo mejor es la gente. Aquí cada persona tiene algo que enseñar. Historiadores, astrónomos, profesores de cooperación… Y es por eso por lo que a pesar de los momentos que no son tan buenos, como cuando echas de menos las cosas habituales de casa: tiempo, una ducha, más horas de sueño…

A pesar, y quizás también por eso( uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde), me considero tan afortunada por formar parte de esta gran locura que es MRS. Bendita locura.

 

Marta Recio,

Monitora, médico MRS 2009

 

Crónica 06.09.09

 

Un regalo. Mi regalo. África, me has acogido con los brazos abiertos sin que yo te lo pidiera. África, me has enseñado que lo que de verdad importa son las personas, su cultura, su calor. África, siento que cuando regrese de nuevo te voy a comprender mejor porque tendré tiempo para reflexionar y pensar en todas las cosas que me has regalado sin que yo te haya dado nada a cambio. África, eres especial. Sin ti estoy segura de que no pensaría así del mundo, de la vida. Dicen que la vida es para aprender y tú, África, día a día me has enseñado a vivir, valorando y consiguiendo las cosas con esfuerzo.

Me has visto crecer estos últimos días. Por eso, África, quiero que sepas que para mí eres el mejor regalo del mundo.

Gracias por darme esta oportunidad de aprender día a día de ti, África.

Y ahora lo que falta es sencillo. Sustituye África por el nombre Rosa y así lograré transmitir desde aquí mi regalo.

Felicidades mamá.

 

 

Patricia Dolláguez

MRS 2009

 

Día 19
Oficial123

JORNADA 19

 

7 SEPTIEMBRE, 7:00.

Casita de piedra, casita de barro.

Las paredes del Centro Taboula, llamado así por el barrio en el que se encuentra, bonito y grande edificio de blanco encalado, nos han protegido bien del vendaval de viento del estrecho que hace golpear fuertemente las persianas contra las ventanas.

No han podido protegernos los muros, sin embargo, contra la humedad propiciada por la cercanía del mar y por el constante calabobos que, casi invisible, no deja de caer.

…………………….

Sociedad laboral.

En el Centro Taboula desarrolla su actividad ATIL (Asociación Tetuán iniciativas laborales). Imparten a los locales talleres de peluquería, pastelería o pintura. Esta mañana es a los chicos a quienes enseñan sus habilidades. Ana comenta que ha sido nombrada lavadora de pelo, y se lo ha dejado suave y reluciente a muchos de sus compañeros.

…………………….

Lo moral y lo material.

Tetuán, Fez, Marrakech… en las zonas urbanas que recorremos en la última parte del viaje la pobreza es más aparente que en las miserables zonas rurales de la primera parte. Allí la falta de lo más básico era homogénea, y la gente convivía con ello de manera más natural y feliz. Aquí, junto a la pugna desigual entre prosperidad y pobreza material, se observa la pobreza moral: la corriente soterrada del tráfico de drogas muestra de vez en cuando su negrura, los chicos de MRS pueden verse en el otro lado del espejo de la fortuna en los chicos de la calle, explotados por las mafias. Al lado del comercio, de la vida cotidiana, del colegio, del aseo… la mente y la sonrisa helada. Pobreza material y pobreza moral, contraste común, con formas tradicionales autóctonas, en todos los países del mundo.

……………………

El otro lado del espejo.

Entre nuestras cámaras de fotos y las de ellos, una bisectriz marca dónde se ubica el espejo. Nos miramos y nos retratamos sin saber qué piensa de nosotros el de enfrente.

Me cuentan los chicos que mientras que ellos, cuando fotografían a un marroquí, se fijan en las caras, los nativos, cuando les fotografían a ellos, se fijan en el pelo. En Tetuán, mientras el profesor Asenjo imparte una conferencia, aparece un equipo de Canal 2 de la televisión marroquí. Tras casi tres semanas de observaciones en Marruecos, ¿qué verán ellos en nosotros?

………………………

¿Quién me mira a mí?

Uno de los chicos me hace notar que, en las carreteras de acceso a las ciudades marroquíes, los que andan a pie son mirados casi con desprecio por quienes viajan en las atestadas furgonetas y destartalados transportes. Y que, a su vez, éstos son observados con superioridad por quienes, mejor situados, viajan en vehículos propios. Y todos, finaliza, son observados con lástima por nosotros mismos, que viajamos en modernos autobuses y todoterrenos.

Alguien, meditamos, nos estará mirando desde algún lado, considerándonos miserables.

……………………..

Un grupo de niños marroquíes rodea a los chicos citando nombre de futbolistas como Casillas, Messi, Eto´o, Ramos o Ronaldo. Pablo, el jefe de monitores, una vez más, hace imponer el orden y el buen sentido: a los dos minutos, los pequeños marroquíes cantan: “Osasuna, Osasuna, oé oé.”

…………………

7 SEPTIEMBRE, 23:00, Tánger.

Sustitución a mejor.

Llegamos de noche cerrada a Tánger. Allí nos alojamos en el Centro Hogar Infantil Padre Lerchundi. La Comunidad de Madrid invita en un restaurante de la ciudad a un buen tentenpié nocturno a la prensa y a una representación de la organización de MRS con Telmo a la cabeza.

Mi agenda social, pues, me impide realizar la transcripción diaria de las crónicas, y dejo todo el pastel a la otra parte del equipo, a Marina, a la que hago responsable de que estas líneas lleguen a la web. Además de realizar su habitual trabajo de mecanógrafa y proveedora de ideas, hoy abuso y encargo a Marina que para cerrar la crónica del día, me sustituya, y escriba, en breve espacio, qué poso le deja este viaje que ha realizado junto con otros 99 chicos de su edad, y que llega a su fin.

……………….

El viaje de Marina.

 

Son las 2:00 de la mañana, tan solo quedan tres días.

En el silencio de la noche repaso las huellas que hemos ido dejando atrás. En el primer momento en que supe que vendría, todo empezó a ser diferente en mi interior. Cada día voy viendo cómo las diferencias son mayores, cómo consigo entenderlo y, a la vez, cómo no puedo comprender cada detalle tan y tan distinto.

A veces me siento cansada de intentar recordar cada paso que dimos para intentar tener una reacción. Cada sensación es lo importante, cada sonrisa de los niños que nos vamos encontrando, cada casa de arena, cada paisaje, cada mirada, cada vida…

 

Los ojos de Taisha, su brillo, su ilusión y su inocencia, los pasos de Moha, el polvo tras sus pies, su ropita ancha. Admiro cado uno de esos detalles.

La imagen de una mujer, entre las hojas de un maizal, la luz del sol poniente a su espalda, un burro africano a su izquierda. Parecía feliz, quizás resignada y educada para que aquello fuese su vida. Su belleza me cautivó. Me dedicó una sonrisa que me hizo sentir cercana.

Los pastores nómadas, entre ellos Tuha, él siempre reía. Sin conocerlos se preocupaba por que estuviesen bien.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

Crónica 07.09.09

 

 

Otro día más que se ha terminado. Este viaje está llegando a su fin. Por una parte tenemos ganas de ver a gente de Madrid. Por otra, la ilusión de prolongar nuestra experiencia en el continente africano es inmensa. Cada día es aprovechado al máximo. Hoy nos hemos levantado y tras el estiramiento y desayuno hemos hecho unos talleres de pintura, pastelería y peluquería. Después hemos hecho un recorrido turístico por la medina de Tetouán para volver a comer sobre las siete de la tarde. Seguidamente nos dirigimos Tánger, en donde pasaremos la noche.

