logo_blanco

Crónicas día 13

•María Villamediana. •Alejandra López-Chichen.

Día 13: 09/Julio/2016

Llevamos siendo nómadas desde el 27 de Junio. Desde entonces, cada día o cada dos nos despertamos en lugares diferentes: desérticos, con polvo, hierba, cubiertos o a la intemperie. Nada más despertar es habitual hacer deporte, ya sea correr, yoga o una tabla de ejercicios. Esto nos ayuda a despertarnos a empezar el día más activos. Después de esto y del desayuno cogemos nuestras cosas y nos vamos, no sin  haber limpiado antes, dejando el espacio cómo si no hubiéramos estado allí.

Cada día conocemos lugares nuevos en barco, bus o tras caminatas a pie. Hemos estado en Arrecife, Haría, el Parque Natural de Timanfaya, la Isla de la Graciosa, Corralejo, Isla de Lobos, zonas protegidas, cerradas al público o campos de maniobra militar. Sitios en los que vivimos todo tipo de experiencias nuevas y apasionantes, que no podríamos haber tenido de ninguna otra forma, como un día de entrenamiento militar, subir a montaña Bermeja, montar tiendas en territorio de uso militar exclusivo, ayudar a limpiar playas o avistar aves y otros seres vivos o protegidos en Parques Naturales.

En el tiempo que llevamos en España Rumbo al Sur, he vivido momentos de superación, lágrimas, risas, motivación, esfuerzo y compañerismo, al menos en el entorno de mi grupo, el 11. En este grupo estamos muy unidos desde el minuto uno y hemos permanecido juntas siempre que alguna ha necesitado ayuda. De este viaje nos llevamos aprendizajes que nos han llenado y nos han ayudado en el día a día a mejorar y a probar cosas nuevas: conócete, acéptate, supérate.

Todos los recuerdos que he recogido, y los que me quedan por tener, son maravillosos. Valores y sentimientos que me van a ser útiles de ahora en adelante y que he tenido la oportunidad de adquirir o mejorar aquí. Sé que este viaje será inolvidable, así como la gente con la que lo he compartido. Está siendo una experiencia genial. Hemos conseguido salir de nuestra zona de confort y hemos comprobado que es posible hacer cosas que ni siquiera podíamos imaginar.

Al principio estaba asustada, no sabía si iba a ser lo que yo esperaba. Ahora quedan muy pocos días y no quiero que se termine. Estamos disfrutando mucho y vamos a aprovechar al máximo lo que nos queda.

María Villamediana
Expedicionaria ERS

Quizá la vida no es más que una montaña de rocas. Unas son pequeñas, otras grandes. Unas son grises, otras rojas. Unas son esféricas, otras cuadradas. Algunas incluso se salen completamente de la norma.

Sean como sean, lo importante es su equilibrio. Las necesidades, los pensamientos, las acciones, los suelos: todos ellos deben mantenerse erguidos, encajando los unos sobre los otros. Una gran roca encima de muchas pequeñas probablemente cause una catástrofe natural.

Una de las más terribles angustias es ser consciente de que tus acciones no se corresponden con tus pensamientos.

Pero no se debe olvidar jamás la esencia de construir una torre. Eres tú el responsable de caminar por la playa buscando las rocas perfectas, el que crea pacientemente y evita que todo se desmorone.

Para Pedro.

 

Alejandra López-Chichen
Expedicionaria ERS

comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn

patrocinador principal

patrocinadores

LOGOTIPOS QUALITAS ENERGY_V2-11 (2)

colaboradores

NOTICIAS RELACIONADAS