 

Cristina Viña

Laura Rico

Victoria Fernández

MRS 2009

 

Crónica 07.09.09

 

 

Poco a poco se acaban los días en las tierras africanas y desde luego hemos compartido momentos únicos. Todos hemos aportado algo para que durante estos veinte días nos hayamos sentido unidos y dignos de una gran familia. En todo momento hemos ofrecido nuestros hombros para que cada uno de nosotros fuese capaz de escalar hasta sus sueños y objetivos. Siempre hemos estado dispuestos a sacrificar nuestros bienes para saciar la necesidad de todos. Y eso ha sido lo más bonito del viaje hasta ahora que hemos aprendido a compartir y a convivir todos juntos hasta cuando las condiciones no eran las más propicias. Juntos hemos demostrado lo que vale trabajar en equipo y el gran resultado que se obtiene a partir de ello. Juntos hemos bailado a ritmo de la música marroquí entre chavales con un espíritu vivo y feliz y unos ojos esperanzadores llenos de ambición y ternura. Pero seguimos sedientos de aventura. Queremos llegar y empapar más nuestros corazones y vivir juntos mil aventuras en estas tierras africanas llenas de enseñanza y felicidad. Juntos hemos sudado para sacar adelante nuestro objetivos, hemos puesto todo nuestro esfuerzo ayudándonos unos a otros por el bien de la cooperación para demostrar que juntando nuestra solidaridad, que igual no puede construir un colegio o enseñar a niños a leer y escribir pero sí que puede hacer notar en nuestros corazones un sentimiento de felicidad y satisfacción, al demostrar que uniendo todas nuestras manos la cooperación es posible. Es posible redibujar sonrisas en los niños más desfavorecidos y hacer que su espíritu se vuelva a llenar de fe y esperanza.

 

David Dorado

MRS 2009

Crónica 07.09.09

 

Como estos últimos días estamos visitando las ciudades grandes (Fez, Marrakech y ahora Tetuán) y haciendo muchísimas cosas en tan sólo 24 horas, el tiempo se pasa mucho más rápido. Es raro porque pensamos en cosas que hemos hecho y creemos que apenas ha pasado tiempo pero si echamos cuentas vemos que han pasado un par de días o más.

 

Hoy nos hemos despertado en Tetuán, las instalaciones de una asociación llamada Codespa. Durante las primeras horas de la mañana hicimos lo de siempre; deporte y desayuno. Después tuvimos una conferencia en la que nos contaron un poco a que se dedican aquí y luego hablamos sobre ONGs. Para que entendamos mejor como funciona todo en esta asociación, nos van a dejar hacer tres talleres que se realizan aquí: peluquería, pastelería y pintura (decoran los muros exteriores del edificio).

 

Yo quería hacer el taller de pastelería. Estuvo genial, hicimos una tarta de almendras y peras. Lo más gracioso de todo fue que nos íbamos comiendo los ingredientes mientras la hacíamos. Yo pensaba que la tarta sería un desastre, pero nos quedo deliciosa.

 

Después de hacer las tartas nos quedamos hablando un rato con los chicos marroquíes que nos ayudaron. Creo que esa es la mejor parte del viaje: poder conocer a la gente de aquí. Estuvimos hablando de fútbol, de nuestro viaje por Marruecos e incluso de religión. Una de las chicas con las que hablé se llama Sima y tiene 22 años. Era muy simpática, me enseñó a decir unas cuantas cosas en árabe. Cuento esto porque si he aprendido una cosa en este viaje es, desde mi punto de vista, que a pesar de tener culturas distintas, y aunque no lo parezca, son más las cosas que tenemos en común que las que no.

 

Nikki Asteinza

MRS 2009

 

Día 20
Oficial123

JORNADA 20

 

8 SEPTIEMBRE, Centro Hogar Infantil Padre Lerchundi, Tánger.

Nikinha.

La mañana en Tánger es fresca, cae alguna gota y sopla un fuerte viento. Después de la gimnasia, aparece un balón en el patio y se improvisa un partido. Más de veinticinco chavales en el pequeño campo de cemento del patio dan para poco más que empujones y melées alrededor de la bola. Hasta que aparece Niki, una chica de tez morena y cinta en el pelo que, desde su propia área, pega el balón a su zapatilla y, enseñándolo y escondiéndolo, hipnotiza a compañeros y rivales. Entre el bosque de piernas, Niki serpentéa, entre caderas rotas de sus rivales. Niki llega al área contraria y levanta la cabeza, lista para golpear. Entonces, el único defensa que no ha tenido la sensibilidad de ser obnubilado por sus arabescos, mete el cuerpo, empuja, pone las piernas por delante y con una falta hace inútil todo lo anterior. Es el fútbol: aunque ahora todos aplauden a Niki, es el defensa el que ha ganado.

………………

Récord mundial de Nacho.

Nacho, el chófer, como buen capitán, se había quedado en Fez junto con su autobús estropeado. Hoy le hemos encontrado ya a los pies de su vehículo, esperándonos junto a los otros. Le hemos vitoreado y abrazado, y uno de los chicos y yo, desde dentro del bus, le hemos dicho que en el panel de la cabina se encendía una luz de avería. Antes de decirle que era broma, hemos dejado que la figura poco atlética de Nacho subiera, con cara desencajada, de un solo salto. Ha tardado una fracción de segundo.

…………………

Sonrisas y lágrimas.

El día de hoy es intenso en visitas a proyectos en los que interviene la Comunidad de Madrid. La escuela para niños Padre Lerchundi, en cuyo patio hemos dormido, el Centro de Salud El Kharb, proyecto desarrollado por Médicos Mundi, el centro de ocupación para niños Assadaka, que nos recibe con bailes y coreografías representadas por unas criaturas que enamoran a nuestros chavales, que acaban bailando con ellos en el escenario.

O la dura visita al centro en el que los Franciscanos de Cruz Blanca atienden a discapacitados mentales severos que son abandonados por sus familias. Sin nadie que les visite, sin más cuidados que los de los tres Padres, nuestra visita provoca a los internos un éxtasis de alegría que expresan con palmas y agudos gritos. Sus signos y exteriorización de sentimientos, difícil de interpretar según parámetros habituales, transmite sin embargo con certeza una intensa alegría ante las atenciones de los chavales. De una manera u otra, sonríen.

Algunos de nuestros chicos lloran.

………………….

Clase no turista.

Gonzalo, el monitor, mientras esperamos marchar en los autobuses, ha sacado ya dos veces del hueco de las ruedas a un niño marroquí que le había preguntado si íbamos hacia España. Gonzalo, de material e intendencia, me dice a última hora del día que uno de los pequeños y escurridizos marroquíes se ha colado en el último traslado hasta las cercanías del puerto de Tánger, y le ha visto salir de debajo del autobús minutos después de detenernos. Ahora, hemos visto salir hasta cinco que han sondeado la capacidad del hueco del motor.

Todos buscan billete de segunda para un destino de primera.

Sin posibilidad de reclamación.

…………………..

Zocos móviles.

Las callejas que ascienden desde el puerto de Tánger hacia el interior de la ciudad ofrecen variedad de cafeterías, restaurantes y puestos de alimentación. No son muchos los comercios, pero es que aquí el comercio es ambulante. En cuanto paramos en una terraza, salen de la nada decenas de vendedores ambulantes con baratijas, Rolex de a diez euros (a mí me clavan quince por una mala imitación de un Tag Heuer), sombreros, artesanía, piedras de Atlas…

El regateo aquí es más a la baja que en otros lugares que hemos visitado, quizás los vendedores tienen más prisa por desprenderse de sus productos, quizás la necesidad es mayor. Una de las chicas, Louise, rebaja un bolso desde cuatrocientos Dirhams (cuarenta euros) hasta cien, y al final decide no comprarlo. El vendedor le persigue ofreciéndoselo por cincuenta.

A mí me ofrecen una pulsera supuestamente de plata por ciento cincuenta Dirhams, le enseño al vendedor el único billete de cincuenta que me queda y me lo arrebata dejándome en la mano la pulsera y dando por bueno el precio. Mientras se aleja, me grita: “plata de África”. Nunca imaginé que fuera plata africana, pero aún así me parece excesivo encontrar en la parte interior de la pulsera una etiqueta en la que se indica: “made in India”.

 

8 de SEPTIEMBRE, 21:00, Khemis Anjra.

Granja escuela.

A unos kilómetros de Tánger, en una zona rural lejos de los grandes movimientos de tráfico y personas de la gran ciudad, dormiremos en una granja que ejerce de centro psicopedagógico para los chicos de la calle, que, como los que han intentado introducirse en las entrañas de nuestros autobuses, vagan sin destino, muchos de ellos adictos a esnifar pegamento. Las hortalizas y los animales como remedio natural.

 

El viaje de Marina (2).

 

Se hizo intenso ese momento para ella. Caras de felicidad, de desconocimiento, de intriga hacia lo que ocurriría minutos después. Por su parte, entraba segura, sus pasos firmes y lentos. Escuchar los gritos de felicidad de aquel chico que descansaba sobre una silla preparada. La excitación que en un momento entró en los cuerpos de todos ellos.

Te siento cerca, sé todo lo que hemos sufrido y superado y hoy he visto que, aunque a veces no lo haya creído, tenemos suerte. Suerte por tener a tantas personas siempre a nuestro lado, ayudándote, ayudándome, juntos.

Recuerdos, que han venido a mi cabeza cuando conocí a Moha, al estrechar su mano con la mía. Él también pareció muy educado y tímido, al igual que tú cuando no te sientes confiado.

Todas las dificultades que veo en nosotros, las he visto multiplicadas hoy con los chicos. Prejuicios, cultura, tradición, religión, desinterés y miedo.

Me siento afortunada de haber podido conocer aquel proyecto. Lloré, y noté que cada lágrima me hacía más fuerte.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

Crónica 08.09.09

 

Hoy se presenta un día emotivo, nos levantamos con energía para empaparnos de las cosas que hoy nos tocarán vivir. Ya queda menos para que este sueño acabe, este viaje llega a su fin y muchos no queremos que se termine.

Hoy es día de proyectos. El primero que visitamos es un centro de salud llevado por Médicos Mundi Madrid en Aouama. Este centro dirige su principal objetivo hacia las madres y los bebés, y a la formación de personal sanitario. Al terminar la visita en este centro de salud, encaminamos nuestra marcha hacia la medina de Tánger para saciar nuestro apetito. Tras la comida nos montamos en el bus con un poco de tensión, pues unos chicos han intentado colarse en los bajos de los autobuses; suena duro, pero aquí es una realidad que se aprecia día a día.

Una vez llegamos al centro de formación social Assadaka, nos quedamos alucinando con lo que nuestros ojos percibían. Veíamos un lugar precioso que contrastaba con lo que fuera se presentaba. Los niños que se encuentran internos en este centro nos demuestran su arte con la música, la danza y el teatro. Escuchamos distintas canciones españolas. Quizá la que más me ha impactado sea la de “soy minero”, canción que tanto me recordó a mi padre. Y lo más emotivo de este día, fue sin duda alguna cuando repartimos a cada niño un juguete de la campaña “ Un juguete, una ilusión”. Y ver la mirada de los niños que reflejaban la felicidad y la gratitud por ese osito de peluche, esa muñeca o ese coche que estrujaban entre sus manos para que no se le escapase.

Compartimos con los niños unas horas inolvidables llenas de diversión y cariño. Nos regalaron a cada uno una rosa y una bolsita cuyo contenido era la mano de Fátima.

Nos quedamos asombrados con aquellos detallitos que se encontraban en nuestras manos.

Cenamos con los chicos y chicas e intercambiamos algunas palabras.

Ya, al terminar de cenar, nos vamos a otro centro a dormir. Esta es nuestra última noche aquí en Marruecos y estamos todos un poco conmovidos. Esto se acaba y no queremos, pero nos llevamos un pedacito de África grabado en nuestros corazones.

 

María Peinado

MRS 2009

Crónica 08.09.09

 

Salimos de Tetuán para inaugurar un nuevo proyecto de la Comunidad de Madrid, un centro de maternidad de Médicos Mundi en Fahs Anjra (Tánger). En el interior hemos podido ver diferentes salas como la recepción, sala de espera, medicamentos y consultas, que ayudarán dentro de poco a la población de alrededor. Inmediatamente después, vamos al corazón de Tánger, donde se hacen grupos para comer y visitar nuestro segundo proyecto del día. La espera se hace larga, pero poco a poco con cuentagotas los platos nos llegan a las mesas. Al terminar, organizados por grupos, pasamos a visitar la casa de Nazaret; un centro de acogida para discapacitados mentales y lugar de reinserción social para menores.

Seguidamente, tuvimos la oportunidad de compartir un rato con alguno de los enfermos que residen ahí. Definitivamente, creo que todos hemos salido con la sensación de haber vivido uno de los momentos más importantes del viaje. Ha sido alucinante, la ingenuidad y dependencia de los discapacitados y, más aún, la dedicación y el afecto de los hermanos franciscanos, los encargados de cuidar de ellos. Da mucho respeto el intentar abarcar toda la renuncia y entrega de estos hombres que dedican su vida a dar cariño y a ayudar a gente que a lo mejor ni se da cuenta. Enfermos cuyo mundo de tinieblas no se disipará nunca. Ciertamente representan los héroes escondidos de nuestra sociedad.

Al llegar a los autobuses nos encontramos con otra espeluznante realidad; varios niños del lugar rondan nuestro autobús esperando la mínima distracción para colarse debajo.

Finalmente llega nuestro último proyecto del día que nos reconforta después de la cruda dureza del proyecto anterior. Se trata de la visita a un centro de acogida de menores, un pequeño paraíso en las entrañas de un barrio marginal.

Tras una calurosa bienvenida de danzas y de teatro representadas por los niños, tenemos la sensación de haber palpado un poco más a fondo el espíritu más tierno e inocente de Marruecos. Recibimos de parte de los pequeños rosas y manos de Fátima. Luego nosotros celebramos el aniversario de “un juguete una ilusión” repartiendo juguetes. Lo mejor de la velada fue el poder mezclarnos con ellos y entregarles el amor familiar que les falta.

Hoy realmente ha sido un gran día, lleno de contrastes que nos ha hecho pensar y reflexionar sobre lo verdaderamente importante en esta vida.

Irene Barroso Huber

Claudia García

MRS 2009

 

Crónica 08.09.09

 

El día de hoy ha sido muy diferente a los demás. Era el cumpleaños de un amigo al que todos valoramos mucho, así que empezamos el día con ilusión y hasta madrugar ya no se hace tan difícil. Pero el día nos deparaba muchas sorpresas. Cuando ni siquiera nosotros lo esperábamos. Una visita en Tánger a un hospital de niños con problemas psíquicos muy graves. Estaban en un estado que te hacía sufrir un impacto momentáneo y empezar a valorar más todo lo que tenemos y vivimos. Pero por si ese impacto con la realidad no era suficiente, al subirnos al autobús algunos sin comer y quejándonos por ñoñerías (yo incluida), vemos como grupos de chicos están esperando a que salga el autobús para ver si se pueden meter debajo, esperando que ese autobús vaya a cruzar la frontera, y eso les permita llegar a un supuesto mundo soñado. Eso te hace ver lo que hay en realidad. Ver cómo chavales más pequeños que yo arriesgan su vida para llegar a lo indefinido, a algo inseguro y desconocido.

Más tarde hemos ido a visitar otro proyecto, colegio de día y residencia en un barrio marginal de Tánger. El edificio era un oasis de paz y seguridad en medio de un barrio decaído y triste dónde tenemos que salir al autobús e ir corriendo a la puerta. Los chavales de la residencia nos han dado la bienvenida con bailes y representaciones, después les hemos repartido juguetes y charlado con ellos. Ha sido una experiencia increíble.

Pero más impactante ha sido salir de la residencia. Nunca me había escoltado la policía hasta hoy. Y no es porque fuésemos importantes, sino para evitar que chavales de nuestra edad y mucho más pequeños. Niños que dejan en un segundo a su familia y a sus amigos para cambiarlos por los bajos de nuestros autobuses en la búsqueda de un país que creen mejor de lo que tienen, cuando ni siquiera lo saben. Sólo piensan que será mejor que lo que tienen hoy.

Por eso esto me enseña a valorar más todo lo que me rodea.

 

Silvia Tormenta

MRS 2009

Día 21
Oficial12345

JORNADA 21

 

9 SEPTIEMBRE, 6:30, Khemis Anjra.

La intimidad de la noche.

Anoche los chicos se repartieron por el centro donde se nos aloja. Situado en lo alto de un montículo, el edificio tiene unos porches que lo rodean, y desde los que la vista, con las palmeras y la luna entre nubes, y el valle con las luces de las casas en Ramadán, es magnífica. Además, con los expedicionarios dentro del edificio, se disfruta de este paisaje nocturno en soledad. Encima de la esterilla, notando la brisa, tengo la sensación de ser el más afortunado.

A los pocos minutos, sin embargo, comienza el trasiego de personas entre la puerta del edificio y el lugar donde se ha ubicado la pantalla de cine para la proyección de una película. Trayecto que pasa de manera necesaria por mi esterilla. Durante un buen par de horas, soy lugar de tránsito.

Por la mañana, cuando despierto, a cinco metros de mí, en sillas de plástico, tres policías y militares marroquíes están mirándome fijamente.Vigilan lo que ocurre, por la cercnía de un pequeño cuartel. Y parece que soy el objeto de su interés.

………………………

La Marruecos vertebrada.

Si Mohamed VI de Marruecos, en su plan de modernización y cohesión del país, busca un elemento vertebrador que lo unifique, posiblemente no haya otro más válido que el azulgrana de la camiseta del Barça. Desde el Rif hasta la rica zona de Casablanca, pasando por el inmisericorde Atlas o la piedra desagradecida del Sáhara, desde la frontera occidentalizada al interior más remoto del país, el común denominador han resultado las camisetas con los nombres de Messi, Eto`o o Xavi.

El barcelonismo de los marroquíes es un misterio en un mundo en el que todos los grandes equipos buscan su cuota de mercado. El fútbol es universal pero aquí parece ceñido a los cánones de Can Barça.

Tot Marruecos es un clam.

 

9 SEPTIEMBRE, 13:00, Ceuta.

La frontera.

La entrada en Marruecos por Melilla fue fácil. La espera en el autobús fue larga pero cómoda. La entrada en España desde Marruecos es más difícil. A pocos metros del paso fronterizo se arremolinan cientos, quizás miles de personas, esperando su oportunidad para colarse. La policía marroquí pone mucho celo y revisa los pasaportes uno por uno, haciendo pasar por una zona a los vehículos, y por otra, a pie, a los miembros de la expedición. Atrás quedan los que, sin pasaportes, sin papeles, buscan su momento para acceder a algo que seguramente no existe.

Nosotros, ciertamente, llegamos con gusto a nuestro país.

Y en la sensación común de regresar al hogar no es lo que menos influte la paella y el pescado con patatas fritas que comemos a mediodía. Como me comentaba uno de los periodistas que llegó en los últimos días, la tapa, la cañita, el jamón… son también colores de la bandera.

…………….

El frontón.

Sin llegar a pasar ni siquiera la primera línea de las varias que establece la policía de fronteras marroquí, un joven, casi un niño, es abofeteado por dos agentes, antes de obligarle a volver sobre sus pasos. Metros más adelante, mientras caminamos hacia la línea española, vemos cómo mujeres encorvadas bajo el peso de los bultos que transportan, caminan en sentido contrario. Quizás traigan de Ceuta aquello que no pueden comprar en Marruecos. Quizás hayan sido obligadas a volver sus pasos tras intentar introducir sus mercancías en España.

Las vallas que delimitan el pasillo por el que entramos en España son el foso de la orquesta del teatro en el que se desarrolla el drama del frontón de la aduana. Nosotros, de pie y andando, tenemos butacas de gallinero.

……………..

La pureza de la mezcla.

Nuestro guía por Ceuta hace parar el autobús en una zona muy cercana a uno de los límites de la Ciudad Autónoma con Marruecos. A un lado, a través de la ladera, el mar. Al otro lado, los riscos entre los que se encuentra el llamado “La mujer muerta”. Entre medias, un grupo de casas de apariencia pobre y destartalada. Un grupo de chicas buscan la sombra entre los muros para hacer pis. Descubiertas por un grupo de niños habitantes de esta barriada, uno de ellos lanza una piedra a la chica que vigila el horizonte para las otras. Las chicas hablan con el grupo de muchachos, que les contestan en árabe. Una niña, como en acto de solidaridad de género, advierte a nuestras chicas de que los otros se están burlando, porque hablan castellano perfectamente. Ya estropeada la broma, uno de los chicos les asegura que son mejores que ellas porque son españoles pero dominan el árabe y tienen sangre de ambas partes.

Según ellos, lo mejor de los dos lados.

……………………

Lo permeable y lo impermeable.

Ceuta es, como Melilla, ciudad fronteriza. Ambas tienen vallas, verjas, y están defendidas por la Legión y los Regulares. También tienen ambas sus peculiaridades jurídico-administrativo-económicas. Pero la expedición ha podido observar muchas diferencias entre las dos. Si en Melilla era mucho más palpable la presencia de las diversas culturas, amalgamadas por la dicotomía hispano-marroquí, en Ceuta, la apariencia es mucho más parecida a la de cualquier otra ciudad española.

Aquí están presentes los nombres árabes, las vestimentas, y el comercio, pero están mucho más a la sombra de los modernos edificios, del Casino, del Club Náutico, de los pubs y de las avenidas.

Ceuta tiene mayor superficie y población que Melilla, quizás por eso la cultura estándar haya tenido espacio para extender sus brazos.

Quizás lo que ocurra sea que la zona de Marruecos cercana a Melilla, el Rif, tradicionalmente levantisco, orgulloso e irredento, ha resistido y penetrado lo que no ha logrado resistir y penetrar el más rico y occidentalizado Marruecos de las cercanías de Ceuta.

………………..

El viaje de Marina (3).

Abandonados quedan los intensos colores que les recibieron en Marruecos. Azul, blanco, tierra. Atrás están las grandes montañas del Atlas, las duras dunas del Desierdo del Dra, las humildes zonas rurales, los atestados Zocos de las ciudades… Paisajes y paisajes que se hicieron habituales para ellos por un tiempo. Ahora ella va sintiendo como son más y más conocidos.

Me puse a pensar en los paseos por los campos gallegos junto a ti. Recordé también todas las historias que me contabas y la similitud entre tu ida y la de los habitantes de la granja donde ayer dormimos.

Tantas diferencias y a la vez ninguna.

………………

MEMORIAS DE ÁFRICA

Quedan dos días, pero son tránsito. Lo desconocido ha quedado atrás. A partir de ahora el proceso de maduración de los datos que hemos introducido en las celdillas de nuestro espíritu irá derivando, en cada uno, por diversos caminos.

Quedan dos días hasta Madrid, y la aventura queda por detrás.

Y por delante.

 

Aunque, con preocupación, he de advertirles:

 

CON PREOCUPACIÓN, A LAS FAMILIAS:

 

No quisiera preocuparles,

pero hemos estado

donde las estrellas brillan

sin que ninguna otra luz les haga sombra.

 

Es mi obligación advertirles

de que en esa tierra

los niños juegan en las calles,

 

Hay animales sueltos

y no hay que acreditarse

para entrar en lugares públicos.

 

Observé con cierta alarma

que los nativos usan para sus juegos

un material no homologado

ni certificado ni registrado,

al que llaman madera.

 

Les ruego que no se inquieten,

pero dicen que por allí

por el día hay silencio,

y por la noche

la gente canta por las calles

sin que les tachen de locos.

 

Se corre incluso la voz

-espero que sean leyendas-

de que en los ríos hay peces,

de que las historias no se cuentan por la tele,

y a los viejos se les respeta.

 

De que la amabilidad

se mezcla con la crueldad,

y la miseria no se lee en las revistas.

De que lo justo y lo injusto

Se sirve al natural,

Sin conservantes, colorantes,

ni aromatizantes.

 

Es mi obligación informarles,

y con pesar les informo

de que sus chicos

no están siendo preparados

para competir, para medrar, para ascender, para empujar,

en el mundo del que vienen

y al que ahora vuelven.

 

Con preocupación,

A las familias.

 

Ramón Huarte
Cronista Oficial MRS 2009

 

Crónica 09.09.09

 

¡Creo que hoy ha sido de las pocas mañanas que tras el deporte matutino hemos ido directos a desayunar!

Después de la taza de agua-leche condensada cogemos el autocar rumbo a Ceuta donde al cruzar la frontera nos sentimos casi como en casa. Debo decir que esperaba que este paso fronterizo fuera más conflictivo que el de Melilla, pero ha sido totalmente lo contrario.

Degustamos en un restaurante frente al mar un delicioso plato de paella y otro de mero con un agradecido flan como postre. Después de esta comida fuimos guiados por Ceuta en los autobuses con ayuda de unos guías turísticos. Finalizamos la visita en el Camping Miguel de Luque, donde vamos a dormir.

Ha sido interesante como una misma decisión, la de llevarnos a cenar al Mc donalds de Ceuta, ha iniciado un debate. Bueno, para algo somos distintos y conocer a gente que piensa diferente a mí me está abriendo mucho la mente.

Aprovecho al escribir esta crónica para mandar un fuerte abrazo a mi familia y amigos que espero que la lean.

¡Nuestra última noche en África! L

 

Adrián Pividori

MRS 2009

 

Crónica 09.09.09

 

Amaneció un día ventoso en Khemis- Anjra, un pueblecito a 60 km de Tánger. Cerca de la plaza central hay un edificio en construcción, la futura granja escuela para niños/adolescentes en desintoxicación. Fue allí en donde nuestros aventureros pasaron la noche.

A la luz del alba, o la llamada de Pablo, el jefe de monitores, los cien expedicionarios se calzaron las deportivas para la gimnasia matutina. Nuestra última mañana en Marruecos tocaba su fin.

Cruzamos la frontera hacia las doce del mediodía, hora marroquí. Un último vistazo a esta tierra que nos ha acogido los últimos veinte días hospitalariamente. Pasamos andando por la tierra de nadie entre coches, gendarmes marroquíes, verjas de tres metros, alambradas y, por fin, la Guardia Civil española. Ya estábamos en casa.

Ceuta resultó ser una ciudad con mucha historia, cuentos y leyendas que la guía nos explicó en nuestra visita. En especial, debería resaltar la leyenda de la montaña de la mujer muerta. Cuéntala tradición que una princesa árabe tenía la costumbre de bañarse desnuda en el mar a pesar de que su padre se lo tenía prohibido. Este la sorprendió después de un baño y el castigo convirtiéndola en piedra para la desgracia de su amante, un príncipe cristiano que le pidió a Dios convertirse en nube y acompañarla. De ahí que la montaña tenga siempre una nube en la cima.

Por la noche dormimos en un camping de Ceuta. Fuimos a cenar al Mc Donalds, no sin antes pegarnos un chapuzón en la piscina. Para terminar el día, tuvimos la última conferencia de astronomía en la que se nos resumieron todos los contenidos de las clases durante la expedición. Se me ha quedado un buen sabor de boca con astronomía creo que nos hemos ido a la cama sabiendo al menos una cosa más que esta mañana.

 

Anónimo

MRS 2009

Crónica 09.09.09

 

Último despertar en Marruecos. Última oportunidad para observar y empaparnos de esta cultura tan heterogénea que es puente entre dos continentes. Últimos momentos con aquellos niños que nos han acompañado todo el viaje de manera constante.

Pero esto es sólo un comienzo y sabemos que la frontera no la hemos cruzado para siempre, volveremos. Volveremos para ver el centro de acogida salvando a los chicos de la perdición de la calle. Volveremos porque la llamada de ayudar se acentúa cuando los tienes cerca.

Aprovechamos los instantes en el autobús para ver paisajes, que de manera radical, han cambiado al cruzar la frontera.

El ver Ceuta nos devuelve a la vida real y volvemos a recordar el modo de vida que retomaremos dentro de poco. Nos rodeamos del consumismo y el materialismo que han desaparecido durante unas semanas.

Dejamos atrás veinte días en África y no podemos evitar golpearnos con recuerdos y anécdotas que nos emocionan y que nos unen a todos en un sentimiento común, Marruecos es parte de nosotros.

Un saludo a las familias.

Un beso muy fuerte para Nacho.

¡Felicidades Car!

 

Blanca de la Cámara

Mercedes Plans

MRS 2009

 

Crónica 09.09.09

 

Hoy nos levantamos en la granja tras una noche de fuertes vientos, aunque nuestro momento REM fue interrumpido por los sonoros sonidos de nuestro amigo Álvaro. No faltaron las últimas flexiones en Marruecos.

Partimos rumbo a Ceuta, a pie hicimos el kilómetro de la esperanza, que separa España de Marruecos, algo tan cerca pero a la vez tan lejos, en la que mucha gente pone su vida en juego. Se meten en el motor o el chasis de camiones y autobuses, solamente por una vida digna en la que embarca solo dejando lejos a sus familias. Esta es la gente con suerte, pero otros miles dejan la vida en el intento. Los prodigios que logran llegar, no han hecho nada más que empezar su corazonada, que es sacar a su familia adelante, que es lo único que les da la fuerza para no abandonar, porque sobrevivir en esta sociedad es realmente épico.

Tras una comida “made in Spain” hicimos una visita panorámica a Ceuta desde el autobús, haciendo cuantiosas paradas para divisar los paisajes y monumentos emblemáticos.

Dejamos el equipaje en el camping y marchamos a una cena inesperada: tras muchos días comiendo dátiles, jarira y cuscus, nos sentamos en un McDonals.

Finalizada la partida de naipes nos acostamos al raso reflexionando y asimilando todos lo vivido días atrás en el país que hoy hemos dejado. Nuestras mochilas están impregnadas de su cultura, parajes…

Mandamos un fuerte abrazo a nuestros padres y hermanos.

 

Carlos Infante

Jorge López Vélez

MRS 2009

 

Crónica 09.09.09

 

Un pensamiento domina, se apodera de mi. Hoy, sí hoy, cruzamos la frontera. Volvemos pero no somos los mismos, ahora tenemos una segunda casa, un segundo país que no podemos arrancar de nuestro corazón porque se ha apoderado de nosotros. Ni el deporte nos perturba.

Mientras esperábamos para coger el bus, todos intercambiábamos messengers y móviles, para que la amistad que ha nacido no se pierda. Conseguimos la preciada guitarra. Música en directo, cantante y guitarrista, las notas musicales inundan el bus y amenizan el viaje.

Comienzo a ver la valla, esa que separa dos países de los que me considero suya. Tanto aprendido por aprender, pero no sólo nosotros sino todos. Algo que no se me quita de la cabeza son esos niños que ven su futuro en el hueco de un motor, en algo tan negro, oscuro y claustrofóbico.

Cruzamos la frontera con el pasaporte en la mano. Observo como el policía le pega dos guantazos a un niño mientras tanto mujeres cruzan con el doble de su peso a sus espaldas.

Ya piso suelo español, perdemos dos horas hace días ganadas. Vemos Ceuta, el estrecho, Gibraltar y la mezcla de culturas que conviven en la ciudad.

Llegamos al que será nuestro penúltimo campamento, nos bañamos en la piscina y duchamos. Gastamos los últimos restos de champú, gel y desodorante.

El camino al lugar dónde cenamos montamos una discoteca móvil en el bus. Risas, música y bailes no cesan.

Echaré de menos mi nueva familia pero espero que continúe unida y así lo hará.

 

Irene Arjona
MRS 2009

 

Día 22
Oficial1

JORNADA 22

 

10 SEPTIEMBRE, 12:00. Ferry hacia Algeciras.

Geografía cercana.

El viento de levante ha soplado fuerte los últimos días, pero hoy ha amainado y permite, aunque se deje notar en el vaivén del barco, un viaje tranquilo. A pesar de que entre bocana y bocana de los puertos de Ceuta y Algeciras solo hay treinta y cinco minutos de barco, las maniobras de salida y atraque amplían el tiempo hasta una hora de viaje.

Dieciseis kilómetros que, con cierta perspectiva, no parecen nada. Al otro lado del brazo de mar se ve, casi al alcance de la mano, Algeciras. Más a la derecha, la Línea De La Concepción.

Y más a la derecha, el Reino Unido.

…………………..

Lo último.

Quedan por delante la última gimnasia, la última noche fuera, el último trayecto en autobús, el último mareo, la última carrera por pillar sitio en el baño, el último abrazo, el último esfuerzo por apretar en la mochila el saco y la esterilla, el último juego del gato y el ratón, la última mirada, el último recuento de los grupos, y la última promesa, que no se cumplirá en muchos casos, de volver a verse pronto.

…………………

Presencia no presente.

Personas que no se irán nunca de nuestras cabezas, y a las que no veremos nunca más. Han sido mis hermanos, nunca he estado tan unido a nadie por las circunstancias, y cuando mañana lleguemos a Madrid, será la última vez que nos veamos la mayoría de nosotros. Las listas de correos electrónicos y teléfonos circulan ya desde ayer, pero las hojas de esos cuadernos, en muchos casos, son de papel mojado.

Gente con muchos nombres, que formarán ya parte de nosotros aunque no coincidamos, aunque no tengamos la esterilla a su lado, aunque no les pidamos agua de su botella, aunque ya no vayamos a compartir las raciones militares. Gente que formará ya siempre parte de mí, parte de nosotros, aunque no les veamos ya nunca.

Como no veo nunca a mis riñones, a mis arterias, a mis células o a las raíces de mi pelo.

 

10 SEPTIEMBRE, 15:30, camino a Cádiz.

El orgullo de sonreir.

Javier, uno de los chicos, es de Chiclana. Sus ojos, desde el autobús, van brillando de un punto a otro y nos enseñan dónde está San Fernando, dónde está Cádiz, dónde está El Puerto, y, más allá, dónde está Chiclana. La sonrisa de Javier inunda el autobús y su nariz olfatea, buscando poros en el cristal, el aire gaditano del que tanto nos ha hablado. Sus ojos, aunque él esté en su asiento, se han escapado al otro lado de la ventanilla. Le digo que se le ve feliz, que le ha cambiado la cara, y me dice: “yo siempre estoy feliz.”

Es de Cádiz.

……………………

Panteón de marineros.

En la escuela de suboficiales de San Carlos, el panteón de marinos. Los restos de algunos de los marinos más ilustres que ha tenido España descansan aquí, mientras que decenas de lápidas señalan la memoria de aquellos héroes cuyos cuerpos descansan para siempre en el sepulcro salado del fondo marino.

Imagino a los espíritus de los primeros envidiando a los de los segundos, que pueden reunirse entre profundas y oscuras corrientes de agua salada para contarse sus batallas.

…………………..

El otro lado del objetivo.

En el patio de la escuela de suboficiales hacemos las últimas fotos de familia: de los diferentes grupos con sus monitores, de los responsables de los talleres, del equipo auxiliar…

Al único que no se ve en las fotos es a Cuesta, el fotógrafo.

Pero en cada foto que hace, Cuesta, cuyo nombre solemos corear antes de que apriete el botón, está presente.

…………………….

Y otra vez el espejo.

Después de muchos días, nos miramos al espejo. En mi caso, la poblada y descuidada barba de marino mercante logra camuflar casi todo lo que reconocía de mis rasgos. La cara refleja quizás algún kilo de menos. La piel más morena –quizás sucia- y los ojos más hundidos. No me reconozco. No nos reconocemos.

Como siempre.

……………………………..

El viaje de Marina (3).

Última noche que ellos vivirán juntos. Nadie sabe lo que ocurrirá cuando regresen a sus casas. En todos puede verse la contradicción de sensaciones, de pensamientos. Es optimista creer que toda esta experiencia nos ha cambiado, nos ha hecho mejores y humanos. Ellos no consiguen ponerse de acuerdo.

¿Es justo creer que vivimos en un mundo dónde todo ya está establecido? ¿Es justo sentirse mejor pensando que no podemos hacer nada por cambiarlo? ¿Es justo qué mañana regresen a Madrid y nada sea distinto?

Creer que lo somos todo. Darse cuenta de que formamos parte de nada.

Y aprender.

 

Ramón Huarte

Cronista Oficial MRS 2009

Crónica 10.09.09

 

Origen: ÁFRICA. Destino: EUROPA.

Con esta perspectiva nos hemos levantado hoy en Sebta; o como lo conocemos en España, Ceuta. Durante el día todos nos reímos y nos abrazamos más de lo normal, y es que todos nos empezamos a dar cuenta de que el viaje se acaba. El tiempo que hemos pasado juntos se nos antoja corto, y todos aprovechamos hasta el último segundo para conocer y volver a conocer a todos los amigos que hemos hecho durante el viaje, así como conocer a aquellos con los que, por falta de tiempo, no hemos tenido oportunidad de conversar. El respeto también se siente en el aire y es que si ya éramos respetuosos, ahora que se acerca el final, todavía más: queremos dejar un buen recuerdo en el corazón de cada uno de nuestros compañeros.

A pesar de que hoy el menú no ha consistido en sopa al-jarira, en pestiños, o en comida militar, todos hemos disfrutado mucho de los donuts del desayuno en Ceuta del bocadillo de tortilla española en el ferry a Algeciras, y del embutido ya en tierras gaditanas. Aquí hemos hecho algo de turismo en la Isla de San Fernando, y ya en el autobús a nuestro lugar de campamento, un precioso atardecer nos ha puesto emotivos a todos.

Ya cuando la oscuridad reinaba sobre nuestras cabezas, en un taller de Macarena, la monitora de cooperación, hemos puesto en común todos los valores que hemos sacado de este viaje: el valor de la convivencia, del respeto, de la sinceridad, de la esperanza,… Hemos compartido nuestras impresiones respecto a lo vivido en el viaje, a lo aprendido, a lo sufrido,…

Para terminar el día, al mirar al cielo, me acuerdo de una frase que vi en una pared del centro de discapacitados mentales en Tánger, escrita por Tagore, y que me gustaría que sirviera de cierre para este día de alegría, esperanza y reflexión. Dice lo siguiente:

‘’Si lloras de noche por el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas’’.

 

Javier Fernández Quevedo

Mrs 2009

 

Día 23
12345Canción

Crónica 11/09/2009:

 

No te puedes imaginar lo que es llegar a un país que se encuentra a tan sólo 14 kilómetros del tuyo, y descubrir una nueva realidad.

No te puedes imaginar lo que es bajar del autobús y pisar África por primera vez en tu vida.

No te puedes imaginar lo que es dejar tu huella en la tierra roja africana, porque tampoco te puedes imaginar lo que es que África deje su huella en ti.

Sentir. Creer. Soñar. Saber que eres infinitamente más grande que un simple grano de arena, y aun así sentirte insignificante frente a ese inmenso mar de dunas que emerge ante ti, desafiante.

Llevar en los bolsillos arena del desierto más grande del mundo, y saber que una palabra se quedará en tu corazón para siempre: Sahara.

“Si miras el cielo desde el fondo de un pozo siempre lo encontrarás pequeño…”.

No puedes imaginarte lo que es dormir bajo el cielo estrellado más grande del mundo, el cielo infinito del desierto.

No te puedes imaginar lo que es caminar por una montaña a casi 3.000 metros de altitud, sobre el suelo del Gran Atlas, y encontrar gente nómada que vive allí, de una forma muy distinta a como vivimos nosotros, aparentemente en medio de la nada.

No puedes imaginarte lo que es caminar por las angostas calles de Marruecos; ver, oir y sentir colores, sonidos, olores e incluso sensaciones que no sabías ni que existían.

No te puedes imaginar lo que es perderte en los grandes zocos marroquís, y perderte en su explosión de colores tan característica.

No te puedes imaginar la Kutubía de Marrakech reflejada en los ojos de un vendedor ambulante, porque tampoco te puedes imaginar la mirada de un niño marroquí pidiéndote un abrazo a cambio de una sonrisa. La mirada del que va…

Y no te puedes imaginar lo que es sentir que el tiempo se para, que no existe.

No te puedes imaginar nada de esto ni muchas otras cosas más, si no has estado en Marruecos para verlo…

 

Cuando salí de mi casa, un jueves 20 de agosto, no cogí el reloj. No fue un despiste. No. Quería desatarme del tiempo, porque a veces parecemos suyos, nos atrapa día a día. Parece que cada segundo es oro, y lo es, pero cuando se viven. Cuando no se viven mueren, e incluso a veces cuando los segundos mueren, matan.

De modo que ¿para nosotros eso es todo? ¿Matar el tiempo antes de que nos mate él a nosotros?

Quería saber qué se sentía cuando el tiempo se paraba, porque sé que aunque a veces el tiempo se detenga otras manecillas seguirán girando…

Me acuerdo de los viejos relojes solares, y de la inscripción TEMPUS FUGIT en muchos de ellos. El tiempo vuela.

Vaya, me pregunto cuántas veces habré deseado volar de pequeña, o desaparecer. O cuántas veces en la vida habré dado vueltas en círculos, como las agujas de un reloj.

Y ahora soy (y somos) tiempo. Somos tiempo porque somos “polvo de estrellas” y del BIG BANG hace millones de años. Somos tiempo porque somos historia, presente, pasado y futuro incluido. Y también somos tiempo porque somos efímeros y cuando nos vamos dejamos un vacío, y la gente siente que ya no estamos.

Para mí, es un hecho tan verídico como irónico. De pequeña miraba el firmamento, y deseaba poder volar, y ahora con los años descubro que somos tiempo, y que el tiempo vuela…

22 días son sólo una expresión, una forma de resumir lo que 190.080 segundos ocupan, sin tener que hablar tampoco de las 528 horas que hemos vivido en África, comprendiendo 60 minutos cada una.

Si te fijas, es una forma más de atar el tiempo, de ponerle límites infranqueables, de añadirle exactitud a una ciencia que no la tiene.

¿Sabes qué? He sentido el paso del tiempo sobre mi piel, y sobre mi ropa. He sentido tanto el paso del tiempo, que se escapaba como viento entre mis manos, que a veces he sentido que el tiempo no existía. Se detuvo el tiempo, por ejemplo, cuando mi pie descalzo dejó su huella en África, o cuando vi el Sahara con mis propios ojos por primera vez. Y pienso hacer un reloj de arena con arena del Sahara, y guardar ese primer momento y ese recuerdo para siempre. Sé que estoy orgullosa porque por primera vez en mucho tiempo, alejada de la gran ciudad, de las prisas, he podido medir mi tiempo en momentos, vivencias, conocimientos nuevos, en risas, en miradas y en imágenes guardadas para siempre en mi retina…

Es verdad que como dicen ellos, nosotros los europeos tenemos los relojes, pero ellos los africanos tienen algo más esencial, ellos tienen el tiempo.

Y porque el tiempo pasa, y vuela, y porque en su descripción se parece a la libertad, ya que sin él no somos nada y además se tiende a ponerles límites y a cortarles las alas, voy a terminar el día de hoy, el último día de viaje, dedicando esta canción traducida de Laboa a todo aquel que lo lea:

“Si le hubiese cortado las alas habría sido mío, no habría escapado. Pero así, habría dejado de ser un pájaro. Y yo lo que amaba era un pájaro…”

 

Clara Álvarez García

MRS 2009

Crónica 11/09/2009:

 

Son casi las cinco de la mañana, ya han pasado las primeras horas de nuestro último día como expedicionarios de esta cuarta edición de MRS

En este viaje hemos compartido risas, lágrimas, gritos, inquietudes, canciones, paisajes alucinantes y momentos increíbles. Han sido 24 días en los que hemos vivido demasiadas cosas como para haberlas asimilado tan rápido.

Hemos aprendido a convivir, a tolerarnos dejando a un lado todas nuestras diferencias y concentrándonos en aquello que nos une. Hemos descubierto que podemos ser felices con poco, que no necesitamos tantas cosas, solo una buena compañía. Hemos valorado cosas tan cotidianas como el agua potable, la nevera, la educación o el cuarto de baño. También hemos podido ver en primera fila la realidad marroquí, hemos conocido su cultura y hemos descubierto que, a pesar de todas las diferencias culturales, es más grande lo que nos une que lo que nos separa.

Podría seguir escribiendo todo lo que hemos aprendido y ocuparía páginas y páginas pero yo me quedo con un par de cosas:

Nos hemos conocido mejor a nosotros mismos y solo así podemos empezar a conocer a los demás. Lo segundo es el respeto. A pesar de pertenecer a una misma cultura y vivir en Madrid, somos totalmente distintos. Algunos nos llevamos mejor y otros peor, pero hemos aprendido a respetarnos y convivir.

Creo que estos dos valores son la base para crear un mundo mejor, más tolerante así que gracias a todos los chicos y monitores que han pasado estos 21 días conmigo, 21 días increíbles e inolvidables, días que nos han abierto los ojos…y recordad que el viaje no se acaba aquí, que todo lo que hemos aprendido nos lo llevamos con nosotros. El viaje acaba de empezar.

Nikki Asteinza

MRS 2009

CRÓNICA 11/ SEPTIEMBRE/ 2009

Estamos a punto de llegar a casa, dejamos atrás un país que ha sido como nuestra casa las últimas semanas. Y con la multitud de experiencias que difícilmente olvidaremos y  se marcaron diferentes sentimientos, por una parte las ganas de volver, y por otra, la tristeza de dejar atrás todo lo vivido.

Ha sido un viaje en el que todos hemos sentido de manera diferente y muy especial.

Hemos reído al jugar con los niños de un poblado, al igual que hemos llorado impactados por su forma de vida o emocionado por su constante alegría.

Hemos estado cansados y a veces enfermos, y aún así nos hemos superado a nosotros mismos.

Hemos estado en lugares que jamás imaginamos pisar y cuya belleza nos ha dejado sin palabras, como la majestuosidad del desierto.

A pesar de las condiciones por las que hemos pasado, nuestras ganas nos han invitado día tras día a explorar Marruecos.

Cada día, cada lugar, cada gentes, es una nueva lección de la que siempre aprendemos algo nuevo y que de alguna manera nos ha marcado.

Tras este viaje podemos decir que cambias la forma de ver las cosas, ahora tenemos los ojos más abiertos, te das cuenta de lo afortunado que eres y de esa manera empiezas a valorar más las cosas que tienes, siendo la mayoría de ellas innecesarias.

Empiezas a ver Marruecos con otros ojos, un país para muchos de nosotros desconocido, es ahora un lugar que no solo conocemos si no que también respetamos y admiramos.

Ante todo te quedas con la hospitalidad y alegría con la que los marroquíes nos han recibido en cada lugar, entre bailes y cantos haciéndonos sentir uno más.

Las personas que estaban a tu lado en el autobús pasan a ser amigos con los que has compartido muchos e importantes momentos y con los que has aprendido a convivir.

Marruecos nos ha cambiado, Ahora nos llevamos Marruecos con nosotros, pero también algo de nosotros lo hemos dejado allí, sabiendo que algún día volveremos.

África no acaba aquí, el viaje empieza ahora, ya que nada acaba mientras alguien recuerde.

 

Paula Rodríguez Otaola

Carmen Rodríguez-Arias.

 

Crónica 11 septiembre 2009.

Último día, Hoy, después de no más de 3 horas de sueno, nos despertamos en el puerto de Cádiz. Sabemos que hoy se acaban muchas cosas: Dormir en el saco, los desayunos express, las raciones militares, las marchas interminables… Pero a pesar de eso, nos llevamos con nosotros todas estas experiencias que no se olvidarán y que nos han ayudado a valorar cada pequeña cosa que tenemos en nuestra vida cotidiana.

Sentimientos contradictorios pasan por nuestra mente, por un lado nos vamos a reencontrar con nuestras familias, pero por otro lado somos conscientes que dejamos a otra familia…

Las reflexiones que hicimos durante el taller de cooperación de anoche con Macarena Eseverri son recuerdos tan recientes que nos evocan sentimientos de felicidad y emoción, sensaciones muy relacionadas con y durante el viaje.

Después de llevar horas en el autobús dirigiéndonos  hacia lo que fue nuestro punto de partida, nos damos cuenta de lo mucho ha cambiado nuestra modo de pensar en 24 días de viaje.

Ahora sólo esperamos que a la vuelta podamos tener ese mínimo tiempo Para poder asimilar todo lo vivido durante las ultimas tres semanas.

Pero aunque el viaje termina aquí, sólo estamos a mitad de trayecto, todavía tenemos la tarea de poner en práctica lo aprendido.

Marruecos: esto no es un adiós sino un hasta luego.

“Seguid vuestro sueño para poder conseguir todo aquello que os propongáis”

Elsa Valdivielso

Irene Schneegluth

Carmen Rubio

Roldán Dones

MRS 2009

 

Crónica 11/09/2009

Marruecos 2009 ya está lejos. El telón cayó el pasado viernes, día 11 de septiembre, frente al mítico estadio Santiago Berbabeu, en un ambiente delirante. Besos, abrazos, y lágrimas de alegría para celebrar el reencuentro con los familiares.

Todo ha ido muy rápido. Casi no nos dimos cuenta de nada. Marruecos no nos dio tiempo para nada. Nos ofreció atropelladamente sus encantos y contrastes. Y se nos impone reconocer la grata hospitalidad de sus pueblos, por muy reservados que parezcan a primera vista.

Tanto en los montes de Tattiouine como en las dunas de arena del desierto; en el ayuntamiento de Féz o en las granjas; por todas partes nos topamos con gente que sabe dar mucho de lo poco que tiene y esto se agradece mucho.

Me quedo con una de las últimas estampas, la de los chicos que nos ofrecieron un bello espectáculo en Tanger, repartieron rosas y manos de Fatima a todos: su sonrisa cala hondo; es impactante y lo resume todo.

Muchas gracias a todos.

Malamine el africano
Profesor de Historia MRS 2009

 

Canción compuesta por los Expedicionarios MRS 2009

Un café con pan

ganas de ayunar

mi mundo empezando

a apestar

presiento que me

quiero lavar

no quiero andar

quiero una pick-up

estoy cansada ya

de esperar

el compeed ya no me

da pa más.

Y sólo quedarán los

Buenos momentos de ayer

Que fueron de los 100

Y hoy sólo quiero creer

que recordarás

Los buenos momentos

Rumbo al Sur

Las marchas eternas sin parar

A Mar conduciendo, y

Yo sentía, que me iba

a morir ¡ Que horror!

Al verla girando sin control

Al ver a Gonzalo dando amor

Y Pablo siendo despertador

El viaje se pasa y yo me muero

No quiero volver…

Y sólo quedará los

Buenos momentos

Rumbo al Sur…..